Análisis del Accesorio con Botón Trasero para DualShock 4 – ¿Vale la pena?

Un accesorio realmente interesante, pero que tiene en su precio a su mayor enemigo.

Analisis Accesorio Boton Trasero PS4 01

Poca, muy poca gente podría haberse imaginado que, con una generación acercándose a su cierre, Sony lanzaría un órdago al aire con el anuncio de un accesorio para su DualShock 4. El mando por excelencia de PlayStation 4 está a punto de recibir un accesorio pensado para darle una mayor versatilidad y, sobre todo, para acabar con la “postura de la garra” a la hora de jugar a determinados videojuegos. Sí, Miyazaki, te estoy mirando a ti.

De nombre oficial “Accesorio con botón trasero”, hemos podido jugar durante unas semanas con este complemento para nuestro mando y escudriñar todo lo positivo y negativo de su propuesta para ver si realmente merece la pena o no. En un terreno donde Microsoft parecía tener las claves del liderazgo indiscutible con su rama Elite, ¿puede Sony dar la sorpresa con este accesorio para el mando de su actual consola? Te lo contamos.

Accesorio con botón trasero para el mando de PlayStation 4, ¿vale la pena?

Antes de lanzarnos de lleno a responder a esa pregunta, vamos a explicar de qué se trata principalmente. Como podéis ver en las fotografías que acompañan a esta reseña, este accesorio para el DualShock 4 tiene un tamaño bastante reducido, con un diseño que se distribuye en tres partes principales: un botón central con pantalla OLED y dos levas a los lados que hacen las veces de botones.

Estructura sencilla para un aparato que está pensado para usarse sin verlo directamente, y es que va colocado en la parte inferior-trasera del pad, acoplándose a él como si fuera una pequeña capa extra pensada para añadir dos botones adicionales. Un sencillo periférico que no causa molestia alguna y que, dicho sea de paso, tiene un tacto bastante agradable y sólido. Ni molesta, ni es difícil de aprovechar. Se conecta de forma rápida y sencilla, y se usa de forma totalmente intuitiva.

Fácil de conectar, fácil de utilizar

Analisis Accesorio Boton Trasero PS4 02

Lo primero que llama la atención de este periférico es su colocación. Se conecta de forma directa al puerto EXT del DualShock 4 en su parte inferior, acoplándose a él (no hay que preocuparse por el jack de 3,5 mm, ya que el propio accesorio incluye una clavija para que puedas seguir conectando los auriculares). Para ello, es posible que se tenga que realizar un pequeño esfuerzo, cosa que, debo confesar, me dio algo de miedo la primera vez por la posibilidad de romperlo. Nada más lejos de la realidad, entra perfectamente y es duro como una roca.

Además de eso, también hay que señalar que su conector puede moverse para hacer más fácil el acople, cosa que ayuda sobremanera a la hora de colocarlo e insertarlo en la ranura correspondiente. Dado su diseño, además, está pensado para encajar de una única forma, y te aseguramos que no es posible “darle la vuelta a la tortilla” y colocarlo mal. En ese sentido, el diseño es acertadísimo y está perfectamente planteado.

A partir de ese momento, tan solo hay que encender la consola y activar el mando para que este botón comience a funcionar. No necesita ningún software adicional, ni tampoco ningún otro tipo de configuración complementaria, salvo la asignación de botones de la que voy a hablar ahora. Lo sacas de la caja, lo conectas y ya puedes empezar a utilizarlo. Plug & Play de manual, y de agradecer.

¿Cómo se configuran los botones?

Analisis Accesorio Boton Trasero PS4 03

Hemos dicho que, en total, son tres los botones que tiene este periférico. El central es el que se utiliza para escoger/modificar el perfil de juego, de un total de 3 disponibles, y los laterales son los que se usan para hacer de botones reales, pudiendo sustituir a otros del mando.

La configuración es fácil también, aunque requiere detenerse, dar la vuelta al mando y pararse a ver cuál es la mejor combinación para cada caso. El botón central con el panel OLED es el que manda aquí, y el que utilizamos para ver el perfil elegido y los botones correspondientes, funcionando de la siguiente manera:

  • Dos pulsaciones seguidas: cambio de perfil.
  • Pulsación larga: modificación del perfil seleccionado.

Cuando se activa la modificación, se debe pulsar cualquiera de los otros dos botones laterales para, a través de un menú secuencial, elegir qué quieres asignarle. De esta forma, puedes hacer por ejemplo que el izquierdo sirva como una dirección del D-Pad a escoger (ideal para juegos como Kingdom Hearts III o para cambiar de arma en Resident Evil 2 sin pararte), y que el derecho sirva para esprintar con L3 o agacharte con R3.

Hemos escogido una combinación al azar, pero lo cierto es que este complemento te deja configurar prácticamente cualquier botón del mando tradicional. Aunque hay dos excepciones, y es que no se pueden configurar ni el botón “Share”, ni el botón de PlayStation, ni tampoco el equivalente a pulsar el panel táctil del mando. Tres limitaciones que, ciertamente, carecen de sentido, dado que todo lo demás sí puede configurarse.

Experiencia de uso

Analisis Accesorio Boton Trasero PS4 04

Vistas la colocación y la configuración, dos aspectos en los que cumple bastante bien por la simplicidad con la que se ha enfocado su diseño, vamos a abordar ahora el verdadero quid de la cuestión: la experiencia de uso.

Lo cierto es que en estas semanas, ha pasado de ser algo complementario y opcional a convertirse en un aliado inseparable de nuestro mando, hasta el punto de que no se ha vuelto a desconectar de él. Tenemos tres perfiles ya configurados de forma diferente para juegos como Sekiro: Shadows Die Twice o el antes citado Kingdom Hearts III, y es que la movilidad y agilidad que ofrece contar con esos dos botones extra es realmente interesante.

Navegar por menús sin tener que hacer que Sora se detenga durante un combate, o incluso correr con Sekiro sin necesidad de cambiar la disposición de nuestra mano derecha para poder correr, saltar y combatir con más libertad. Son los casos en los que más lo hemos notado, y los que nos han hecho tener al accesorio con botón trasero como un aliado fundamental.

Nos gusta su diseño por lo bien que se integra con el mando, ya que ni rompe con su estética ni entorpece el uso habitual de este, sino todo lo contrario. Nos gusta también el tacto que tiene y cómo las levas que hacen de botones se acoplan a la parte trasera, a la vez que clican cada vez que las pulsas. En ese sentido, cumple perfectamente y demuestra que la utilidad del accesorio con botón del DualShock 4 está a la misma altura que su diseño.

Entonces, ¿vale la pena el Accesorio con botón trasero del DualShock 4?

Analisis Accesorio Boton Trasero PS4 05

Ya no podemos pensar en jugar sin él en nuestra PlayStation 4, por lo que podríamos decir que sí que vale la pena el accesorio con botón trasero del mando de PS4. No obstante, tenemos algunos “peros” que no podemos dejarnos en el tintero, porque sería injusto no mencionarlos.

El primero es que tiene un precio que se nos antoja alto para su utilidad real, y es que este complemento “únicamente” suma dos botones más al mando, botones que además son un mapeo de los ya existentes en el pad. El segundo, y más importante, es que no permite configurar más de un botón simultáneo para sus botones, no deja hacer macros. No puedes hacer que uno de sus botones equivalga a una combinación de otros, y eso nos habría resultado tanto o más interesante que su función principal.

Con todo, este accesorio estará disponible el 14 de febrero para todo aquel que quiera tener un extra de comodidad a la hora de jugar con su PS4. Es fácil de manejar, es muy fácil de colocar y su configuración es verdaderamente sencilla. Es una lástima que no profundice para quienes busquen algo más completo y exigente; pero, como acercamiento para jugadores que solo quieren una ayudita adicional, es bastante bueno. Eso sí, una bajada de precio, por pequeña que sea, lo convertiría prácticamente en algo indispensable.

Juan Antonio Fonseca Serrano

Saltando sobre tortugas en los suburbios de Midgar, con una guadaña cerca del corazón, desde finales de los 80. Juego a lo que puedo, junto letras sobre lo que me apasiona y siempre tengo un ojo en las redes.

Publicaciones relacionadas

Cerrar