Análisis de Horizon: Zero Dawn – The Frozen Wilds – Una expansión con sabor a secuela

Horizon: Zero Dawn - The Frozen Wilds

Horizon: Zero Dawn - The Frozen Wilds, Aventura

Horizon: Zero Dawn - The Frozen Wilds (Aventura) lanzado por Sony C.E. con fecha 07-11-2017

Lanzamiento: 

07-11-2017

Género: 

Aventura, RPG de acción

Plataformas: 

PS4
10-11-2017

Aloy regresa a PlayStation 4 con una nueva aventura cargada de nuevos secretos, máquinas inéditas y una historia que apunta a un universo más grande por explorar.

El año 2017 empieza a dar sus últimos coletazos y aún quedan algunos títulos por aparecer hasta la recta final del mismo. Ha sido un gran año para PlayStation y si se tuviera que elegir un título que ha destacado por encima de todos, al menos en lo que a nuevas IP se refiere, este es Horizon: Zero Dawn, sin ningún género de dudas. La historia postapocalíptica protagonizada por Aloy ha conseguido llevar un paso más allá el género sandbox, mezclándose con geniales elementos RPG y disponiendo en las estanterías de los jugadores uno de los juegos de año y de la generación. La joven Nora esta vez regresa con The Frozen Wilds, su primera expansión, para poner punto y final a un año de ensueño para Guerrilla Games.

En esta ocasión, Aloy explora una nueva zona desconocida en el juego original, la poblada por la tribu Banuk. En este nuevo emplazamiento, la protagonista descubre un clima helado, en el que la nieve no para de caer y que sirve de emplazamiento a nuevas y agresivas máquinas. Aunque no serán el único problema que encuentre Aloy en su nueva aventura, ya que los Banuk son muy diferentes a las tribus que haya podido ver y tienen su propia organización y particularidades a las que tiene que adaptarse para poder descubrir los terribles secretos que se ocultan en sus tierras, tanto como el Ánima atrapada en ellas como el Maligno que trata de corromper a las máquinas y destruir el mundo. Algo que siembra una semilla de lo que podrá ser la más que probable secuela del universo de Horizon: Zero Dawn.