La ESA rechaza la propuesta de la OMS de calificar la adicción a los videojuegos como enfermedad

Publicado por el

La patronal del videojuego estadounidense cree que la inversión de horas es similar a la pasión de cualquier deportista.

La ESA rechaza la propuesta de la OMS de calificar la adicción a los videojuegos como enfermedad

Antes de concluir 2017 recibíamos la noticia de que el trastorno de videojuegos comenzaría a considerarse una enfermedad a partir del 2018 que acaba de comenzar. La OMS (Organización Mundial de la Salud) anunciaba y proponía un borrador con el que se determinaba que aquellas personas que invertían más horas de las debidas a los mandos, anteponiéndolas a otros aspectos importantes, podrían ser diagnosticadas como víctimas de una adicción. Ahora, la ESA (Entertainment Software Association) se ha pronunciado para colocarse totalmente en contra.

A través de un comunicado del que se hacen eco en Gamasutra, el organismo estadounidense da un paso al frente y comienza su argumentación alegando que "como los fans acérrimos de los deportes y los consumidores de todas las formas de entretenimiento, los jugadores son unos apasionados que le dedican tiempo". Para aderezar esto, arroja las imponentes cifras que mueve esta industria, y es que "más de 2 mil millones de personas de todo el mundo disfrutan de los videojuegos".

Hay cada vez más estudios avalando las bondades del juego, los innumerables beneficios que estos pueden aportarnos. Estos datos sirven para que la ESA apele al sentido común de la OMS y le invite a reflexionar sobre su propuesta. "Ponerles esta etiqueta de forma oficial trivializa de forma precipitada otros problemas mentales realmente serios [...] que merecen tratamiento y atención completa de la comunidad médica", amplían, "animamos a la OMS con todas nuestras fuerzas para que dé la vuelta en esa dirección que está tomando."

Probablemente esta iniciativa de la patronal estadounidense sirva para reavivar el debate originado tras el anuncio de la organización de salud. Está por ver qué sucederá en este 2018, pero de momento no parece que vaya a haber un cambio de rumbo en la oficialización del trastorno de videojuegos como enfermedad.

 

Noticias relacionadas