No Solo Gaming: Manhole de Tetsuya Tsutsui

Publicado por el

Repasamos el manga Manhole del autor Tetsuya Tsutui que ha sido editado en España por parte de Planeta Cómic.

No Solo Gaming: Manhole de Tetsuya Tsutsui

Hace unos pocos artículos comentábamos lo asiduo que es ver en España varias series de un autor en concreto editadas por la misma editorial. Aunque dentro del amplio listado de sus autores hay alguna excepción, es de sobras conocido por los aficionados habituales a este mundillo que hay nombres de la talla de Akira Toriyama con Planeta Cómic, Junji Ito con ECC Ediciones o Takeshi Obata con Norma Editorial (por poner varios ejemplos) que están en la mayoría de los casos relacionados a las citadas editoriales y que sería tremendamente extraño que las siguientes series que se editen de estos autores fueran anunciadas por otras empresas. Aunque como hemos dicho, excepciones siempre hay y alguna que otra sorpresa seguro que podemos ver en los próximos años.

En referencia a la serie comentada hoy, vemos que Planeta Cómic lleva un par de años editando títulos con el denominador común de Tetsuya Tsutsui, un autor que generalmente nada en las aguas del seinen en las que, como hemos podido comprobar en sus distintas series, se mueve perfectamente bien. Hay varios puntos en común dentro de las series de este autor siendo uno de ellos, como ya hemos comentado, la temática adulta en las que suele trabajar con tramas un pelín enrevesadas. El otro factor común del que venimos hablando, y que quizás sea importante para muchos lectores, es el hecho de no ofrecer series excesivamente largas teniendo una duración media de unos dos o tres tomos como mucho, ofreciendo eso sí, unas historias muy bien creadas a las que les da un final más que digno.

Dentro de las series editadas por Planeta Cómic que tienen como brazo ejecutor a Tetsuya Tsutsui nos encontramos con Manhole, la última serie de este autor publicada en España y que protagoniza nuestro No Solo Gaming de esta semana.

Bioterrorismo en estado puro. Un atardecer, un hombre completamente desnudo muere en circunstancias extrañas en una calle comercial. En la autopsia se descubre un nuevo tipo de parásito en su cuerpo. Siguiendo las pistas del caso, el veterano detective Mizoguchi y su subordinada Inoue llegan a una alcantarilla. ¡Allí descubren una extraña “consulta” en medio de la oscuridad!

El autor Tetsuya Tsutsui propone un arranque con el que atrapa al lector desde la primera viñeta sabiendo que éste ya no se podrá deshacer de la telaraña que va tejiendo a lo largo de toda la historia. Un inicio realmente impactante que deja muchos interrogantes abiertos y que nos introduce de sopetón en una trama que mezcla la intriga, la acción y el bioterrorismo de una manera fascinante y sobre todo, especialmente atrayente.

El bueno de Tsutsui además de crear historias que saben llegar muy rápido al lector usando distintos miedos demasiado cercanos a la sociedad actual, es todo un maestro dando vida a los personajes que van apareciendo a lo largo de sus páginas. La pareja protagonista de Manhole formada por el inspector Ken Mizoguchi y por la joven Nao Inoue, es el típico dúo que sabemos que sus personalidades no encajan demasiado bien pero que debido a las circunstancias a las que se ven sometidos, están obligados a trabajar codo con codo y de la mejor forma posible. El trabajo conjunto, sus distintos puntos de vista y la amenaza en la que se ven envueltos les hace ir evolucionando mientras la propia relación entre ellos va siendo cada vez más cercana.

Todos los demás personajes cumplen perfectamente su función dentro de esta macabra y angustiosa historia que en distintos momentos puede ser realmente desagradable debido a la escrupulosa y detallada definición que hace el autor de forma visual de todo lo que está sucediendo. Más que un posible punto negativo esto es todo un detalle a favor ya que es un enorme acierto la forma que tiene el mangaka de llevarnos a vivir la trama de forma tan cercana.

La historia a pesar de tener ciertos puntos y giros de guion ya un tanto usados y bastante reconocibles, está muy bien montada, contada y finalizada. Se nota muchísimo que el autor tenía pensada la historia perfectamente antes de acometer su publicación ya que en ningún momento da la sensación de no tener algo atado o que chirríe en su resolución. Todo está perfectamente planificado, bien asentado en su base y muy bien ejecutado, cerrando y explicando todos los cabos que ha ido soltando durante estos dos tomos que engloba este interesante manga.

Miguel A. Aguilar