Iconos enfrentados

Las criaturas alienígenas más peligrosas de la galaxia (al menos de la cinematográfica) vuelven a verse las caras, más de diez años después de haber hecho historia en los videojuegos. Y de nuevo con el estudio Rebellion al frente.

Vivimos una época en la que las readaptaciones y los crossovers (mezclas de juegos) están a la orden del día. Así que, teniendo esto en cuenta, estaba claro que una saga tan exitosa como Aliens vs Predators no podía faltar en la actual generación de consolas. Un título firmado por los creadores del original, Rebellion, y muy pensado para los fans.

¡Es la guerra!

Tal y como sucedía en el primer Aliens vs Predator (nos referimos al shooter, no a los arcades de los noventa), esta nueva entrega cuenta con tres campañas bien diferentes entre sí, cada una de ellas protagonizada por una raza: aliens, depredadores y humanos. Como decíamos, ninguna comparte argumento ni desarrollo y, además, el control de cada tipo de especie es muy diferente entre sí. Esta es la principal característica del shooter, su variedad.

Al manejar a los humanos, el título mantiene un estilo de shooter de terror convencional, por así decirlo, tal vez cercano a lanzamientos como F.E.A.R. o, salvando las distancias, al clásico Doom. Pero lo contrario sucede al tomar el control de las criaturas alienígenas, cada una a su manera. Los aliens son terribles en los enfrentamientos cuerpo a cuerpo, mientras que los depredadores suelen caracterizarse por utilizar técnicas de sigilo. Por supuesto, el desarrollo de cada campaña cambia también de manera más que significativa.

Monstruos numerosos

Dejando a un lado las campañas individuales, que no pueden considerarse lo que se dice largas, Aliens vs Predators cuenta con un moderno multijugador, que incluye modalidades como Dominación, Partida a Muerte, Caza de Depredador o Plaga. En total, hasta dieciocho usuarios pueden enfrentarse en seis mapas diferentes.

A nivel gráfico, el título está claramente influido por las muchas entregas cinematográficas que han aparecido de los dos monstruos (juntos o por separado); es decir, junglas, instalaciones futuristas, ciudades en ruinas… Y exactamente lo mismo pasa con la banda sonora, repleta por lo general de canciones sacadas igualmente de las películas. Temas que a buen seguro cualquier seguidor de la serie (o series, según cómo se mire) podrá reconocer sin problemas. Además, el título llega doblado al castellano.

Al igual que sucede con muchas puestas al día de viejos shooters clásicos, Aliens vs Predator mantiene su esencia original, esa que posiblemente busquen sus seguidores, en lugar de intentar competir en opciones o mecánicas de juego con los shooters más modernos. Este es el principal “pero” que arrastra el título, junto con la ya comentada limitada duración de las tres campañas individuales y la falta de capacidad de sorpresa.

Cerrar