Análisis de Assassin’s Creed Valhalla: La Ira de los Druidas – Irlanda sigue la ruta del éxito

El primer gran DLC de Assassin's Creed Valhalla ya está aquí y cumple con lo que promete.

Se ha hecho esperar, pero el primer DLC de Assassin’s Creed Valhalla ya está entre nosotros. La Ira de los Druidas es la primera expansión del juego de vikingos de Ubisoft, que no solo introduce una nueva trama, sino que además nos llevará a un nuevo mapa. La verde Irlanda nos da la bienvenida con una conspiración que se cierne sobre el recientemente coronado Rey de toda Irlanda a manos de la misteriosa secta de los Hijos de Danu.

Así pues, habiendo cogido los suministros necesarios y con ansias de una nueva aventura, izamos vela y nos vamos con nuestros drengr a Irlanda. Bienvenidos a nuestro análisis de Assassin’s Creed Valhalla – La Ira de los Druidas.

La conquista de Irlanda

Como hemos comentado, este nuevo contenido se desarrolla exclusivamente en Irlanda (tras una pequeña introducción en nuestro asentamiento) y es que el juego se adaptará por completo a las tradiciones y mitología de la isla. Lo primero que haremos nada más llegar a Dublín es encontrarnos con un familiar de Eivor, quien fue el motivo principal por el que nuestro personaje se embarcó en la travesía.

Barid, primo de Eivor y Rey de Dublin, quiere hacer de la ciudad irlandesa un puesto comercial con rutas hacia todo el mundo, convirtiéndose en uno de los puntos más importantes de la zona y uno de los mayores apoyos del nuevo Rey de Irlanda, Flann Sinna. Para ello le pide ayuda a Eivor, quien debe acabar con conspiradores y ayuda a Barid a que la coronación de Flann transcurra sin problemas.

A medida que avancemos y vayamos tirando de la manta descubriremos la extraña secta de los hijos de Danu, un grupo de irlandeses arraigados a sus tradiciones y con fuertes conexiones con las historias mitológicas de la zona. Su intención es la de interferir en la corona y conseguir mandar entre las sombras. Nuestro papel será el de darles caza, al igual que hicimos con la Orden de los Templarios en el juego base.

Un acercamiento a los inicios de Assassin’s Creed

valhalla druidas 1

El caso es que pese a tener intenciones parecidas a las del juego base, La Ira de los Druidas es una experiencia más cercana a lo que nos ofrecían los Assassin’s Creed tradicionales. Nuestro avance es lineal ya que cada zona del mapa contribuye a la misma historia (en el juego base cada zona tenía su propia historia e incluso algunas no estaban ligadas con la trama principal) y se va avanzando de forma progresiva: cuando terminamos la trama principal de una zona la historia nos lleva a la siguiente.

Por desgracia, pese a recuperar esa forma de contar la historia también se han recuperado ciertas manías como las misiones de relleno. Durante un par de veces en la trama se nos pedirá que nos ganemos el favor de los diferentes reyes de Irlanda. Para ello debemos hacer caso a las peticiones que encontremos en los palomares y que consistirán en despejar campamentos, acabar con objetivos específicos y, básicamente, realizar contenido secundario a la fuerza.

Esta medida no es más que otra forma de alarga artificalmente la experiencia, algo que -sin duda- acaba cortando el ritmo de la trama principal, ya que si el jugador quiere completar contenido secundario debe ser algo que haga por su propia voluntad. Si queremos jugar a la historia y nos obligan a parar de golpe para hacer tareas la sensación es bastante amarga.

valhalla druidas 2

Aun así, la trama principal de La Ira de los Druidas aporta una historia muy interesante y con personajes muy logrados, con especial énfasis en el bardo del Rey Flann, Ciara, quien tiene unas escenas tremendas que seguro enamorarán a más de un fan de Assassin’s Creed.

En cualquier caso, esta expansión se puede acceder casi al principio del juego, por lo que no esperéis que continúe la trama principal tanto de Eivor como del presente, algo que seguramente hará la segunda expansión, tal y como pasó con Origins y Odyssey, cuyas segundas expansiones se pueden considerar como el final verdadero de cada juego.

Gameplay reconocible, con grandes recompensas

valhalla druidas 3

En cuanto al gameplay, tal y como os hemos contado, nos topamos con la misma experiencia que en Assassin’s Creed Valhalla, con un desarrollo de misiones basado en el combate cuerpo a cuerpo y la utilización de aptitudes. Justamente, en cuanto a aptitudes, se han añadido unas cuantas, así como piezas de armadura y equipo, que estarán repartidos por el mapa de la misma forma que en el juego base.

Además de las piezas de equipo también tendremos los tesoros y los monasterios que podremos saquear junto a nuestros drengr. Por supuesto, las historias secundarias también harán acto de presencia, así como otras actividades.

El mayor añadido o al menos lo más distinto respecto a la experiencia del juego base tiene que ver con Dublín y en el minijuego de gestión. Una vez terminemos el primer capítulo de la Ira de los Druidas se nos pedirá que vayamos recuperando diferentes puestos comerciales repartidos por toda Irlanda. Para recuperar esos puestos es necesaria una licencia (puede estar en el mismo puesto, en manos del enemigo en un campamento o escondida en otro lugar) y acabar con los enemigos que hayan tomado el puesto.

vahalla druidas 4

Una vez hayamos recuperado el puesto contaremos con 3 zonas que podemos construir invirtiendo los materiales que hayamos saqueado en los monasterios. Mientras más invirtamos más recursos generaremos y más rápido llegarán a Dublín. Una vez estemos en Dublín podemos recoger dichos recursos (algo así como los ingresos que generaba Monteriggioni o la Hacienda Davenport).

La clave reside en que una vez hemos recogido los recursos los tenemos que invertir en misiones de comercio en Dublín mediante el puesto de Azar. En dicho puesto tendremos misiones en las que a cambio de invertir materiales se nos recompensará con equipo único siguiendo el sistema de caza de Ravensthorpe donde a cambio de pieles nos daban runas especiales.

Aquí en Dublín tendremos recompensa doble. Por un lado, se nos recompensará con armas y equipo de lo más interesante y por otro veremos como el nivel de reputación de Dublín crece, permitiéndonos acceder a más misiones y a seguir ayudando a nuestro primo Barid.

Una técnica impecable

valhalla druidas 6

En cuanto al apartado técnico seguimos en la línea de Assassin’s Creed Valhalla, con una resolución a 4K y 60fps en las consolas de nueva generación que aseguran que sea una de las experiencias más fluidas que podemos jugar en la saga Assassin’s Creed.

Del mapa de Irlanda no destaca su tamaño, pero sí lo bello de sus parajes. Si Inglaterra contaba con biomas bastante diferentes y cada zona era un poco como su propio mundo, aquí se ha otorgado un mismo estilo a toda Irlanda, haciendo honor a su fama de lugar verde y lluvioso, donde a la mínima podemos ver en el cielo como un arcoíris, prestándose a tomar capturas de lo más bellas.

En cuanto al sonido seguimos contando con un genial doblaje al castellano, pero también hay que hacer hincapié en que se han mantenido las voces originales de muchos NPC que hablan en el dialecto propio de la época en Irlanda, acompañado por canciones de la época tocadas por Ciara y una BSO muy acorde a la zona que nos mete de lleno en ella.

De hecho, es encomiable ver -una vez más- el enorme trabajo de localización del juego, intentando hacer que de verdad nos sintamos en la Irlanda del Siglo IX.

El DLC que estabas esperando

valhalla druidas 5

Assassin’s Creed Valhalla – La Ira de los Druidas es un muy buen DLC que recompensará a los jugadores del título de Ubisoft con más de 20 horas de nuevo contenido, una trama completamente nueva e interesante y un minijuego de gestión bastante curioso que otorga recompensas de lo más jugosas. La Ira de los Druidas se ha hecho de rogar, pero ha sido una experiencia que ha merecido la pena pese a las pequeñas fases de relleno. Ahora toca esperar a que nos llamen desde París, donde todo apunta a que nuestra ayuda será vital para tomar la ciudad francesa.

Juan Montes

Comunicador y apasionado de los videojuegos de aventuras, rol y plataformas. Crecí junto a un marsupial y blandiendo la llave espada; ahora acompaño a cazarrecompensas, asaltatumbas y luciérnagas con la misma pasión.
Cerrar