Análisis de Blacksad: Under the Skin – Las aventuras de un no tan lindo gatito

Os contamos nuestra opinión sobre el título de Pendulo Studios.

Captura de pantalla de Blacksad: Under the Skin

Blacksad es un universo desconocido para mí, algo que cambió cuando comencé a interesarme por un juego desarrollado en España, producto de Pendulo Studios, un estudio especializado en las aventuras gráficas y cuyo grueso de juegos se encontraba en PC. La propuesta de Blacksad: Under the Skin me recordaba mucho a una de mis aventuras gráficas favoritas, The Wolf Among Us, así que tras interesarme un poco por el juego tocaba esperar con ganas su lanzamiento y jugar por fin al título.

Blacksad: Under the Skin está basado en el universo de cómics de Blacksad pero cuenta una historia nueva, de manera que si sois novatos en este universo -como un servidor- no os sentiréis descolocados o abrumados por el juego, sus personajes e historias. Claro está que si sois asiduos a sus cómics os costará menos reconocer ciertas caras y demás referencias, pero desde luego Blacksad: Under the Skin es un juego que permite que cualquier jugador lo pueda disfrutar. Así que, aprovechando que hoy se pone a la venta la edición coleccionista de Blacksad: Under the Skin os traemos su análisis, jugado en PlayStation 4.

John Blacksad, detective privado

La historia nos pone en la piel felina de John Blacksad, protagonista de la saga de cómics y que llega por primera vez a un videojuego. Este gato con aspecto humanoide (todos los personajes están basados en animales con cuerpo humano) es un detective privado, veterano de la Segunda Guerra Mundial, que se dedica a resolver casos para ganarse la vida en un despacho desastroso donde reina el desorden. La primera escena del juego ya nos deja las cosas claras, un cabreado señor irrumpe con la intención de matarnos por querer desvelar a su mujer que le es infiel.

Ahí es donde entran en juego las mecánicas clásicas de las aventuras gráficas, donde tenemos que superar ciertos Quick Time Events si no queremos morir. Una vez superada la pelea comenzamos a tomar decisiones en nuestras respuestas, de forma que podemos aceptar un soborno del marido para asegurarse nuestro silencio o ser fieles a nuestros ideales y ganarnos un enemigo para siempre.

Análisis de Blacksad: Under the Skin

Las decisiones irán afectando en el desenlace de la historia y ya esa primera escena, nada más comenzar el juego, tiene gran repercusión más adelante.

Investigación pura y dura

El grueso del juego llega cuando un viejo amigo viene de la mano de Sonia Dunn, hija de Joe Dunn, el encargado de un gimnasio que apareció ahorcado días atrás. Aparentemente se trata de un suicidio, aunque lo que Sonia quiere que investiguemos no es eso, sino la desaparición de uno de los integrantes del gimnasio, un prestigioso boxeador que tenía un combate concretado próximamente y que había desaparecido.

Análisis de Blacksad: Under the Skin

La desaparición del boxeador coincide con el suicidio de Joe Dunn, por lo que aquí ya comenzamos a sospechar de que pasa algo. Una vez llegamos a la escena y comenzamos a investigar veremos que hay una trama que se irá deshilachando a medida que vayamos tirando. Sin contar mucho más de la historia, os podemos asegurar de que estamos ante una aventura gráfica pura y dura, con controles adaptados a la actualidad en vez del típico point-and-click además de la eliminación del típico inventario de objetos. Eso no quita que Blacksad tenga sus herramientas, como unas útiles ganzúas.

Una experiencia desastrosa

La historia de Blacksad: Under the Skin es más que decente y sus personajes están definidos de maravilla, algo que siempre es de agradecer en este tipo de títulos. El problema es cuando hablamos del juego más allá de su trama y su sistema de decisiones, deducciones e investigación.

Blacksad: Under the Skin está roto, es un juego que no se ha lanzado acabado y lo normal es que tengáis problemas jugando. Ni el parche Day One de casi 10 GB ha podido salvar un apartado técnico que lastra por completo la experiencia global. Es más, la sensación tras jugarlo es demasiado agridulce. Principalmente porque el juego tiene puntos positivos que lo hacen una propuesta muy interesante en su género, pero todo lo relacionado con lo técnico es una mancha terrible que hace que te desesperes.

Análisis de Blacksad: Under the Skin

Lo normal es que cada 15 o 30 minutos tengáis que volver al menú principal y cargar partida porque Blacksad se habrá quedado atascado en alguna esquina o no habéis terminado correctamente una conversación. Si decidís seguir caminando por una calle hasta llegar a su límite y desaparecer por pantalla, si decidís daros media vuelta, el personaje no volverá a aparecer. Si la cámara no hace el giro correcto en un escenario cerrado y el personaje cambia de plano, no volverá a aparecer. Así una lista infinita de bugs y problemas dignos de un juego a medio cocer.

Por otro lado, la experiencia narrativa de Blacksad podría ser mejor, ya que recae demasiado en un estilo de juego que sólo dominarán los más asiduos a las aventuras gráficas puras. Si antes decía que Blacksad: Under the Skin era apto para todos los jugadores habías leído o no sus cómics, en este caso debo matizar, ya que si no lleváis unas cuantas aventuras gráficas a vuestras espaldas os preguntaréis desde el minuto uno qué es lo que debéis hacer, con quién tenéis que hablar o dónde debéis ir.

Análisis de Blacksad: Under the Skin

Justamente cuando el juego remonta más es en sus secciones más lineales, basadas en secuencias de acción con QTE y diálogos con diferentes opciones. Ahí, en un entorno cerrado y sin un gameplay al uso, el juego se luce y resulta de lo más satisfactorio. En cuanto volvemos a manera a John por el juego es cuando la cosa decae en todos y cada uno de los aspectos.

Llegando a una conclusión

Blacksad: Under the Skin plantea una aventura basada en los años 50 envuelta en una banda sonora de blues y jazz, un espectacular doblaje al castellano con una calidad digna de cualquier AAA y una trama que esconde muchos más giros de lo que parece de entrada. El juego se basa en que investiguemos todo lo que está a nuestra mano para luego atar cabos a base de enlazar varios hechos, al hacerlo desbloqueamos diálogos y secuencias que avanzan en la trama.

Análisis de Blacksad: Under the Skin

El problema del juego llega cuando nos salimos de lo completamente guionizado y pasamos a manejar al personaje por los diferentes entornos, sufriendo todo tipo de bugs que nos harán pasar por las largas, larguísimas, pantallas de carga varias veces en cada sesión de juego.

Al final, creo que la opción óptima para este juego es la de esperar, esperar a que se vayan lanzando parches y que, dentro de unos meses, el juego esté en el estado en el que debería haber sido lanzado al mercado. Las prisas no son buenas consejeras, y como detective, John Blacksad lo sabe mejor que nadie.

Daniel Villagrasa

Xboxer para unos, sonyer para otros, pero no veas lo que me gusta disfrutar de ambas plataformas. Jugando desde que tengo memoria y aprovechando a la mínima para deciros lo mucho que quiero a Hideo Kojima.
Cerrar