Análisis de Cadence of Hyrule – Salvando Hyrule al compás de compasillo

El cross-over que menos esperábamos, pero el que más necesitábamos.

Análisis Cadence of Hyrule: Crypt of the NecroDancer ft. The Legend of Zelda 01

Los cross-overs locos son algo que estamos acostumbrados a ver desde que Los Picapiedra coincidieron con Los Supersónicos, o cuando incluso John Cena se coló en Scooby-Doo. A las grandes compañías les encanta mezclar universos para captar la atención de los consumidores.

Ahora, imagina que eres un estudio indie que hace un juego musical que logra cavar bien hondo en el corazón de muchos jugadores. Piensa ahora que quieres hacer un DLC con una franquicia mundialmente famosa y que sus responsables te dicen que nada de hacerlo como un descargable, que mejor crear un juego entero desde cero con esas mecánicas que tanto ritmo tienen. Eso es lo que le ha pasado a Brace Yourself Games, creadores de Crypt of the Necrodancer, y a Nintendo, padres de The Legend of Zelda. Ese fue el detonante que hoy nos obliga a hablar de un genial cross-over, el de Cadence of Hyrule.

Un videojuego que combina el pixel-art más pulido, este de la mano de los responsables del nostálgico Sonic Mania, con los remixes más originales y unas mecánicas con un atractivo irresistible. Lanzado el pasado 13 de junio, nos hemos lanzado de lleno a esta musical Hyrule de la mano de Link, Zelda y Cadence para disfrutar como enanos de cómo se reinventa, a la vez que conserva sus rasgos más característicos.

Cadence of Hyrule: Crypt of the NecroDancer Featuring The Legend of Zelda

Análisis Cadence of Hyrule: Crypt of the NecroDancer ft. The Legend of Zelda 02

Con un nombre tan largo como es Cadence of Hyrule: Crypt of the NecroDancer Featuring The Legend of Zelda, podríamos esperar que el resultado de esta mezcla de mundos fuera algo caótico. Te avisamos de que no es así, de hecho, introducir mecánicas musicales en el mundo de Zelda es algo que no sabemos cómo no se había hecho nunca antes.

La idea principal es tomar las mecánicas de Crypt of the NecroDancer, totalmente basadas en el ritmo y en las pulsaciones del mando, y combinarlas con el universo y los elementos del universo de Zelda. En lugar de explorar criptas por niveles, exploramos la Campiña de Hyrule, su castillo e incluso otras localizaciones como el Desierto Gerudo mientras avanzamos casilla a casilla aniquilando enemigos, descubriendo secretos, resolviendo puzles y superando mazmorras.

Un cóctel cargado de ritmo, pensado para los que no pueden evitar golpear la mesa al ritmo de la música o hacer lo mismo con el pie en el suelo; pero también con opciones para quienes llevan esto de la música regular. Además de cambiar la estructura de niveles por un enorme mapa a explorar, Cadence of Hyrule introduce también una modalidad que no se basa en el ritmo, en la que los enemigos se desplazan con cada movimiento del jugador, una buena forma de introducirse en un juego que explota por completo cuando te dejas llevar por el compás y por la incuestionable magia de Zelda.

Análisis de Cadence of Hyrule

Desde el mismo momento en el que entras al menú de inicio y escuchas ese remix del tema principal de Ocarina of Time, Cadence of Hyrule está buscando llamar tu atención con la base de Zelda, pero con el filtro de Crypt of the NecroDancer. El ritmo impera aquí, y todo se ha hecho tomando la melodía como, base. Es un juego musical, pero a la vez es una aventura al más puro estilo zeldero. Y es ese equilibrio entre mundos lo que hace que resulte tan atractivo.

Una aventura siempre diferente

Análisis Cadence of Hyrule: Crypt of the NecroDancer ft. The Legend of Zelda 03

Vamos a ponernos un poco técnicos antes de seguir. Este título se puede enmarcar dentro del género roguelite por numerosas razones. La primera de todas es que el mapeado cambia con cada nueva partida que comiences desde cero. Salvo algunas localizaciones puntuales, la distribución del mapa se altera, aunque preserva el mismo diseño de las “salas” del mundo.

A su vez, cada muerte implica perder muchos de los objetos que hayas recogido, así como las rupias que tuvieras. Aquí es donde entra en juego una de las mecánicas que hacen de Cadence of Hyrule algo más accesible, y es que, al limpiar cada zona de enemigos, obtienes unos diamantes que puedes canjear por varios objetos en esa especie de limbo al que acudes cada vez que mueres. De esta forma, puedes recuperar alguna pala, una antorcha o algún colgante para no empezar de nuevo sin nada. Además, si se te da genial eso de llevar el ritmo y no rompes el compás en ningún momento, podrás obtener más diamantes y tendrás unas reservas más grandes.

Esta mutabilidad de mapeados se transmite también a las mazmorras principales, aunque estas cambian automáticamente cada vez que mueres en ellas. Si estás avanzando en una y logran aniquilarte mientras intentas superarla, la estructura y distribución de sus salas cambia para que tengas que volver a explorar de nuevo. Por suerte, es algo que no ocurre con los jefes.

Con Cadence, pero también con Zelda

Análisis Cadence of Hyrule: Crypt of the NecroDancer ft. The Legend of Zelda 04

Ahora sí tenemos que entrar en el auténtico núcleo duro de Cadence of Hyrule, que no es más que su ritmo. El equipo de Brace Yourself Games no ha vuelto a recurrir a la batuta de Danny Baranowsky para nada, ni tampoco ha optado por el famoso artista de YouTube, Jules Conroy, para la guitarra o Adriana Figueroa para las voces por gusto. La banda sonora de este juego está compuesta por 25 versiones de varios de los temas más famosos de la saga The Legend of Zelda.

Remixes que tienen ciertos tintes de las bandas sonoras propias de la época de Mega-Drive y Super Nintendo, que son capaces de poner los pelos de punta y hacer que el pie se te vaya al ritmo de la música mientras vas saltando de casilla en casilla repartiendo espadazos, tirando flechas o reventando grietas con tus bombas en busca de secretos. Todo lo que harías en un videojuego de Zelda clásico de vista aérea, con el matiz de estar sujeto a la necesidad de pulsar al compás de la música.

Al principio éramos reticentes a su propuesta; de hecho, establecer esta mecánica nos parecía algo que limitaba la libertad y la facilidad de exploración de un juego de este tipo, pero nada más lejos de la realidad. Se disfruta tanto o incluso más si eres un fan de la música de esta franquicia, porque conserva ese pequeño toque retorcido de empujarte a explorar cada rincón en busca de una fuente de hadas, para conseguir las aletas Zora o dar con ese objeto que te permita avanzar. Podría pasar perfectamente por otra aventura más de Link, solo que más condensada y breve.

Y no te preocupes si te ves como un pato mareado, como ya hemos dicho antes, el juego te ofrece la opción de quitar el componente rítmico para que todos los enemigos se muevan al mismo tiempo que tú. Una buena forma de aprender sus patrones de movimiento y de ataque, de coger soltura con los diferentes objetos y de familiarizarte con el ataque automático o el comportamiento de las armas. Eso sí, es una opción mucho menos divertida que dejar que sea la música la que lleve la batuta no solo de lo que llega a tus oídos, sino también de tus acciones.

Una gozada audiovisual

Análisis Cadence of Hyrule: Crypt of the NecroDancer ft. The Legend of Zelda 05

Cadence of Hyrule no es solo bueno a nivel de mecánicas y de sonido, también lo es a nivel visual. No importa que estés jugando con otro amigo con su modo cooperativo o que te dediques a ir por tu propia cuenta en esta Hyrule dominada por el ritmo, el trabajo hecho para recrear tanto enemigos como mapas de este reino por el que tantas veces nos hemos movido es sensacional.

Es una buenísima evolución de lo que pudimos ver en el clásico A Link to the Past, un trabajo que se encuentra a medio camino entre lo que daba este en Super Nintendo y lo que Minish Cap hacía en Game Boy Advance. Muy estilizado, con animaciones bien elaboradas para todas sus partes; pero sin olvidar ese toque retro que los fans más veteranos siempre agradecen.

Puede que renuncie al acabado tridimensional de propuestas como ese adorable Link’s Awakening que se avecina, pero está muy por encima de la estética de Crypt of the NecroDancer. Y creednos, ver a toda Hyrule recreada de esta manera, mientras responde al compás de lo que dicta la música, es simplemente irresistible.

Tócala otra vez, Link

Análisis Cadence of Hyrule: Crypt of the NecroDancer ft. The Legend of Zelda 06

Jamás pensamos que llegaríamos a ver un cruce de un indie como Crypt of the NecroDancer con una franquicia con tanto bagaje como The Legend of Zelda, pero Nintendo y Brace Yourself Games lo han hecho posible. Cadence of Hyrule es el retoño de este cruce tan inusual como fascinante, es una combinación que te mantiene con los cinco sentidos puestos en la partida mientras te invade la marcha de su música y lo das todo combatiendo contra los enemigos.

Si eres alguien que disfruta con la banda sonora de los videojuegos, si te gusta Zelda, si te gustó este indie rítmico que tanto sorprendió o si, simplemente, te ha picado el gusanillo por saber qué se esconde tras este juego, no dudes en darle una oportunidad. Cadence of Hyrule te atrae lentamente y te absorbe sin darte cuenta, hasta que te descubres silbando la versión tecno de la campiña de Hyrule.

Juan Antonio Fonseca Serrano

Saltando sobre tortugas en los suburbios de Midgar, con una guadaña cerca del corazón, desde finales de los 80. Juego a lo que puedo, junto letras sobre lo que me apasiona y siempre tengo un ojo en las redes.

Publicaciones relacionadas

Cerrar