Análisis de Little Nightmares – El escondite – Breve, oscuro e intenso

Little Nightmares - El escondite

Little Nightmares - El escondite, Plataformas

Little Nightmares - El escondite (Plataformas) lanzado por Bandai Namco con fecha 10-11-2017

Lanzamiento: 

10-11-2017

Género: 

Plataformas, Terror

Plataformas: 

PS4, Xbox One, PC
13-11-2017

Una de las grandes sorpresas de los últimos tiempos regresa con su segundo DLC, el escondite, donde Runaway Kid sigue avanzando en su misión de escapar de Las Fauces.

Little Nightmares se ha consagrado como uno de los videojuegos más sorprendentes de los últimos tiempos a pesar de tratarse de un título de corte independiente. Su estilo comparado hasta la saciedad con las grandes obras de Tim Burton y su esmerada jugabilidad, con puzles de lo más elaborados y ciertos tintes de terror y “malrrollismo” han llevado a la obra de Tarsier Studios a ser una de las aventuras más destacables de 2017.

Y como suele ocurrir en este tipo de situaciones, los desarrolladores no quisieron quedarse en el juego base donde el jugador controla a la pequeña Six, sino que quisieron dar un paso más allá para contar muchos más secretos escondidos en Las Fauces. Y todo ello se desarrolla mediante la aventura protagonizada por el homónimo Runaway Kid, otro de los chicos encerrados en el barco del infierno y que intenta escapar por todos los medios posibles, continuando de manera directa los sucesos acaecidos en Las Profundidades.

En esta ocasión, el nuevo DLC se titula El Escondite y Runaway Kid debe seguir su incombustible avance escapando de los peligros que aguardan en una nueva zona desconocida hasta el momento y cuyos pasadizos están conectados hasta una caldera, que resume el puzle principal de la nueva trama. Para conseguir resolverlo, el joven necesita ayuda y la encuentra en las criaturas más inesperadas.