Crash Bandicoot: Fake Crash, el muñeco cutre que se convirtió en personaje

Publicado por el

En plena tormenta de rumores sobre un nuevo juego de Crash Bandicoot, recordamos el origen de uno de sus personajes más feos y queridos.

Crash Bandicoot vuelve a estar en boca de todos. Tras el estreno de una tan genial como nostálgica remasterización lanzada en PlayStation 4 durante el pasado 2017, Crash Bandicoot N. Sane Trilogy, nuevos rumores apuntan a un retorno del personaje con un nuevo videojuego en 2019 y un relanzamiento de esta trilogía mejorada tanto en PC como en Nintendo Switch. El marsupial amante de las manzanas y los giros rápidos está más vivo que nunca.

Muchos que se hayan incorporado al mundillo de este personaje con su retorno en los tiempos modernos probablemente se hayan topado con una figura un poco extraña y peculiar. Una especie de versión alternativa a Crash, con grandes dientes y cejas, además de una voz realmente ridícula, se esconde en diferentes partes de los niveles de la primera y la tercera entrega. ¿De dónde sale?, ¿a quién se le ocurrió crear esta versión tan extraña? Lo cierto es que el origen de este personaje, todo un elemento recurrente en la saga, viene de Japón.

La culpa de todo la tuvo un inocente juguete lanzado en territorio nipón. Defectuoso, y con un diseño que, si bien trataba de parecerse al personaje, lo convertía en una caricatura de sí mismo, cuando llegó a ojos de los miembros de Naughty Dog no tardó en ser bautizado como "Trash Bandicoot". El nombre se extendió, pero al poco tiempo evolucionó para ser "Fake Crash". Este fue el término definitivo, el que se asentó para bautizar a esta criatura montada en un coche, pero que estaba consiguiendo una elevada popularidad entre el público japonés.

Al ser parte del poco merchandising del personaje que aterrizaba en el país del sol naciente, su fama corrió como la pólvora por todo el territorio. Aunque también debemos tener en mente el peculiar amor que sienten los nipones por estas alteraciones y por todo lo que, en los tiempos que corren, podríamos definir como "carne de meme".

Noticias relacionadas