Análisis de Astro’s Playroom – Pasado, presente y futuro de PlayStation

El simpático robot que ya triunfó en PSVR regresa con un plataforma súper digno y dedicado a las funciones del DualSense.

PlayStation es una marca que cuentan con un gran plantel de mascotas que representan algunos de los géneros más representativos para los jugadores. En la recta final de la pasada generación y como impulso a la realidad virtual, se coló en el entorno de la firma japonesa un simpático robot llamado Astro Bot, que sacaba a relucir todo el potencial de PSVR. Ahora, es el encargado de dar la bienvenida a todos aquellos que adquieran una PS5, mediante Astro’s Playroom, una suerte de plataformas muy variado que repasa de manera soberbia la historia de PlayStation en los videojuegos y que, además, da un paso de gigante hacia el futuro.

El futuro está en tus manos

Y esta afirmación es literal, porque si algo pretende Astro’s Playroom es sacar a relucir todo lo bueno que tiene comprarse una PS5. Su principal baza es el uso de la tecnología háptica del DualSense y los gatillos adaptativos, pero también produce un resultado de lo más interesante con el audio 3D y con el uso del SSD para los tiempos de carga y los cambios de escenarios en un corto espacio de tiempo y sin ningún tipo de transición. Desde luego, no se me ocurre mejor forma de internarse en PS5 que haciéndolo junto al simpático robot que ya merece un puesto privilegiado entre las mascotas más destacadas de la historia reciente de PlayStation.

Un plataformas más que digno

astro playroom ps5

Pero más allá de ser una experiencia didáctica por el entorno de PS5, es innegable que el trabajo de Team Asobi y Japan Studio es bastante satisfactorio como juego de plataformas. La propuesta invita a recorrer la historia de las consolas PlayStation a través de cuatro mundos con cuatro niveles cada uno (centrados en las cuatro generaciones que han existido hasta la fecha por parte de la firma japonesa, incluyendo también las dos portátiles). El objetivo es recorrer los niveles y encontrar piezas de puzle que componen diversos murales en el centro de operaciones del sistema PlayStation, donde también van apareciendo diferentes artilugios que se encuentran en zonas secretas de los niveles: las consolas, sus mandos, periféricos…

Y hay que reconocer que el diseño de los niveles es bastante original y explora con grandes tintes de nostalgia los casi 30 años que PlayStation lleva entre nosotros. Mención especial a los innumerables easter eggs de franquicias nacidas en las consolas de Sony y que arrancan una sonrisa irremediable al encontrarlos, ya que están interpretados por los propios Astro Bot, pero son totalmente reconocibles. Trabajazo por parte del equipo de desarrollo para plasmar todas las licencias exclusivas de la marca. En relación a lo que es el título en sí, poco se puede mencionar, pues sus mecánicas son bastante simplonas: salto, salto doble con propulsores, giro y golpeo. Pero donde exprime sus posibilidades en en las diferentes formas que puede adoptar el simpático robot.

El DualSense como arma para transformar el modo de jugar

astro's playroom 5

Y es que en determinados niveles, Astro Bot puede introducirse en algunos trajes que modifican su forma y le permiten tener acceso a habilidades nuevas y que sacan el mayor partido del mando de PS5. El primero de ellos, el que repasa la historia de la primera PlayStation, permite controlar a una pelota que hay que trasladar por un recorrido de diferentes terrenos. La primera novedad se encuentra en que esa pelota ha de ser movida por el pad táctil, cuyo tacto va cambiando en relación a la superficie en la que se encuentre. Es aquí donde el DualSense hace de las suyas con la tecnología háptica, porque las sensaciones no tienen nada que ver cuando te sitúas en una superficie rocosa, en una de barro o en el deslizante hielo. Cada una de ellas aporta la impresión que debe, dado la sensación de estar tocando el terreno que se ve en pantalla. Una de las mejores experiencias que he vivido junto a una consola.

astro's playroom ps5

En relación al mundo dedicado a PlayStation 2, Astro Bot puede vestir el traje de una rana a la que es imposible mover con el joystick. Para ello, hay que inclinar el mando en la dirección que se quiera: y no basta únicamente con hacerlo hacia izquierda o derecha, sino que también hay que darle la inclinación precisa. Para ejecutar el salto, también entran en juego los gatillos adaptativos, por lo que hay que imprimir la fuerza necesaria para que el salto sea corto o de mayor longitud y para este último caso hay una mayor resistencia, aunque no excesiva. La precisión es una necesidad y adaptarse a ello es realmente divertido.

astro's playroom ps5

Para el caso relativo a la generación de PlayStation 3 y PSP, Astro Bot se monta en su propia nave espacial para superar escenarios verticales y casi sin apoyo. Para ello, hay que mover nuevamente el DualSense en la dirección que se le quiere imprimir, pero con una precisión milimétrica para no impactar con los asteroides y trasladarlo hasta el lugar que se pretende. Para impulsarlo, de nuevo hay que hacer uso de los gatillos adaptativos, que aquí sí que ofrecen una mayor resistencia y que determinan la potencia de movimiento, por lo que es crucial encontrar el equilibrio que requiere cada zona de estos niveles para alcanzar los objetivos.

astro's playroom ps5

Por último, para la generación de PlayStation 4 y PS Vita, Astro Bot se pone el disfraz de un mono, cuyo objetivo es escalar varias zonas. Para ello, hay que hacer uso de los gatillos adaptativos para agarrarse a los puntos seleccionados e inclinar el mando dependiendo de la mano con la que se quiera llegar al siguiente punto de apoyo. Algunas de estas piedras son muy frágiles, por lo que hay que apretar el gatillo con suma delicadeza para que no se quiebren. No acaba ahí la cosa, porque en estos niveles también hay que impulsar al mono mediante una barra, por lo que hay que realizar el movimiento pertinente con el mando (en vertical) repetidas veces para que alcance la zona siguiente. Una propuesta de lo más interesante.

astro's playroom ps5

Y si creías que eso era todo, estás muy equivocado, porque también hay otras dos vertientes a tener en cuenta respecto al uso del DualSense en Astro Bot: los niveles con arco y los molinillos que hay que soplar. Sí, has leído bien: hay que soplarle al micro del mando para que ejerza una acción de viento y haga girar los molonillos de papel. Me resulta muy curioso cómo van a exprimir esta opción otros títulos, pero sin duda es algo de lo más interesante. En relación a los momentos con arco, la representación de la tensión de la cuerda está trasladada con un enorme acierto y produce la sensación de estar apuntan con una flecha realmente. Impresionante.

La velocidad del sonido

astro's playroom ps5

Hay dos elementos más que merece la pena comentar en Astro’s Playroom: uno es la velocidad que aporta el SSD, el otro es el uso del audio 3D. Empiezo por el segundo, porque es el que se identifica de un modo más sencillo, especialmente con el uso de cascos. El sonido que sale del mando es un elemento fundamental para la inmersión con la tecnología háptica, cuya simbiosis produce ese efecto inmersivo que se pretende. No obstante, el audio espacial aporta otra dimensión entre lo que se escucha en el título: el agua, el hielo al ser rasgado, una tormenta de arena, la lluvia… Todo cobra un aspecto sonoro mucho más realista y determinante.

De hecho, no solo produce ese efecto real, sino que es totalmente identificable según la dirección en la que se produce. Por ejemplo, en uno de los niveles hay nubes que producen una ráfaga de viento y puedes percibir de dónde proceden por la intensidad que llega a uno de tus oídos, mientras que en el otro se va perdiendo poco a poco en la lejanía. Esto es una experiencia muy gratificante en un título con una estética tan simpática como la de Astro’s Playroom, pero puede ser un deleite que nos deje absortos en grandes triple A que están por llegar a PS5.

astro's playroom gameplay
Astro’s Playroom consigue sacar el máximo partido del DualSense y su tecnología háptica

En relación al uso del SSD, no hay mejor nivel para comprobar su potencial que en el primero de los que componen la generación de PlayStation 3, que precisamente recibe el nombre de Autopista SSD. Cuando Astro Bot es lanzado por el aire y se monta en un ala delta, se puede ver cómo surgen de la nada diversos obstáculos que cargan a una gran velocidad o cómo aparecen vehículos aéreos para interponerse en tu camino. Esto demuestra la gran capacidad que tiene PS5 para cargar diferentes escenarios en tiempo real, así como todo lo que surge en la pantalla sin necesidad de un fundido a negro o una transición cualquiera. Una excelente prueba de lo que puede hacer esta tecnología.

Un juego pequeño, pero matón

astro's playroom ps5

Astro’s Playroom ha sido una propuesta de lo más gratificante y placentera, siempre teniendo en cuenta que se trata de un título gratuito que está preinstalado en PS5. No obstante, se desmarca como un buen plataformas que ofrece un repaso soberbio a todo lo que puede hacer PS5 y a los aspectos que definirán los grandes videojuegos que están por llegar en los próximos meses y años. Tal vez no sea un motivo de peso para comprar la consola, pero si le das una oportunidad te verás atrapado por sus niveles y por las sensaciones que te transmitirá el uso del DualSense y la tecnología háptica con un excelente repaso al pasado y el presente de la marca, además de dar el primer paso hacia el futuro que nos depara.

Juan Montes

Comunicador y apasionado de los videojuegos de aventuras, rol y plataformas. Crecí junto a un marsupial y blandiendo la llave espada; ahora acompaño a cazarrecompensas, asaltatumbas y luciérnagas con la misma pasión.
Cerrar