Harry Potter fue una de las mayores inspiraciones para Dark Souls

Publicado por el

Hidetaka Miyazaki, fan confeso de la obra de J. K. Rowling, tomó prestadas algunas ideas para el videojuego.

A la hora de dar vida a un videojuego, un director recibe inspiraciones de tantas fuentes como sea posible. Es un procedimiento habitual, la búsqueda constante de ideas, de conceptos, de formas y de métodos con los que terminar de construir esa obra con la que alcanzar al público y, sobre todo, sorprenderlo. A fin de cuentas, el factor sorpresa suele ser uno de los más poderosos a la hora de que cale un producto.

Ya hemos hablado antes de Hidetaka Miyazaki, de cómo el padre de Dark Souls arrancó en el mundo de los videojuegos por culpa de Fumito Ueda y su primera gran obra, ICO. Pensar en este título como la pólvora que hizo explotar el ingenio de Miyazaki sería motivo suficiente para tratar de buscar más conexiones entre este juego y Dark Souls, de hecho había cierta similitud en el afán por transmitir la pesadez de la armadura, por buscar el realismo en las sensaciones del personaje y su movimiento con lo que hacía Ueda en el juego de PlayStation 2 y en los posteriores.

Sin embargo, hay una obra, o más bien una serie de obras, que llegaron a marcar tanto al nipón como para introducir ciertas referencias en el primer Dark Souls. Miyazaki era y es todo un fan de los libros de Harry Potter. Las novelas firmadas por J. K. Rowling fueron algo que marcó bastante su vida y que, de hecho, llegó a influenciar en determinados diseños del primer videojuego de esta saga. Porque sí, aunque no os lo creáis, hay elementos de Harry Potter e incluso de la escuela de magia y hechicería en ese lúgubre mundo donde se muere más que se vive.

Noticias relacionadas