Análisis de Paladins: Champions of the Realm - El reino de los héroes

Paladins: Champions of the Realm

Paladins: Champions of the Realm, Acción

Género: 

Acción

Plataformas: 

PS4
Publicado por el

Hi-Rez Studios es el estudio responsable de Paladins: Champions of the Realm, que llega en su versión final a PlayStation 4, Xbox One y PC en forma de free to play.

Tras muchos meses en beta abierta, el shooter multijugador más popular de Hi-Rez Studios aterriza en su versión final tanto en PC como en las consolas de actual generación, PlayStation 4 y Xbox One. Lo hace, además, manteniendo su estatus de free to play, por lo que cualquier usuario podrá seguir disfrutando de cualquiera de su modos de juego sin necesidad de abonar un solo euro en el proceso. Este es, sin duda, el punto fuerte de Paladins: Champions of the Realm respecto a otros títulos de la competencia, que sí se distribuyen de la manera habitual. 

En los últimos días hemos podido probarlo en su versión para PlayStation 4, por lo que ya podemos brindarte nuestras impresiones. En nuestro caso hemos tenido la oportunidad de acceder al contenido al completo a través de la Edición Digital Deluxe, que incluye tanto el Paquete de Campeones como el pase de temporada y, por ende, los tres Pases de Batalla que llegarán a lo largo de 2018. El pack proporciona también un total de 1.500 cristales con los que el jugador puede podrá acceder a distintas ventajas en Paladins.

Aunque con una premisa muy familiar para los amantes del género, el equipo de Hi-Rez Studios ha sabido dotar de personalidad propia a Paladins: Champions of the Realm. Como seguramente sabrás teniendo en cuenta su extenso periodo de beta abierta, se trata de un shooter multijugador en primera persona protagonizado por un amplio abanico de héroes que deberán combatir para llevarse el gato al agua. Lo más interesante de la propuesta es, en cualquier caso, su estatus de free to play.

Ningún jugador necesitará gastarse dinero para disfrutar de Paladins que, pese a contar con diversas ediciones, paquetes de contenido y microtransacciones, da total acceso a una experiencia que el usuario podrá ver evolucionar conforma invierta su tiempo en las modalidades de juego disponibles. Por si fuera poco, el título cuenta con mecánicas que, además de añadir una complejidad de lo más atractiva, permite diferenciarlo considerablemente de la competencia directa.

En primer lugar abordaremos los mencionados modos de juego, que se dividen en tres vertientes a las que el jugador podrá acceder libremente desde el menú principal. En “Batalla a muerte”, la labor del usuario es el de eliminar a los miembros del equipo rival mientras cuida de los de su propio bando. El conjunto ganador se decidirá bien cuando el crono llegue a cero o, en su defecto, cuando los uno de los bandos alcance la puntuación necesaria incluso antes del tiempo estipulado.

Las normas variarán notablemente en “Asedio”, en el que el objetivo ya no serán las muertes, que simplemente se convertirán en el vehículo para hacerse con la victoria. En esta ocasión, la misión del jugador será la de capturar el objetivo y empujar una carga explosiva. Igualmente, el equipo ganador será el que logre alcanzar la puntuación requerida o el que esté mejor posicionado cuando el reloj marque el final de la partida.

Los más experimentados quizás prefieran decantarse por el modo “Competitivo”, que mediante una serie de rondas clasificatorias permite acceder a una competición de lo más emocionantes contra jugadores de todo el mundo. Es aquí donde se concentra el principal foco de interés de Paladins y, en consecuencia, las recompensas más atractivas para la comunidad. No obstante, los usuarios pueden disfrutar también de eventos frecuentes y, si lo que se precisa es la práctica, de una modalidad de “Entrenamiento” con la que mejorar su estilo de juego.

Nada de esto sería posible sin el extenso plantel de personajes diseñado por Hi-Rez Studios, que ha hecho un gran trabajo en lo que a variedad se refiere. Y es que el jugador dispondrá, conforme vaya desbloqueándolos, de un total de treinta y seis campeones divididos en cuatro grandes grupos: daño, flanco, tanque y soporte. Los héroes clasificados en la primera categoría son, probablemente, los que presentan un mayor equilibrio entre el ataque y la defensa y, además, los más adecuados para la primera línea del equipo.

Por su parte, los campeones de flanco son los idóneos para la media o larga distancia dado su armamento: arcos o francotiradores con los que pueden dañar al rival desde la lejanía mientras los compañeros anteriores generan peligro desde posiciones más adelantadas. Mientras tanto, los tanques deben intentar atraer las ofensivas del oponente dada su extraordinaria salud y su capacidad de ataque continuado. Pese a caer en más de una ocasión, su actuación puede ser vital para alcanzar la victoria.

Finalmente debemos referirnos a los campeones de soporte, cuya labor será de la apoyar al resto de miembros de la escuadra aunque eso suponga renunciar al ataque durante la mayor parte de la partida. En este apartado hallamos a los curanderos y a otros personajes capaces de proporcionar ventajas a sus compañeros durante el combate. Del equilibrio de estos cuatro tipos de héroes dependerá, en gran medida, el éxito de cada equipo, algo de lo que advierte el propio sistema antes de empezar una partida si advierte la ausencia de alguno de ellos en uno de los conjuntos.

Tras esta primera elección cabrá decantarse por uno de los personajes y atender, más que a su aspecto, a sus capacidades. Uno de los aspectos más destacables de Paladins es, además del propio elenco, la extraordinaria variedad de habilidades y su forma de interactuar durante la acción. De manera muy intuitiva, el jugador puede descubrir fácilmente el mejor modo de aprovechar cada una de ellas en el combate, pudiendo acceder además a una ultimate y a un potenciador que podrá seleccionarse al inicio de la partida para mejorar una de las habilidades principales.

La diferencia la marcan, no obstante, las cartas. Los usuarios pueden conseguir diferentes mazos y posteriormente mejorarlos para acceder a diferentes configuraciones. De esta manera pueden personalizarse casi de manera absoluta cualquiera de los campeones presentes en el juego, que acabarán adaptándose tanto a las preferencias como a la manera de jugar del usuario. Por supuesto, también se transformarán en lo que respecta a la estética mediante el uso de skins.

En cuanto al combate no podemos sino destacar el ritmo trepidante de cualquiera de las modalidades del título, en las que las reapariciones casi instantáneas tras la muerte favorecen un enfrentamiento fluido y tremendamente divertido. Como curiosidad, los ataques atraviesan a los miembros del equipo para impactar directamente en los rivales, algo que también desemboca en la constante lluvia de tiros y ataques mágicos que podemos ver en cada partida.

Javier Castillo