Avance de Ni No Kuni 2 - La magia se cierne sobre nuestros mandos

Ni no Kuni II: El Renacer de un Reino

Ni no Kuni II: El Renacer de un Reino, Rol

Ni no Kuni II: El Renacer de un Reino (Rol) lanzado por Bandai Namco con fecha 19-01-2018

Lanzamiento: 

19-01-2018

Género: 

Rol, Por turnos

Plataformas: 

PS4
05-12-2017

¿Logrará la experiencia de devolver la vida a un reino superar a la furia de una bruja? El nuevo Ni No Kuni viene con ganas de ir mucho más lejos que su antecesor.

A pesar del jarrazo de agua frío que supuso el anuncio de su retraso a 2018, Ni No Kuni 2: El Renacer de un Reino sigue teniéndonos en ascuas. El nuevo RPG de acción desarrollado por Level-5 tiene avales tan potentes como un apartado artístico engendrado que parte de las entrañas de Studio Ghibli, aunque para esta secuela ya no hay acuerdo entre ambas partes, y, por supuesto, una precuela que no dejó a nadie indiferente con su lanzamiento tanto en PlayStation 3 como en Nintendo DS (lástima que esta adaptación nunca saliera de Japón).

Afortunadamente, ya estamos en diciembre, y eso significa que el 19 de enero está tremendamente cerca, tanto que casi parece que podamos rozarlo con los dedos. Esta fecha es especial porque es el día en el que aterrizará en PlayStation 4 y PC esta nueva aventura, esa que cuenta la historia de un rey destronado al que debemos devolver al lugar que le corresponde por pleno derecho, esa que ya pudimos probar y tan buenas sensaciones nos transmitió.

Si le cogiste cariño a Oliver, el personaje que protagonizaba el primer Ni No Kuni, sentimos traerte malas noticias. El argumento de El Renacer de un Reino nos presenta como figura principal a Evan Pettiwhisker Tildrum un joven cuyo trono ha sido usurpado y cuya misión permanece bien clara: recuperar su trono y acabar con aquel que se lo ha arrebatado ilegítimamente. Esta tarea le hará recorrer infinidad de mundos acompañado de cada vez más camaradas que se le sumen por el camino y conociendo diferentes culturas y razas.

Tras leer esto, seguramente estaréis pensando que esa premisa es la más común cuando hablas de un RPG, y lo cierto es que es así. Ni No Kuni 2 no busca romper los esquemas de la narrativa del género, solo aprovecharlos para hacernos desfilar por multitud de entornos realmente coloridos, vivir un sinfín de situaciones y conocer a fondo las diferentes culturas y parajes del reino de Villa Cascabel.

Así, la odisea de Evan no solo le hará recuperar su trono, también crecer como monarca y como persona. Aunque, evidentemente, no lo hará solo. El primero de sus compañeros es Roland, un hombre de 48 años que proviene del otro mundo (aquí rejuvenece 20) y que no tarda en sumar sus fuerzas con las del monarca para ayudarle en su cruzada; y la segunda es Tani, hija adoptiva del jefe de los Piratas del Cielo, Gatto, una muchacha con un fuerte carácter que esconde tras su dura fachada una personalidad tremendamente tierna.

Hasta aquí, y salvo las diferencias argumentales, no parece que haya grandes diferencias entre Ni No Kuni 2 y su antecesor, pero ahora vamos a hablar de uno de los mayores cambios que sufre la saga con esta segunda entrega. Los combates y su planteamiento han cambiado por completo, se han despedido de los turnos para abrazar el tiempo real. Ganan en dinamismo y en espectacularidad, además de requerir más destreza a los mandos; pero tampoco se dejan atrás el componente estratégico.

Mientras luchas, debes moverte para evitar los envites de los rivales (con un botón para hacer esquivas), como también para buscar sus puntos flacos y trabajar en equipo para acabar con ellos. Combinando el uso de botones, puedes desencadenar movimientos especiales de todo tipo, desde combos de ataques hasta hechizos curativos para sanar a todo el grupo. Aunque, por supuesto, también tendrás la posibilidade de realizar ataques cuerpo a cuerpo y a distancia, que tienen la capacidad de cargarse para hacer más daño. Mezclar entre estos y las habilidades especiales es lo que da forma al sistema de combate, o casi, porque hay otro elemento más que entra en la ecuación: los higgledies.

Los higgledies son unas pequeñas criaturas que vienen a realizar una función similar a los Únimos del primer juego. A diferencia de estos, que eran capturados durante tu partidas, las nuevas criaturas aparecen en la zona del combate para brindarte su ayuda. De colores, y con un aire que en cierta forma recuerda a los Pikmin, ofrecen bonificaciones y poderes añadidos como escudos o curación. Su papel afecta notablemente al combate, tanto que siempre tendrás un indicador que te diga cuántos hay cerca tuya para ver qué puedes aprovechar durante la batalla.

Combinando todo esto, Level-5 quiere darle un soplo de aire fresco y deconstruir los esquemas de combate con los que nació la saga Ni No Kuni. El resultado, a tenor de lo vivido previamente a los mandos y de lo conocido por las informaciones oficiales, promete ser una experiencia que combine la memorización de patrones de enemigos con momentos totalmente alocados y en los que improvisar sobre la marcha. O lo que es lo mismo, el rol con la acción.

La exploración seguirá siendo una de las tónicas básicas del juego. Solo que ahora, gracias al hardware actual, los entornos prometen ser mucho mayores que en Ni No Kuni: La Ira de la Bruja Blanca, interactivos y, sobre todo, impactantes. Vamos a tener mucho donde buscar y muchos personajes con los que charlar tanto para avanzar en la trama como para, como es habitual en todo buen RPG, llevar a cabo misiones secundarias que sirvan para desviarnos un poco del hilo central.

En cuanto a lo visual, con solo echar un vistazo a las imágenes que hay esparcidas entre estas líneas es más que suficiente para comprobar que, en este sentido, Level-5 ha decidido ser tremendamente conservadora. Y es lógico. El estilo artístico de Ni No Kuni 2 conserva las líneas que Studio Ghibli marcó en su precuela (para algo reclutaron a algunos de sus miembros clave), manteniendo ese aire tan mágico y de cuento que tanto caracterizan a las obras firmadas por el famoso estudio japonés.

Combinad ese amor por lo redondo con colores vibrantes, un aire simpático pero a la vez capaz de mostrar momentos realmente oscuros y por supuesto con un despliegue técnico propio de la generación actual. Festivales de luces y partículas combinados con un toque de cel-shading que, combinado con la originalidad de los diseños de personajes y entornos, es capaz de traernos a la pantalla un conjunto de los que invitan a observar cada plano y machacar el botón de capturas de pantalla.