Análisis de Bleeding Edge – Una propuesta multijugador para Xbox Game Pass

Analizamos el nuevo título de Ninja Theory.

Bleeding Edge análisis

Xbox Game Pass es un servicio con multitud de propuestas, desde títulos indies de lo más interesantes a AAA que llegaron a las tiendas hace pocos meses. Todos cuentan con historias impactantes y mundos cautivadores, pero bien es cierto que a Xbox Game Pass quizás se le puede achacar la falta de contenido multijugador puro y duro, con su máximo exponente siendo Sea of Thieves. El juego de Rare es todo un éxito en número de jugadores mensuales y su comunidad es una de las más activas, algo que me atrevería a decir que sin estar en Xbox Game Pass no habría sucedido.

Este éxito es el que busca Microsoft con Bleeding Edge. Esta vez dejamos la cámara en primera persona, los disparos de mosquetes, las búsquedas de tesoros, el kraken y demás para irnos a diferentes lugares del mundo, donde unos héroes aumentados pelearán a muerte. Bleeding Edge es lo nuevo de Ninja Theory, un estudio que nos ha traído juegos como Heavenly Sword, Enslaved, DmC: Devil May Cry y Hellblade: Senua’s Sacrifice, siendo este último su mayor éxito. Pero hay mucho más que un simple juego multijugador en Bleeding Edge, así que poneos cómodos y acompañadnos a nuestro análisis de Bleeding Edge.

Un cambio de rumbo

Ninja Theory se ha caracterizado por crear juegos con un ritmo frenético, gameplay adictivo y un diseño espectacular y único. Estas características se han ido repitiendo a lo largo de sus diferentes proyectos, culminando en DmC, uno de los títulos de la saga Devil May Cry más discutidos por sus fans, pero que si miramos como juego en sí, seguro nos quitamos varios prejuicios de encima. Aunque, la crítica, por otro lado, no fue tan favorable y las ventas tampoco acompañaron.

El equipo creador de DmC dio soporte a la creación de Hellblade: Senua’s Sacrifice, un juego distinto a todo lo creado por Ninja Theory hasta el momento. Ese juego, nacido bajo la idea de que un estudio independiente podía crear juegos de calidad AAA con menos presupuesto acabó conquistando al mundo, tanto que su secuela, Senua’s Saga: Hellblade II es uno de los juegos más esperados de Xbox Series X.

Análisis de Bleeding Edge

Pero volvamos a DmC. El equipo estaba decepcionado por la recepción del título y mientras la gran parte del estudio trabajaba en la que sería su última bala, ellos tenían en mente un proyecto de menor escala, completamente distinto de lo que se estaba haciendo y que bebería de esa experiencia obtenida en DmC. Así fue como el equipo que creó DmC comenzó a idear Bleeding Edge.

Un juego divertido y dinámico

Bleeding Edge hereda mucho del gameplay más tradicional de Ninja Theory, ya que mientras la mayoría de juegos multijugador se basan en el combate a media y larga distancia, Bleeding Edge nos propone un combate físico y cercano, donde no solo tenemos que machacar botones, sino combinar nuestras habilidades, así como las de nuestros compañeros.

Con 12 personajes de lanzamiento divididos en 3 clases, debemos escoger con cabeza antes de comenzar cada partida, ya que al tratarse de peleas 4 contra 4 es esencial que todas las clases estén presentes en la batalla, ya que cada una aporta algo útil.

Análisis de Bleeding Edge

De entrada, lo que nos encontramos es que el juego luce mejor de lo que esperábamos. La utilización del Unreal Engine 4 nos muestra entornos coloridos, con gran definición y un rendimiento estable casi todo el tiempo en Xbox One X. Pero la clave del juego es la acción y aquí es donde encontramos el atractivo del juego. El combate melee es muy inteligente y hace que clases iguales dependan de la habilidad de cada jugador, mientras que entre clases diferentes tenemos ventajas y mejoras respecto a cada uno.

Los personajes de la categoría Tanque cuentan con mucha salud y causan un daño exagerado por cada ataque que realizan cuerpo a cuerpo, pero son lentos tanto para atacar como para moverse. Por otro lado tenemos los personajes de Apoyo, que se mueven con rapidez, atacan a distancia y pueden curar a sus compañeros durante la batalla. Por último, tenemos los Asesinos, unos personajes que se encuentran en medio de todo, aunque cuentan con devastadores ataques su salud es normal y tienen que acercarse sí o sí para causar daño.

Análisis de Bleeding Edge

Estas combinaciones hacen que si un equipo de 4 equilibra sus fuerzas y se comunica, lo más seguro es que sean imbatibles. Para este análisis jugué varias partidas con diferentes compañeros en distintas sesiones, aunque nunca fuimos más de dos, una vez pillamos el truco ganamos casi todo lo que disputamos. Mientras uno de los dos era Asesino, el otro era Apoyo, de manera que mientras él hacía daño y recibía bastante, yo le curaba, así que no teníamos problemas salvo si nos topábamos contra algún Tanque, de manera que entonces teníamos que atacar ambos o esperar refuerzos de nuestro equipo.

Un juego de equipo

Bleeding Edge es un juego que hay que jugar sí o sí con compañeros y comunicarse durante las partidas. No es un Call of Duty donde puedes hacer la guerra por tu cuenta. En un juego donde los equipos son tan pequeños y las clases importan tanto, es esencial la comunicación y la estrategia. Es por eso que pienso que si Microsoft puede repetir el éxito de la comunidad de Sea of Theaves con Bleeding Edge, tendremos juego para rato.

En cuanto a los 12 personajes, cada uno de ellos tiene 3 habilidades que se regeneran durante la partida. Dependiendo de cada clase y personaje esas habilidades serán distintas, pero pese a ser personajes distintos, los de las mismas clases tendrán denominadores comunes en el estilo de cada habilidad. Sanación para los de Apoyo, ataque de zona para los Tanques o ataque arrojadizo para los Asesinos, por ejemplo.

Análisis de Bleeding Edge

Además de esas habilidades y nuestro ataque principal, tenemos una habilidad pasiva que se va llenando durante el transcurso de la partida. Esta es diferente en cada personaje y hay algunas ciertamente geniales, como el control mental de Kulev con el que podemos controlar a nuestros enemigos y hacer que se suiciden saltando al peligro.

Contaremos con 3 modos de juego, que aunque intentan ser diferentes no consiguen que la experiencia varíe mucho. En un modo de juego nos enfrentamos a muerte contra los enemigos, en otro tenemos que buscar unas células de energía para entregarlas en el momento preciso y extraerlas y en el último jugamos una especie de Conquista/Dominio/Rey de la Colina.

Análisis de Bleeding Edge

En cuanto a los mapas, son bastante vistosos y entre ellos se diferencian bien, pero está claro que se quedan cortos y necesitan nuevos a medida que pase el tiempo, algo que espero que en Ninja Theory tengan presente si quieren que el juego prospere.

Una propuesta diferente de un estudio único

Bleeding Edge es esa alternativa multijugador que necesitaba Xbox Game Pass. Sí, obviamente no era el tipo de juego que esperábamos de los creadores de Hellblade, pero mientras trabajan en su secuela, Bleeding Edge es un título de lo más interesante que al menos a mí me ha sorprendido gratamente.

Análisis de Bleeding Edge

Lo nuevo de Ninja Theory no es un juego que brille con luz propia, ni que deje huella en la memoria de los jugadores. No es ése título que estará en las listas de los mejores juegos del año, pero sí que consigue algo muy importante: divertir. Bleeding Edge es un juego divertido y que demuestra que sus creadores han pensado muy bien en el balanceo de cada elemento. Ahora solo falta que la comunidad responda y que los creadores estén a la altura, con actualizaciones y contenido.

Daniel Villagrasa

Xboxer para unos, sonyer para otros, pero no veas lo que me gusta disfrutar de ambas plataformas. Jugando desde que tengo memoria y aprovechando a la mínima para deciros lo mucho que quiero a Hideo Kojima.

Publicaciones relacionadas

Cerrar