RetroMadrid 2014 vuelve a rescatar el pasado en una edición accidentada

Publicado por el

Una desafortunada medida de última hora deslució un evento, por otro lado, muy interesante.

Si hay una cita que los aficionados a la retroinformática y los juegos clásicos tienen marcado a fuego en el calendario, ese es sin duda RetroMadrid. La edición más o menos anual de este evento que tiende un puente hacia el pasado para acercarlo al presente y permitirnos zambullirnos en la nostalgia y los recuerdos, solo que con un apoyo material solo posible gracias al esfuerzo de todas las asociaciones y colaboradores con los que cuente este acto. Y que se ve recompensado con una verdadera marea de asistentes que demuestra que los sistemas que creíamos muertos todavía guardan un hálito de vida.

Esta vez tuvo cierta polémica y complicaciones, que la organización explica en esta carta.

Celebrado una vez más en Matadero, en Legazpi, RetroMadrid reunió de nuevo este pasado fin de semana a diversas asociaciones destinadas a la preservación de sistemas clásicos, cuyas máquinas pudimos ver en sus stands a pleno funcionamiento ejecutando diversos programas y haciendo las delicias de los asistentes, en especial de los más pequeños que no conocieron esta época de los videojuegos y que han descubierto que no solo hay vida más allá de Wii y 3DS, sino que esa vida les ofrece juegos que también eran, y son, divertidos. Pudimos volver reencontrarnos con nuestros viejos Amstrad CPC, Commodore Amiga, ZX Spectrum y demás sistemas con los que seguramente muchos nos iniciamos en esto de la informática, y encima ver de primera mano que los grupos de desarrollo que siguen al pie del cañón lanzando todavía juegos para ellos, caso de Retroworks o de Relevo Videogames, dos de los grupos en boga en este campo y que una vez más no faltan a RetroMadrid. Pero también contábamos con ver la labor de Amiga Project, un grupo con la intención de fabricar un dispositivo que nos permita reproducir el software de este ordenador al conectarse a cualquier televisor. O los responsables de Pier Solar, un RPG para Mega Drive al más puro estilo de los clásicos de Super Nintendo. O de MSX Cartridge Shop, que siguen ofreciendo material para este ordenador.

Entre la multitud de expositores que se dieron cita en el evento, la AUMAP, Asociación de Usuarios de Máquinas Arcade y Pinball, volvía a proveer sus muebles de recreativa para que todo el que quisiera se acercara y, gracias a la magia de la emulación y en concreto del programa MAME, disfrutara de una selección de juegos con la ventaja de no tener que echar los cincos duros de rigor. Un campo el de la emulación también muy presente por sus obvias ventajas a la hora de conservar estos clásicos en el tiempo, e incluso de hacer que nazcan nuevos proyectos. El gran ilustrador Alfonso Azpiri firmaba sus trabajos a todo el que quisiera acudir, y cómo no, quienes quisieron un recuerdo de la feria no estuvieron faltos de opciones a través de todo tipo de merchandising.

La fiesta del retro, de fans para fans, que sin embargo y como en las anteriores ediciones no está exenta de problemas. Y el de este año ha sido especialmente desafortunado, y no ha sido otro que la kilométrica cola para poder acceder al recinto, que se ha vuelto a repetir pese a que la organización de RetroMadrid habilitó un sistema de reserva de entradas por Internet, precisamente para evitar este inconveniente que ya marcó la edición de 2013. Sin embargo, y según hemos podido saber, la causa ha sido ajena a la organización, ya que desde los organismos públicos se les informaba a falta de días para abrir las puertas que dada la naturaleza del evento había que limitar el aforo. No hace falta saber mucho de matemáticas para imaginar qué sucede cuando miles de personas, cerca de 7.000 según la organización, intentan pasar por un recinto que solo da cobijo a unas 600 - eso tras conseguir aumentar la capacidad inicial - y cuya entraba estaba sujeta a la previa salida de quienes ya estaban dentro. Y habiendo tanto que ver, la espera prolongada estaba garantizada.

Algo que además repercutió en otras áreas del evento, dado que en esta ocasión las conferencias se realizaron en la Cineteca en lugar de estar las diversas zonas ubicadas en el mismo edificio. Buena parte del público se lo pensó dos veces antes de abandonar la Nave 16 de Matadero sabiendo que muy posiblemente no volvería a entrar. E inevitablemente hubo que colgar el cartel de “No hay billetes”. Un nubarrón enorme sobre el cielo de una RetroMadrid 2014 que, en justicia, no lo merecía. El aficionado merece una edición sin esta clase de percances donde solo tenga que rememorar y disfrutar.

Os dejamos con una galería de imágenes del evento.

Vi naves hechas de píxeles más allá de los canales UHF con la Atari 2600. Cintas de Amstrad cargando en la oscuridad mientras salía en la tele Doogie Howser. Creo en los caramelos amarillos como arma definitiva.

Comentarios

Imagen de Valverde
Valverde
#1 Jue, 01/05/2014 - 14:24
¡Menuda pasada! algún día iré
Imagen de djcloud85
djcloud85
#2 Mar, 29/04/2014 - 14:16
Me hubiera gustado ir, aunque viendo lo de las colas, me alegro de no haber perdido el tiempo en eso. ¿No estaba anunciado en el pabellón de Cristal?
Imagen de AlfaBetaJuega
AlfaBetaJuega
#3 Mar, 29/04/2014 - 12:39
Una desafortunada medida de última hora deslució un evento, por otro lado, muy interesante.[url=http://www.alfabetajuega.com/noticia/retromadrid-2014-vuelve-a-rescatar-el-pasado-en-una-edicion-accidentada-n-37241:wny87ggi][/url:wny87ggi]