Análisis de Conan Exiles - Lucha de supervivencia

Conan Exiles

Conan Exiles, Acción

Lanzamiento: 

08-05-2018

Género: 

Acción, Sandbox

Plataformas: 

PS4, Xbox One, PC
Publicado por el

Conan Exiles llega a las consolas de nueva generación dos años después de su anuncio con una propuesta de supervivencia en un mundo ambientado en las brutales tierras de Conan el Bárbaro.

Conan Exiles abandona al fin la fase Early Acces o acceso anticipado donde ha ido añadiendo paquetes de contenido con los que ir mejorando la experiencia de juego durante estos dos años. El título llegó el pasado 8 de mayo a PlayStation 4, Xbox One y PC ofreciendo una propuesta en la que nunca falta cosas por hacer.

El juego nos invita a sobrevivir en un mundo abierto ambientado en las brutales tierras de Conan el Bárbaro. Conan Exiles nos propone empezar la aventura con las manos vacías e ir forjando el legado de nuestro clan desde cero, construyendo pequeños hogares hasta ciudades enteras. Para sobrevivir tendremos que hacer frente a un montón de enemigos librando batallas con espadas, arcos y cualquier arma que debemos construir de cero.

El título cuenta cómo nuestro personaje  es exiliado, desterrado y oprimido, y sentenciado a muerte por crucifixión. Sin embargo, cuando parece que nuestro fin se acerca, una misteriosa figura decide darnos una segunda oportunidad. Y es que el mismísimo Conan nos ayuda a pesar de ser advertidos de que la persona que nos baje de la cruz será perseguida y condenada por dicha acción. En este momento el juego nos invita a vagar por un desierto salvaje en el que los más débiles terminan siendo derrotados, mientras que los fuertes logran vivir. ¿Estás preparado?

Conan Exiles nos mete lleno de un MMORPG donde compartimos con otros usuarios el brutal mapa ambientado en las tierras de Conan el Bárbaro, las peleas y cualquier situación que pueda surgir en la lucha por la supervivencia. Además, el juego también cuenta con un modo offline para un solo jugador, en el que podrás disfrutar de las partidas sin ninguna diferencia con el modo online.

El comienzo del juego nos invita a crear a nuestro personaje, seleccionando el sexo y personalizando todas las características del mismo, desde el tipo de pelo, los rasgos de la cara y hasta el tamaño del aparato reproductor masculino, si escogemos a un varón. Si elegimos a una mujer, también se podrá escoger el tamaño de los pechos. Una curiosidad que no influye en las habilidades de nuestro personaje. Además, también habrá que elegir una raza, con la que más cómoda estemos, y una religión, que ofrece una serie de beneficios al personaje.

Como bien hemos dicho, el juego nos invita a sobrevivir, construir y dominar el mundo de nuestro propio servidor. Para ello hay que recorrer un vasto mundo sin límites y repleto de ruinas de antiguas civilizaciones, descubriendo una oscura historia y sus secretos enterrados. Hay que conquitar tierra y hacernos con el poder de las mismas. Nada más comenzar queda patente que el juego no ofrecerá la menor posibilidad de sobevivir si uno no está realmente preparado. 

Desde el primer minuto tenemos que sobrevivir, ya que empezamos la partida sin nada en una tierra repleta de terribles fieras y de otros exiliados que intentarán acabar con nosotros si nos acercamos a sus asentamientos. Es normal morir en varias ocasiones al comienzo, ya que cuesta un poco comprender todo el sistema de creación de objetos y armas. Empezamos con las manos vacías, por lo que tenemos que recolectar ciertas cantidades de recursos para poder crear ropa, armas y nuestro campamento.

Por lo que al comienzo es normal estar una gran cantidad de tiempo recogiendo piedras y ramas que nos permitan realizar nuestras primeras creaciones, como un hacha, un pico, ropa y un petate, que nos servirá para reaparecer en ese mismo lugar cuando muramos. Todo es de gran ayuda en este vasto mundo.

Lo curioso es que cada vez que morimos perdemos las cosas que habíamos recolectado y creado, teniendo que volver a empezar de nuevo. Además, dependiendo del nivel que uno elija, iremos ganando más o menos experiencia por nuestras acciones. Igualmente, según vayamos subiendo de nivel podremos ir mejorando nuestras aptitudes, además de aprender a crear nuevos objetos, como mejores armas o elementos para crear una casa. Las armas, ropas y herramientas cuentan con una resistencia, que se ve reducida a medida que se van usando o recibamos golpes de nuestros enemigos y que se puede reparar usando recursos.

La IA de los enemigos es bastante mejorable, ya que siguen unos patrones definidos. Cuando van en grupo suponen una mayor amenaza, pero en el cuerpo a cuerpo de forma individual es sencillo terminar con ellos, tanto bestias como exiliados. El juego también nos invita a estar pendientes de otros elementos que pueden acabar con nosotros, como el hambre, la sed y las condiciones climatológicas.

Por ello es importante controlar estos elementos. Comida se puede encontrar por todo el mapa, como huevos de bestias o gusanos, además de poder cocinar platos más exquisitos, como un buen trozo de carne. Con ello se recupera vida también, mientras que beber agua aumentará nuestro medidor de sed y enfría nuestro cuerpo y ayuda a sobrevivir a las altas temperaturas.

Además de sobrevivir, Conan Exiles nos invita a construir nuestro propio legado, desde pequeños asentamientos hasta ciudades enteras, en un mundo enorme y sin límites. El mapa es enorme y nos permite explorar gran cantidad de lugares, como dunas de arenas o imponentes ruinas.  En las ruinas encantadas podemos descubrir la oscura historia de las civilizaciones antiguas y sus grandes tesoros. 

También podemos invocar el poder de los dioses sacando el corazón a nuestro enemigos y ofreciéndoselo como sacrificio en los altares de nuestro dios. Con esto podemos tomar el control de los gigantescos avatares de los dioses y seremos capaces de hacer estallar el caos entre nuestros enemigos. De la misma manera, para defender nuestras tierras también podemos contar con un ejército de esclavos. Tan solo hay que esclavizar a los criminales de las tierras del exilio y obligarles a unirse a nuestra causa.

Cabe destacar que el personaje creado en las partidas offline no se puede llevar al modo online, por lo que habrá que crear un nuevo avatar en estas partidas. En cuanto al mondo online, hay dos opciones de juego: jugador contra jugador o jugador contra entorno. En el primero hay que protegerse del resto de jugadores, en unas partidas capaces de albergar hasta 40 personas; mientras que en el segundo modo no hay que preocuparse tanto de los otros jugadores, ya que no se les puede atacar, por lo que tan solo nos enfrentamos al entorno y a las bestias.

Cabe la posibilidad, también, de gestionar un servidor propio e invitar a otros jugadores a un mundo en el que tendrás el control total de la configuración y las reglas, como cambiar la velocidad de progresión o la reaparición de monstruos. Si juegas en PC tendrás también la opción de jugar con mods que se pueden descargar directamente desde Steam. En definitiva, Conan Exiles es un juego enfocado claramente en la supervivencia a base de recolectar recursos, crear herramientas, armas, ropas y casas para protejernos de todos los enemigos. Si eres fan de los MMORPG, no dejes pasar la oportunidad de probarlo.