Los amos del cielo

5919

La veterana serie de aviones de Namco vuelve a la carga con toda la espectacularidad y el estilo arcade de siempre. Más vale que no nos den miedo las alturas.

Aunque los juegos de batallas aéreas no pasan por su momento de mayor popularidad precisamente (muy lejos quedan aquellos añorados años ochenta y noventa), lo cierto es que Ace Combat resiste dignamente el envite de los tiempos. No sólo continúa adelante pese a las contrariedades del mercado, sino que lo hace con entregas que acostumbran a mantener un alto nivel de producción. Y Assault Horizon no rompe esa regla, todo lo contrario.

El cielo está en llamas
Ace Combat Assault Horizon
está ambientado en el año 2015. Es entonces cuando un grupo terrorista rebelde se hace con un arma que, por lo que parece, puede sembrar el caos en todo Occidente, empezando por Estados Unidos. Pero claro, el país norteamericano no se va a quedar con los brazos cruzados, y ahí entramos nosotros. Como veis, un argumento muy sacado de películas a lo Top Gun que, pese a no ofrecer nada nuevo en tintes narrativos, sí cumple como excusa para subirte a un avión y liarte a tiros. Justo lo que uno espera hacer en un Ace Combat.

El juego está compuesto por distintas misiones en las que pilotamos diferentes tipos de aviones y helicópteros, cada uno de ellos con sus propias características. Eso sí, partiendo siempre del mismo estilo arcade que vio nacer en los salones recreativos a la saga. Es decir, que el juego es muy sencillo de controlar desde los primeros minutos, nada de forzosas exigencias a lo Apache. Es más, en todo momento resulta cómodo y accesible volar, a pesar de que en el juego alcanzamos unas velocidades de vértigo (nunca mejor dicho). El concepto es muy simple: que no tengamos que complicarnos mucho con el manejo, para así centrarnos en disparar a los enemigos, la verdadera esencia de la saga.

Y para hacer la experiencia más contundente, contamos con un arsenal lo que se dice impresionante. En función de cada máquina que pilotamos, disponemos de ametralladoras, misiles tierra-aire, bombas, armas especiales… así como disparos de distintos alcances. Todo con tal de que las diez horas aproximadas que dura el modo Historia del título no nos de un segundo de respiro.

Pero esta no es la única opción de Assault Horizon. Además, podemos llevar a cabo misiones libres, que son las mismas que en la campaña individual pero jugándolas de forma independiente, o disfrutar de su multijugador. Este cuenta con cuatro modalidades: Duelo, Dominio, Conquista y Misión Cooperativa.

Técnicamente, el título vuelve a contar con un aspecto audiovisual digno de mención. Es cierto que se podrían haber pulido algunos detalles, como la apariencia de las ciudades, pero el acabado de los aviones y la sensación de velocidad cumplen con creces, igual que el correcto doblaje a nuestro idioma.

En definitiva, un título divertido y trepidante, que solamente flojea un poco en cuanto al diseño de sus misiones, que no son especialmente variadas. Por lo demás, los amantes de la acción aérea crecidos a la sombra de After Burner se lo van a pasar en grande surcando los cielos en llamas.

Publicaciones relacionadas

Cerrar