Enemigos de videojuegos que eran demasiado adorables para matarlos

Publicado por el

Hoy te acercamos una selección de enemigos de videojuegos cuyo aspecto inofensivo nos hacía no querer hacerles daño de ninguna forma.

La gran mayoría de videojuegos que caen en nuestras manos mes tras mes tienen la acción y la violencia como punto en común. Ya no sorprende que la premisa de cada videojuego sea que tomemos el control de un personaje que debe acabar con todo aquel que se cruce en su camino, pero en algunas ocasiones nos resultaba difícil hacerlo por el aspecto que presentaban nuestros enemigos, uno para nada habitual en la industria.

Y es que en lugar de ser imponentes y poderosos enemigos eran villanos tan adorables que no queríamos dañarlos en modo alguno, aunque al final no nos dejaban más remedio que hacerlo. De ellos precisamente es de los que queremos hablarte en el día de hoy y eso es lo que encontrarás en la lista que te dejamos a continuación, una selección de enemigos de videojuegos que eran demasiado adorables como para tener que matarles.

Goomba (Super Mario)

Uno de los enemigos más habituales de la saga Super Mario Bros. son los goombas, esa especie de champiñones con patas que tan solo hacen que moverse en horizontal y difícilmente pueden dañarnos, a no ser que vayamos contra ellos. Con solo saltarles encima ya habrán muerto, de modo que si no quieres hacerles daño tan solo tienes que esquivarles. No es difícil hacerlo, por lo que podrás salvar multitud de vidas.

Dantini (Croc: Legend of the Gobbos)

Los dantini son unos de los peores enemigos de Croc: Legend of the Gobbos, son los protectores del Barón Dante y se caracterizan por tener una risa de lo más malévola. Sin embargo en cuanto ves su aspecto te olvidas de todo lo que te acabamos de decir. Esas cositas rojas tan pequeñas y con carita de buenas no pueden hacer nada malo. Lo cierto es que sí lo hacen, pero para qué mentir, nos da pena tener que librarnos de ellos.

Jigglypuff (Pokémon)

Hay muchos monstruos de bolsillo en la saga Pokémon que tienen un aspecto adorable y a los que no queremos hacer ningún tipo de daño, pero probablemente Jigglypuff se lleva la palma. Es una bolita rosa, redondita y pequeñita. Por si su aspecto fuera poco también canta con una suave voz (que es más peligrosa de lo que parece), por lo que Jigglypuff se convierte en el arma perfecta. Oculta poder bajo su aspecto poco amenazador.

Noticias relacionadas