El cielo está que arde

El famoso arcade de Namco-Bandai se estrena en Nintendo 3DS con una recomendable aventura de acción que mantiene más o menos lo visto en sus entregas anteriores portátiles.

Están tardando más de lo que podríamos haber esperado en un primer momento, pero lo cierto es que muchos nombres conocidos están llegando finalmente a Nintendo 3DS. Este es el caso de Ace Combat, el famoso arcade de acción aérea en el que nos ponemos a los mandos de los más modernos aviones de combate del mundo. En esta ocasión han sido los chicos de Access Games, los autores del sorprendente Deadly Premonition, quienes se han encargado de su desarrollo, tal y como ya hicieran en su día con los capítulos de la serie para PSP.

Portátil, pero cañero

Está claro que este Ace Combat ha sido diseñado con las posibilidades de Nintendo 3DS muy presentes. Se trata de un juego portátil, muy portátil, en el que la jugabilidad es sencilla y accesible desde el primer momento. Vale, es cierto que los Ace Combat nunca se han caracterizado por ser especialmente enrevesados, pero aquí tantos las misiones como el control resultan aún más directos. Llegar y besar el santo, vamos. Un juego entretenido apto para prácticamente cualquier tipo de usuario.

El manejo del juego sigue bastante lo visto en el último Assault Horizon. Es decir, que tenemos a nuestro alcance un par de metralletas y misiles con los que fundir a los enemigos. E igualmente podemos acercarnos a ellos para entrar en un modo semiautomático en el que solamente nos tenemos que preocupar por apuntar y disparar. Esto nos facilita mucho la vida durante los niveles, incluso tal vez demasiado…

Pero a pesar de todo esto, que nadie piense que Horizon Legacy es un juego simplón y sin alicientes. Nada más lejos de la realidad. Lo más interesante, como es habitual, es su modo Historia, que cuenta con más de veinte misiones distintas. Al igual que viene sucediendo en casi todos los juegos de la serie, estas no son especialmente variadas, pero sí rápidas y divertidas. La mayoría del tiempo lo pasamos disparando a aviones enemigos mientras manejamos nuestro caza, pero también hemos de ocuparnos de zonas rivales, escoltar aviones particulares y cosas por el estilo.

Las misiones son bastante cortas (o portátiles, si se prefiere) y apenas duran más de cinco minutos cada una. Esto tiene su lado positivo, y es que podremos jugar unas cuantas en el metro, autobús o en la cola del paro, donde queramos, pero también es verdad que en apenas unas pocas horas nos encontraremos con el final. Demasiado pronto para nuestro gusto.

Por suerte sí existen varias opciones que aumentan el interés del cartucho. En primer lugar, hay tres niveles de dificultad, que pueden ser una buena excusa para volver a jugar la campaña con unos enemigos más durillos de pelar. Además, a lo largo del juego conseguimos créditos que nos permiten mejorar nuestros aviones y sus prestaciones, lo cual aumenta considerablemente el aspecto progresivo de título, incluso una vez terminado. Por último, también encontramos un modo Desafío que, aunque no aporta nada nuevo a nivel de misiones, sí presenta complicaciones añadidas, lo cual llega a picar bastante.

Técnicamente, el juego cuenta con un nivel bastante aceptable, pero nada del otro mundo teniendo en cuenta las alturas a las que estamos. El aspecto de los aviones resulta correcto, igual que los efectos de iluminación y climáticos, pero el acabado de los escenarios sí “canta” un poco, debido a las pobres texturas que utiliza. Algo que ya se notaba en Assault Horizon, pero que teniendo en cuenta el limitado potencial de Nintendo 3DS se aprecia aún más. El efecto tridimensional, otra de las novedades del juego, supone una novedad durante las primeras misiones, pero tampoco aporta una profundidad extra al desarrollo y puede llegar a cansar.

Valoración final

Jugabilidad: La misma de siempre: divertida y dinámica. Aunque se echan en falta más misiones y, sobre todo, más variadas entre ellas. El control es totalmente arcade y muy sencillo.

Gráficos: En movimiento lucen bastante bien, a pesar de que el tratamiento dado a algunas texturas está un poco desfasado. El efecto 3D no pasa de curioso.

Sonido: Las melodías tienen mucha calidad, y los efectos aprovechan al máximo los altavoces de la portátil. Las voces están en inglés, aunque subtituladas. Todo muy de “superproducción”.

Duración: El gran talón de Aquiles del juego. En unas pocas horas (dos o tres)  lo podemos terminar. Pero también es cierto que hay opciones para volver a jugarlo unas cuantas veces, mejorar los aviones, etc.

Conclusión: Ace Combat Horizon Legacy es una digna entrega, que mantiene las características típicas dentro de esta serie. Las misiones están bien, pese a su falta de variedad, y el manejo arcade supone diversión asegurada. Tal vez por querer hacerlo demasiado portátil se les ha ido la mano con la corta duración, pero de todas formas es un juego bastante recomendable, tanto para los fan de la saga, como quienes busquen una aventura intensa dentro del aún escueto catálogo de 3DS.

Cerrar