Análisis de Atelier Lydie & Suelle: The Alchemists and the Mysterious Paintings – Un mundo de color

 

 

El género JRPG es uno de los más clásicos que existe y también uno de los más prolíficos, por lo que sobrevivir durante años y años se antoja una tarea muy compleja. Eso es precisamente lo que ha logrado Koei Tecmo con su saga Atelier, que este año cumple veinte primaveras y lo está celebrando con el lanzamiento de su decimonovena entrega, la que hoy nos ocupa: Atelier Lydie & Suelle: The Alchemists and the Mysterious Paintings.

Se trata, además, de la tercera y última entrega de la subsaga Mysterious, que fue precedida por Atelier Sophie: The Alchemist of the Mysterious Book en 2016 y por Atelier Firis: The Alchemist of the Mysterious Journey en 2017. Este nuevo Atelier podemos volver a jugarlo en PlayStation 4 y PC, pero la saga debuta en Nintendo Switch como gran novedad. Aun así nosotros solo hemos podido probar la versión de la consola de Sony, por lo que todo lo que digamos hará referencia a esta versión.

Esta nueva entrega está protagonizada por dos gemelas alquimistas, llamadas Lydie y Suelle, que tienen el objetivo de convertir su taller de alquimia en el más grande que haya existido. Ambas son muy diferentes entre sí, pero siempre van juntas viviendo aventuras. Repentinamente ambas se ven arrastradas a un mundo pintado al que acceden a través de un cuadro donde encontrarán todos los materiales que pueden necesitar para convertirse en verdaderas alquimistas, pero también hallarán todo tipo de peligros.

Como ves, su premisa no es la más innovadora del mundo, pero sirve para dar paso a una propuesta rolera de la vieja escuela que gustará a los fans del género. Atelier Sophie se deshizo del sistema de límite de tiempo y Atelier Firis introdujo por primera vez en la saga una suerte de mundo abierto. Aunque Atelier Lydie & Suelle se ha quedado con algunas de estas mejoras, lo cierto es que Koei Tecmo no ha añadido ninguna otra novedad de peso en la aventura.

Lamentamos la pérdida del mundo abierto. Y es que aunque cuando salimos a la ciudad del juego se nos ofrezca un mapa que nos hace pensar que podremos explorarlo todo libremente, en realidad todo está dividido por secciones y tiempos de carga entre unas y otras. No hay demasiado problema al respecto, pues todos los niveles tienen su encanto y sus cosas que hacer, pero es indudable que la pérdida del mundo abierto es algo que no esperábamos y que queríamos volver a disfrutar en Atelier Lydie & Suelle.

Pero tampoco vamos a ponernos tan negativos. Atelier Lydie & Suelle tiene cosas extremadamente positivas, como haber respetado la eliminación del límite de tiempo. Eso significa que podemos explorar a nuestro ritmo y experimentar todo lo que queramos con la alquimia en lugar de tener que hacerlo todo con prisas para cumplir con los tiempos y plazos que nos propone el videojuego. A ello hay que añadir una historia sólida, que no es especialmente original pero que cuenta con dos protagonistas con gran carisma y química entre ellas, lo que ofrece buenas dosis de humor.

Para conseguir que su taller de alquimia se convierta en el más valorado de toda la ciudad, Lydie y Suelle deben recolectar ingredientes para poder hacer sus recetas, luchar contra monstruos y hablar con otros ciudadanos de la localidad, aunque el verdadero punto diferencial de este Atelier es el poder “viajar” al interior de las pinturas, donde no solo encontraremos ingredientes especiales, sino que además el juego se toma la licencia de ofrecernos paisajes maravillosos y repletos de color.

La alquimia, como es evidente, es la parte más importante de Atelier Lydie & Suelle y recabar recetas es la mejor forma de progresar en una aventura que vuelve a tener en los combates por turnos su otro pilar fundamental. Avanzando en la historia o leyendo libros podemos encontrar nuevas recetas que nos servirán para crear todo tipo de útiles ítems, especialmente para los combates más complicados y que puedan suponer un desafío para nuestras habilidades.

Como decíamos, el combate por turnos es la otra gran acción que haremos constantemente en este JRPG de Koei Tecmo. No es que sea especialmente innovador ni original, pero cumple con su cometido. Cuando vamos teniendo acceso a más personajes, habilidades y objetos diferentes todo se vuelve mucho más dinámico, mientras que los combates de las primeras horas parecen un mero entrenamiento para todo lo que vendrá después de ello.

Teniendo en cuenta las opciones jugables de anteriores títulos de la saga Atelier, que Lydie & Suelle solo cuente con seis personajes jugables puede parecer escaso para los seguidores más acérrimos de la franquicia. Puede que pronto nos empiece a parecer repetitivo todo lo relacionado con el combate, pero no cabe duda de que los personajes que se han introducido tienen sentido y siempre resultan divertidos de controlar.

Es importante destacar (aunque es algo habitual en la franquicia) que Atelier Lydie & Suelle: The Alchemists and the Mysterious Paintings solo cuenta con textos en inglés y con voces en japonés, mientras que en muchas otras entregas de la saga también teníamos voces en la lengua de Shakespeare. Si no controlas de inglés es posible que la historia se te haga cuesta arriba, pues no encontrarás nada traducido al castellano.

En lo sonoro también contamos con un buen casting de voces, aunque echamos de menos poder seleccionar las voces en inglés como sí se pudo hacer en el pasado. El juego hace gala de una banda sonora simpática y amena, pero que en ningún caso destaca en demasía. Gráficamente estamos ante un título correcto, que demuestra que estamos ante una producción modesta y no ante una superproducción. Aun así, el colorido y los innovadores paisajes de las pinturas nos ofrecen preciosas estampas.

No queríamos cerrar este análisis sin comentar que a pesar de que en Japón ha salido a la venta una versión para PlayStation Vita del videojuego, esta todavía no ha sido confirmada para Occidente y es probable que nunca lo haga. Es algo verdaderamente triste, pues tanto Atelier Sophie como Atelier Firis pudieron ser jugados en la portátil más reciente de Sony y quienes adquirieran estos juegos en esa plataforma ahora deberán optar por otra si quieren poder cerrar la trilogía Mysterious.

Joel Castillo

Jugabilidad: La alquimia de este nuevo Atelier es profunda, compleja y llena de posibilidades, justo lo que esperábamos de ella. El combate sigue siendo entretenido, aunque sin ofrecer grandes novedades y la ausencia del mundo abierto que había debutado con Atelier Firis es una gran decepción para los seguidores de la saga.

Gráficos: A pesar de contar con un diseño artístico atractivo y un colorido muy llamativo, Atelier Lydie & Suelle vuelve a poner de manifiesto que la tecnología de la saga se ha quedado desfasada, pues ni en PlayStation 4 logra lucir como un juego de esta generación.

Sonido: La banda sonora acompaña adecuadamente a la aventura, pero todo lo demás en este apartado son malas noticias. Hemos perdido el inglés como idioma de audio (ahora solo está disponible el japonés) y los textos siguen siendo únicamente en el idioma de Shakespeare, de modo que si esperabas una traducción al castellano tendrás que seguir cruzando los dedos para que ocurra en la siguiente entrega.

Duración: Se trata del apartado más destacado de este nuevo Atelier, como de casi cualquier otro título de la franquicia. Solo la historia principal puede durarnos decenas de horas, mientras que al hacer misiones secundarias y tratar de descubrir todo sobre la alquimia ampliaremos todavía más el número de horas de juego.

Historia: Puede que la premisa inicial no sea demasiado innovadora, pero Atelier Lydie & Suelle cuenta con una historia sólida y atractiva por momentos gracias, en gran parte, a la química que hay entre las dos gemelas protagonistas, que aportan un inconfundible toque de humor que le viene de perlas a la propuesta.

Conclusión: La conclusión de la trilogía Mysterious de Atelier no ha sido tan innovadora o rompedora como esperábamos, pero lo cierto es que tiene suficientes elementos como para ser un nuevo éxito entre los seguidores de la franquicia. Alquimia, combate por turnos, una historia interesante, personajes carismáticos y horas y horas de diversión. La gran pega de este nuevo Atelier es la ausencia de voces en inglés y textos en castellano, aunque es algo que muchos fans ya se imaginarían.

Cerrar