Análisis de Uncharted El legado perdido - Nueva era, más Uncharted

Uncharted: El legado perdido

Uncharted: El legado perdido, Aventura

Uncharted: El legado perdido (Aventura) lanzado por Sony C.E. con fecha 23-08-2017

Lanzamiento: 

23-08-2017

Género: 

Aventura

Plataformas: 

PS4
18-08-2017

Chloe Frazer y Nadine Ross toman el relevo de un Nathan Drake jubilado con una propuesta continuista y cargada de esperanza de futuro.

Nathan Dake ha sido la estrella de consolas PlayStation desde hace la friolera de diez años. El socarrón cazatesoros ha conseguido ganarse el cariño y afecto de millones de usuarios de todo el mundo; pero, como siempre ocurre, todo tiene que acabar y la jubilación se la ha ganado a base de saltos, caídas y situaciones de vida o muerta de las que aún muchos se preguntan cómo podría haber escapado. Pero con el bueno de Nate no termina Uncharted, no señor.

Naughty Dog es consciente de que en 2007 creó un diamante en bruto y no están dispuestos a deshacerse de él tan fácilmente. Lo que nació como un DLC de despedida para Uncharted 4 se ha convertido en un título con identidad propia y que amenaza con prolongarse en el tiempo con más títulos de este corte. Aún hay muchos tesoros por explorar, sin duda. Y es que la aventura protagoniza por la explosiva Chloe Frazer y la ex mercenaria Nadine Ross sigue todo el guión que se espera de un buen videojuego bajo el nombre de Uncharted, con una dinámica continuista que es un constante déja vu de lo que se vivió el pasado año con la despedida de Nathan.

En esta ocasión, Chloe decide contratar los servicios de Nadine Ross, expulsada de la corporación Shoreline, para realizar una peligrosa expedición por la India para recuperar el colmillo de Ganesh, uno de los tesoros más preciados de la cultura de la que es nativa la protagonista de El Legado Perdido. No obstante, no son las únicas en reclamar esa gran pieza y tendrán que hacer frente a un peligroso enemigo: Asav, un rico miembro de una nueva organización que pretende sacar tajada de todo este embrollo en el que se mete la buena de Chloe. Pero, si no fuera así, no estaríamos hablando de Uncharted.