Los niveles de dificultad y los diferentes métodos de aplicación

Nuestro nuevo tema de opinión está dedicado a los niveles de dificultad de los videojuegos, así como los métodos que utilizan los estudios para implementarla en sus obras.

Los niveles de dificultad y diferentes métodos de aplicación

Mucho se habla de que en los tiempos que corren los videojuegos son un paseo, en cuanto a su nivel de dificultad se refiere. Cada vez más títulos son los que nos ofrecen ayudas o guías que nos indican el camino a seguir o cómo superar cada situación, e incluso en muchos casos nos ayudan directamente a lograr tal meta. Es cierto que tiempo atrás los videojuegos presentaban una dificultad mayor, siempre hablando en términos generales, pero a día de hoy también hay títulos que son todo un reto solo al alcance de los más insistentes.

Con motivo del lanzamiento de Hellblade: Senua’s Sacrifice se ha vuelto a sacar a la palestra los diferentes métodos que utilizan los videojuegos a día de hoy para presentar experiencias más dificultosas o duras para los jugadores. En el caso del título de Ninja Theory podemos ver cómo se nos borra la partida guardada si durante la aventura morimos más de la cuenta. Al leer esto ya de por sí pensamos que el juego ofrece una dificultad desproporcionada, pero no es del todo correcto, ya que jugadores que lo han completado confirman que no han muerto tanto como pensaban tras haber leído el curioso método que el estudio ha utilizado para hacer que tengamos más cuidado con las reiteradas muertes.

Otro título que se referencia desde el primer segundo con un alto nivel de dificultad es Dark Souls, tanto que cuando sale al mercado un nuevo videojuego que es más difícil de la cuenta siempre se le asemeja a las obras de From Software. El último caso llamativo en este aspecto ha sido Crash Bandicoot N. Sane Trilogy, que tras haber remasterizado las tres entregas principales del marsupial de la primera PlayStation ha retocado algunas de sus mecánicas de saltos, lo que le ha hecho ser más duro de roer que los originales. En cualquier caso a día de hoy acostumbramos a decir que un videojuego es difícil cuando tenemos que insistir más de la cuenta a la hora de superar determinadas situaciones, lo que realmente se podría traducir con que tenemos que tener más paciencia o avanzar más cuidadosos, nada más.

Los niveles de dificultad y diferentes métodos de aplicación

Claro ejemplo de lo que acabamos de hablar es Super Meat Boy, un juego que nos invita a superar cortos niveles de plataformas en los que tenemos que alcanzar la meta de cada fase. Por el camino nos topamos con cantidad de trampas y elementos que debemos esquivar, lo que se traduce en decenas de muertes. Esta dificultad se traduce en tener que ser muy cuidadoso con cada movimiento, así como intentar superar las situaciones de diferentes formas, ya que si siempre erramos en el mismo lugar eso quiere decir que algo estamos haciendo mal. Ysí, el juego de Edmund McMillen es bastante difícil y por ello no es una experiencia al alcance de todos, pero como ya hemos dicho todo se resume finalmente a tener cuidado y pensar cada paso.

Hasta ahora hemos hablado de títulos que ofrecen una dificultad alta o que requieren de gran paciencia por parte del jugador, pero también hay otros casos que ofrecen la situación contraria. Últimamente los títulos de plataformas de Nintendo ofrecen diversas ayudas para que los más pequeños puedan disfrutar de las experiencias ofrecidas, pero otro caso particular es el de las últimas ediciones Pokémon. En ningún caso las ediciones principales de Pokémon han ofrecido diferentes niveles de dificultad, pero desde Pokémon X/Y podemos ver como recibimos el Repartir de Experiencia desde el inicio del juego y además este otorga puntos de experiencia a todo el equipo y no a un único Pokémon, como sucedía antiguamente. De esta forma si activamos tal objeto podemos acceder a lo que sería el nivel de dificultad fácil o estándar, mientras que si no o utilizamos el entrenamiento de nuestro equipo pasa a ser más costoso.

Otra característica que llama la atención a la hora de decidir si un título es difícil o no es la cantidad de opciones y elementos que ofrece. League of Legends es el videojuego más jugado del planeta, pero un jugador primerizo se topa de lleno con cantidad de elementos, tipos de personajes, términos y estrategias que pueden echarle atrás a la hora de aprender a jugar. En casos como este es de vital importancia tener cerca otros jugadores en los que apoyarte, ya que el aprendizaje es realmente importante para poder disfrutar del juego, a diferencia de otros géneros que ofrecen mecánicas u opciones que se asimilan en pocos minutos.

Los niveles de dificultad y diferentes métodos de aplicación

En definitiva, actualmente no estamos acostumbrados a juegos difíciles y por ello siempre tiende a ser noticia cada vez que sale al mercado un título más exigente de los que jugamos en los tiempos que corren. Pero también hay que aprender a diferenciar aquellos títulos que ofrecen un periodo de adaptación o aprendizaje respecto a aquellos que realmente ofrecen unas dinámicas o mecánicas duras. El caso del borrado de las partidas de Hellblade: Senua’s Sacrifice realmente no lo valoramos como una característica que haga al juego más difícil y en su lugar se reduce a una forma que el propio estudio ha aplicado para hacer que nos tomemos el juego con calma.

En AlfaBetaJuega nos interesa tu opinión, por ello nos gustaría saber cuáles son los títulos más difíciles con los que te has encontrado en los últimos años. Por ello te invitamos a dar tu opinión bien en los comentarios de este mismo artículo o bien por redes sociales.