Análisis de A Plague Tale: Innocence – De la inocencia a gran sorpresa del año

Asobo Studio crea una de las obras más impresionantes de la primera mitad de 2019.

a plague tale frontal

Los videojuegos de temática medieval son una constante en la industria del ocio electrónico. No obstante, por muy manido que esté un entorno histórico, la grandeza la aporta una historia que se sustente en un interés descomunal para el receptor del producto. Asobo Studio parecía tener muy claro que el componente narrativo debía ser la mecha que llenara de color el tono grisáceo de la Francia del siglo XIV atenazada por la irrupción de la Inquisición y la propagación de la peste. Ante todos estos actos atroces y que se cobraron tantas vidas, se sitúan en el contraste de una inocencia que se ha ganado a pulso ser una de las grandes protagonistas del recorrido marcado hasta el momento por el curso 2019.

Confraternizar, cueste lo que cueste

A Plague Tale: Innocence cuenta la historia de dos hermanos de la familia De Rune: Amicia, la hermana mayor y Hugo, el pequeño. Ambos se ven involucrados en un viaje por la supervivencia para el que no están preparados, pero con el que consiguen fortificar un vínculo fraternal que no habían podido experimentar hasta ese preciso instante. La narrativa se apoya en ambos personajes para regalar una de las prácticas de empatía más puras que se haya presenciado hasta el momento en este sector, ahondando en la necesidad de cuidar de ambos jóvenes ante las constantes amenazas que se cruzarán en su camino.

La inteligencia de Asobo Studio en este sentido es magistral: proponer una situación en la que los personajes protagonistas tengan el mismo desconocimiento y la inocencia ante el mundo que se les viene encima, del mismo modo que ocurre con quien se pone a los mandos de ambos hermanos. De este modo, el avance progresivo traspasa la pantalla, provocando que el propio jugador sea quien realice el viaje frente a Amicia y Hugo, haciéndolo suyo y buscando su propósito como si también le perteneciera. Llegar hasta el final para hallar la verdad, cueste lo que cueste.

Una luz que se cuela por una rendija inesperada

a plague tale 9

La luz tiene una enorme importancia entre las mecánicas jugables de A Plague Tale: Innocence para poder combatir una de las mayores amenazas con las que se topan Amicia y Hugo en su viaje: las ratas. Y ese haz de luz es precisamente lo que proyecta Asobo Studio con esta obra, ya que consigue colarse entre la inmensidad de los grandes títulos que han llegado en estos primeros cinco meses de 2019 para cenar en la misma mesa que grandes superproducciones como Kingdom Hearts III o Devil May Cry 5. Sin duda, el trabajo de superación del estudio con un presupuesto mucho más bajo permite soñar con futuras propuestas que vayan un paso más allá, aunque los cimientos de A Plague Tale: Innocence son tan sólidos que esa tenue luz ahora brilla con fuerza.

Dinámico y progresivo, aunque peca de sencillo

a plague tale 1

Y es que A Plague Tale consigue generar múltiples emociones a medida que se va avanzando en la propuesta, convirtiéndolo en un título realmente dinámico. En un principio puede llegar a parecer que se va a centrar en un componente de sigilo puro, pero la evolución con la que se trata su nivel jugable es soberbia. En casi todos los momentos de la aventura se controla a Amicia, aunque su hermano Hugo la acompañará de la mano. No obstante, los momentos de acción están destinados a la joven.

La honda es el arma principal con la que Amicia tendrá que abrirse paso a través de los guardias de la Inquisición que buscan a los hermanos: distrayéndolos o incluso eliminándolos. Aquí es donde el título dispone del primer gran abanico de opciones que se va abriendo después, ya que puedes intentar pasar desapercibido o enfrentarse a los enemigos. Aunque en esta segunda opción has de ser rápido, ya que Amicia morirá con un simple golpe de cualquiera de ellos. Para esto, el juego tiene un sistema de progresión realmente interesante, que provoca novedades a nivel jugable de manera constante hasta prácticamente el final del juego.

La honda puede servir para lanzar piedras, pero también puede convertirlas en fuego a medida que la joven va adquiriendo nuevas habilidades en las que profundizaré en el siguiente punto. No obstante, donde más destaca el juego es en sus puzles que, aunque tienen cierta variedad, no suelen generar una gran dificultad, por lo que avanzar a través de ellos es bastante sencillo. Especialmente los que tienen que ver con las ratas, cuya misión principal es bloquear ciertos caminos entre los que hay que abrirse paso con fuego en diferentes vertinentes: antorchas, carros, estructuras, alquimia o distracciones, entre otras. Las posibilidades son múltiples.

a plague tale 2

En cuanto a los puzles dedicados a mecanismos, la simpleza suele ser incluso mayor, ya que los aliados suelen ser la pieza clave para su resolución sin demasiado esfuerzo. En este sentido, Amicia puede dar órdenes tanto a Hugo como al resto de personajes que se unen en su viaje para que realicen ciertas acciones que permitan avanzar por este tipo de rompecabezas. En ocasiones se repiten algunas de las mecánicas, pero no hasta el punto de resultar tediosas, por lo que el resultado es satisfactorio.

Un sistema de crafteo intuitivo y que hay que cuidar

a plague tale 4

Donde Asobo Studio ha realizado un trabajo genial y sin ningún tipo de florituras es en el sistema de crafteo. La técnica para su ejecución es de lo más sencilla y también es progresiva. A medida que se va avanzando en la historia, Amicia adquiere nuevos conocimientos para afrontar los peligros. Si en un primer momento solo dispone de una honda y piedras, poco a poco aprende técnicas como crear piedras de fuego, generar fuego alquímico u otras armas que permiten arrebatarle el yelmo a los guardias, dormirlos o incluso distraer a las ratas para que se centren en un único punto del mapa.

Todo esto es posible gracias al sistema de crafteo, que se apoya en los materiales que hay esparcidos por el mapa: alcohol, azufre, tela, cordel o salitre, entre otros. Cada técnica requiere de un número concreto de estos elementos, por lo que hay que cuidarlos de manera minuciosa para no sufrir al avanzar por la propuesta. Algo que se acrecienta más al tener en cuenta que Amicia también dispone de una mesa de trabajo en la que mejorar diferentes atributos, como el zurrón, la potencia de la honda o las habilidades alquímicas. La dificultad en este aspecto radica en que los materiales necesarios para las mejoras son los mismos que he mencionado antes, por lo que no desperdiciarlos se convierte prácticamente en una religión. Un sistema muy inteligente que obliga al jugador a racionar sus pertenencias de cara a su uso.

Intenso, silencioso y breve

a plague tale 5

Y decía antes que A Plague: Tale Innocence no es un juego que se base únicamente en un componente de sigilo, pero sí que tiene una enorme importancia. La mecánica principal es esta, ya que en la mayor parte de su viaje, los hermanos deben permanecer ocultos para no ser capturados. No obstante, los acontecimientos sí que dejan lugar a ciertos momentos de acción en los que Amicia se verá obligada a pelear por sus vidas o en los que hay que ir a la carrera para evitar ser atrapados por sus persecutores. La escasa amplitud del mapa en este sentido, provoca que los enfrentamientos directos sean muy frenéticos, en los que cualquier error puede costar caro y acabar con la protagonista muerta.

Donde tal vez adolece más el título es en su duración. El gran despliegue técnico y a nivel jugable provoca que A Plague Tale: Innocence se haga corto, llegando a unas 10 horas de duración en su totalidad para ser completado. Es cierto que Asobo Studio ha intentado ampliar sus opciones en este aspecto, incluyendo ciertos coleccionables para aumentar la experiencia, aunque la poca amplitud del terreno tampoco incide en una gran exploración en la mayoría de los casos, por lo que este esfuerzo resulta ciertamente infructuoso.

Las ratas inquisidoras contra el fuego salvador

a plague tale 6

Por supuesto, el elemento principal en el que Asobo Studio ha puesto más mimo son las ratas. Las plagas se extienden por las calles de la Francia del siglo XIV y los jóvenes protagonistas deben hacerles frente para evitar ser devorados por ellas. Como he apuntado antes, el elemento principal para combatirlas es el fuego en sus diferentes vertientes, pero también tiene una enorme importancia la luz. Especialmente en los entornos cerrados y en edificios, la luz se cuela por diferentes rendijas que son lugares seguros del ataque de las ratas, mientras que hay un elemento que permite utilizar esa luz refractada para abrirse nuevos caminos: los espejos y focos de luz.

Con ello, se abre una nueva variedad para la resolución de puzles que tienen a los roedores como protagonistas. Hay que destacar que la inteligencia artificial de las ratas es soberbia, ya que aprovechan cualquier mínimo resquicio de oscuridad para atacar, por lo que hay que estar muy pendientes de permanecer en todo momento en la luz. De hecho, distan mucho de la inteligencia artificial que presentan los humanos en este sentido, ya que es bastante pobre e ilógica. Resulta incomprensible que seas capaz de esquivar a un guardia en sus narices sin que te escuche pasar a escasos centímetros de él, por lo que aquí sí se podría haber mejorado la técnica.

Por otro lado, aunque la inteligencia artificial de las ratas está muy cuidado, su acabado técnico no sufre la misma suerte. Resulta comprensible, debido a que en muchas ocasiones puede haber un centenar de rodeadores apelotonados en torno a la luz, esperando atacar, por lo que debió ser complicado dotarlos de un realismo mayor. No obstante, choca en contraste con el excepcional aspecto gráfico que lucen el resto de aspectos.

Un nivel técnico superior a su presupuesto

a plague tale 3

Y es que uno de los aspectos que más sorprenden de A Plague Tale: Innocence es la bestia técnica que ha conseguido crear Asobo Studio con el modesto presupuesto con el que han contado para ello, lo que hace soñar con un título de mayor calado liderado por la compañía. El diseño de los personajes es soberbio, así como sus animaciones, especialmente en lo concerniente a las faciales cuando se producen primeros planos. No obstante, no todo se reduce a los personajes, sino que el entorno y la ambientación consiguen quitar el hipo.

El trabajo de creación de entornos es soberbio, consiguiendo generar una imagen totalmente reconocible de lo que sería la Francia del siglo XIV asolada por la miseria. En este sentido, hace un especial hincapié el trabajo en la iluminación, que dota a A Plague Tale: Innocence de una dimensión brutal, especialmente teniendo en cuenta que uno de sus elementos principales es el fuego. El mimo por los detalles se nota en cada palmo que se recorre por las ubicaciones que protagonizan este magnífico viaje.

a plague tale 7

Por último, hay que hacer una mención especial al doblaje que, sin importar el idioma en el que se seleccione, produce un acento francés sensacional en los personajes al hablar. Un detalle que permite introducirse más aún en su universo. La banda sonora acompaña la calidad mostrada en el resto de aspectos, conformando un producto redondo en prácticamente todos sus campos.

Una de las grandes sorpresas de 2019

a plague tale 8

Por todo ello, A Plague Tale: Innocence es uno de los juegos más sorprendentes de esta primera mitad de 2019. Asobo Studio ha conseguido sorprender sobremanera con su propuesta, a pesar de no hacer mucho ruido. El camino del desarrollo ha sido tan silencioso como el de Amicia y Hugo entre las huestes de la Inquisición, terminando en un fogonazo tremendo capaz de ahuyentar a toda una plaga de ratas. La inocencia con la que iniciaron el viaje desde la compañía ha tenido su fruto en el éxito de una propuesta robusta y prometedora que no hace sino desear ver qué son capaces de crear con su próximo proyecto.

Juan Montes

Comunicador y apasionado de los videojuegos de aventuras, rol y plataformas. Crecí junto a un marsupial y blandiendo la llave espada; ahora acompaño a cazarrecompensas, asaltatumbas y luciérnagas con la misma pasión.

Publicaciones relacionadas

Cerrar