Primeras impresiones de Mario Tennis Aces - Punto directo para Mario

Mario Tennis Aces

Mario Tennis Aces, Deportivo

Lanzamiento: 

22-06-2018

Género: 

Deportivo

Plataformas: 

Nintendo Switch
Publicado por el

Mario Tennis Aces llegará a Nintendo Switch el próximo 22 de junio para recordar los mejores momentos de Mario en las pistas de tenis.

 

Si hablamos de tenis y Mario, hablamos de una relación amor-odio con sus más y sus menos. Los últimos intentos de poner a Mario y compañía a jugar al tenis no fueron del todo bien. Mario Tennis: Super Smash (2015) y Mario Tennis Open (2012), para Wii U y 3DS respectivamente, supusieron un break en esta unión.

Mario Tennis Aces viene a subsanar esas últimas rupturas con el usuario con un título a la altura del catálogo que está conformando Nintendo para su consola estrella. Y eso no es tarea fácil con obras de la talla de Breath of the Wild o Super Mario: Odyssey, dos de los mejores juegos que nos dejó el año de su debut.

Así que pudimos probar Mario Tennis Aces, desarrollado por Camelot, y nos alegró ver cómo recupera la diversión que nos proporcionaron otros juegos de Mario y que nunca debió perder. En este juego que se lanzará el próximo 22 de junio nos encontramos un sistema mucho más estratégico, en el que debemos gestionar bien cada golpe.

Una de las características más interesantes es el modo aventura, gracias a la cual encontramos un juego que profundizará en una historia y no se quedará solo en la superficie. En ella conoceremos la isla donde se adentrará Mario y en la que una raqueta maldita, habitada por un ser oscuro llamado Lucius, intentará poner las cosas muy difíciles. Pudimos jugar un par de niveles entre los que nos encontramos fases de transición o minijuegos, que ponen a prueba nuestros mejores golpes.

Hay que destacar que el juego incluirá más de 15 personajes jugables, divididos en grupos según sus características y habilidades. Nuestro amigo Mario es un personaje equilibrado, por ejemplo. Esto quiere decir que no destaca por nada en concreto pero tampoco tiene deficiencias notables. Por el contrario Yoshi será uno de los personajes más rápidos de la pista en detrimento de su potencia en los golpes.

De este modo tendremos 6 tipos de personajes: general o equilibrados, técnico, pícaro, ofensivos, defensivos y velocidad. Estas variables hacen que el juego sea más accesible a todo tipo de usuario, desde los jugadores más casual a los más diestros. Por ello destacábamos anteriormente la gestión de cada golpe. Juegues con el personaje que juegues tienes que tener tu propia estrategia para ganar y cada golpe puede ser decisivo.

Camelot ha cuidado con esmero los diferentes golpes que pueden aprenderse y ha introducido algunos especiales que decidirán el trascurso del partido. Así que además de poder hacer liftados, cortados, dejadas o globos, también tenemos acceso a golpes especiales, golpe maestro y una habilidad denominada velocidad etérea.

Los golpes especiales necesitan energía, cuyo indicador circular se irá cargando con cada golpe que devolvamos. Este potente disparo supone un riesgo para el rival si pretende bloquearlo. Hay que ser muy preciso para lograr bloquear este ataque, porque de lo contrario romperá la raqueta. Una curiosa manera de añadir vidas, como en los arcades clásicos, ya que cada jugador dispone de 3 raquetas y si rompen todas durante un partido, perderá por descalificación aunque fuera ganando. Este curioso sistema puede ser desactivado desde el menú, pero creemos que puede ser un aliciente para los jugadores que les guste jugar al límite.

Por otra parte tenemos el golpe maestro, un ataque especial con el que conseguimos vista en primera persona y con un puntero indicaremos con más precisión dónde queremos enviar la pelota. El golpe solo se puede hacer cuando aparece una estrella donde va a botar la bola y entonces tendremos la opción de conectar este remate.

Por último, tenemos una opción diferente a todos los golpes hasta ahora explicados. Se trata de la velocidad etérea que permite ralentizar de manera considerable el tiempo para poder llegar a una bola que parecía perdida. Todos estas habilidades unidas con las ya tradicionales componen un juego arcade de lo más entretenido, muy dinámico y con pocos tiempos muertos.

En lo poco que hemos visto, notamos que Camelot ha conseguido un juego muy fluido evitando cinemáticas que irrumpan en el ritmo del partido. Y eso es de agradecer en un título multijugador donde el intercambio de golpes es el protagonista.

Encontraremos diseños de niveles diferentes, no solo pistas de tenis y todos ellos muy atractivos. Es decir, empleando las mismas mecánicas que en un partido, han creado enfrentamientos con jefes finales con los que poner en práctica todo lo que sabemos. Para ello, nuestros personajes pueden potenciar sus habilidades por el camino para que les den una pequeña ventaja en algunos niveles.

Entre los diseños, nos encontramos la pista de Donkey Kong que tiene una red muy peculiar. En ella hay tres plantas Piraña que devorarán la pelota en su trayectoria y la escupirán donde crean oportuno, poniendo a prueba nuestros reflejos. También podemos enfrentarnos a desafíos más parecidos al frontón, donde golpear una serie de objetivos para superarlo.

Raquel Morales