Análisis de Bravely Default II – A la sombra de los cristales

La secuela directa de Bravely Default llega con mecánicas jugables de lo más notables, pero con un argumento que no está a la altura.

Hace unas semanas tuve la oportunidad de ofrecer las impresiones finales de uno de los grandes lanzamientos que llegan a Nintendo Switch: Bravely Default II. Sin duda, es una de las propuestas JRPG más esperadas en el presente 2021, por lo que muchas miradas están puestas en lo que puedan hacer Claytechworks Co., Ltd. y Team Asano con esta tercera entrega de la saga, aunque es la segunda numerada. En aquel momento me generaba ciertas dudas en diversos aspectos y lamento decir que tras superarla por completo no se han disipado del todo.

Ahora ha llegado el momento de ofrecer una valoración final del título tras haberle dedicado unas 50 horas de juego y haber alcanzado su final. No voy a negar que se trata de un título muy divertido en sus mecánicas de combate, desafiante y con un estilo artístico y visual que no dejan a nadie indiferente, pero si por algo se caracterizan los JRPG es por incluir personajes destacados en una historia que no para de ofrecer enredos argumentales de lo más interesantes que te mantiene clavado a la pantalla desde el primer momento. Y aquí es donde las costuras de Bravely Default II empiezan a abrir un boquete difícil de cerrar.

Los héroes de la luz ante una nueva aventura

Obviamente, para evitar spoilers no contaré nada concreto de la historia, como es lógico. No obstante, el protagonista de la aventura acaba varado en el mar tras un naufragia y es rescatado por Gloria, la princesa del reino de Musa, que se encuentra en la búsqueda de los cuatro cristales elementales para salvar al mundo de una enorme amenaza que se cierne sobre él. A partir de ahí, conocerán a nuevos amigos que se unirán a la aventura por unos u otros motivos con el mismo objetivo. Desde ese momento, iniciando en Halcionia, la aventura se extenderá hacia otros reinos mediante la conexión de un mundo abierto y la fórmula de misión principal y mazmorras que convierte en una constante.

Un argumento plano sin demasiadas sorpresas

bravely default ii personajes
Seth, Gloria, Elvis y Adelle son los protagonistas de Bravely Default II

La línea argumental debería ser uno de los pilares de Bravelt Default II, para acompañar a sus excelentes mecánicas de combate de las que hablaré un poco más adelante. El transcurso de los acontecimiento resulta especialmente insulso y predecible en todo momento, con lo que se pierde una de las partes fundamentales de un JRPG. En este sentido y en mi caso concreto, conseguí alcanzar la batalla contra el jefe final en unas 35 horas de juego, y hasta ese momento no había ocurrido nada especialmente reseñable que le diera la vuelta a una propuesta excesivamente lineal y con escaso interés. Tras los créditos hay ciertos secretos que resolver y que pueden volarte la cabeza -algo que ya intuirás si jugaste al primer Bravely Default-, pero da la sensación de llegar demasiado tarde.

Esta falta de ritmo es un lastre para lo divertido que es el juego en sí en sus mecánicas. Si la historia se reproduce de manera lineal y resulta ciertamente aburrida, resulta complicado ponerse a los mandos para avanzar sin más aliciente que el combate. De hecho, la mecánica es siempre la vista: visita X región, explora mínimamente mientras te ofrecen una misión concreta para trasladarte hasta una mazmorra donde tendrás que avanzar hasta encontrar al jefe de turno que te ofrecerá un nuevo asterisco con el que ganar un trabajo adicional para los cuatro personajes jugables. No hay muchas variaciones en el trayecto, lo que produce cierto tedio a la hora de avanzar.

Un combate donde la estrategia está llevada a otro nivel

bravely default ii combate
El combate de Bravely Default II sigue la dinámica de los comandos Brave y Default

Por contraparte a esta falta de chicha en la historia, el trabajo en los combates es una absoluta virguería que se va desarrollando a lo largo de todo el juego gracias a los trabajos que se van implementando de manera paulatina. De los trabajos hablaré en el siguiente bloque, ya que tienen una enorme influencia en el desarrollo de las batallas; no obstante, los conceptos brave y default son imprescindibles para saber afrontar los momentos más complicados. Y aquí he de admitir que los primeros compases de la aventura me resultaron más difíciles que de la mitad en adelante, lo que tiene una respuesta bastante clara: adaptación al sistema.

Cada personaje tiene la opción de ejecutar hasta un máximo de cuatro acciones acumulando la opción Brave, que permite atacar, lanzar magias, utilizar objetos y cualquier otra acción que no suponga defender, la cual se ejecuta con el comando Default. A partir de aquí, cada turno el personaje tendrá que recuperar el número de acciones adicionales que se les haya ordenado, a no ser que se utilice Default para aguardar e ir sumando acciones para el próximo turno. Esto ofrece un componente estratégico impresionante, aunque tan solo con las batallas contra jefes y en algunos momentos puntuales de las mazmorras si no llevas el nivel suficiente. No voy a negar que he abusado constantemente del comando Brave x4 en las batallas de campo en mundo abierto e incluso en las mazmorras, por lo que el componente estratégico solo lo he visto en el final de las mismas, cuando aparece un jefe que te pone las cosas difíciles.

bravely default ii batalla
El componente estratégico es clave para los combates de Bravely Default II

Y aquí has de tener muy claro cuando puedes hacer Brave sin uno o varios Default previos. Y es que abocar a un personaje a quedarse sin acción en uno o varios turnos puede resultar fatal para el desarrollo de la batalla. Así, debes saber perfectamente cuándo curar, cuándo atacar o cuándo ejecutar una habilidad. Desde luego, cada turno importa en una batalla contra un jefe, al menos hasta que consigues adaptarte al sistema de combate y a esa dualidad activa entre Brave y Default. No han sido pocas las ocasiones en las que me he encontrado en la tesitura de pensar «o acabo yo el combate en este turno o lo hace él». En ese sentido, resulta una experiencia espectacular.

Trabajos de lo más variados y con posibilidades infinitas

bravely default asteriscos
Los asteriscos son las piezas que permiten adquirir nuevos trabajos a los personajes

La mejor opción para cambiar las tornas en este sentido son los trabajos, con una amplia opción de posibilidades para decantar la balanza a tu favor en la batalla. Obviamente, a medida que se van consiguiendo asteriscos para disponer de nuevos trabajos el título se va adaptando a esa nueva opción, con lo que muchos jefes son vulnerables o resistentes a diferentes habilidades de los trabajos. De este modo, resulta esencial saber qué trabajo elegir en cada momento determinado de la propuesta, por lo que resulta complicado superar el juego sin haber explorado las diferentes opciones de cada uno de los trabajos en cuestión. Cada personaje solo puede tener dos trabajos equipados, aunque solo subirá de nivel con el que se seleccione como principal.

Esto obliga a que haya varias sesiones de farmeo para explorar las diferentes opciones de los trabajos para cada uno de los personajes, algo que combinado a sus habilidades y al equipo de armas y armaduras que están disponibles puede ser definitorio para las batallas más desafiantes. En mi caso, he de decir que todo este proceso duró unas 20 horas, hasta que me adapté a mi estilo de juego más adecuado y conseguí encontrar el equilibrio entre todos los trabajos que tenía disponibles en ese momento. Fui capaz de hallar una ventaja superlativa con la combinación de dos de ellos que provocaban que la enorme mayoría de los jefes no me aguantaran más de cinco turnos en total. Eso unido a las acciones con el mago blanco para curar y al uso de éteres, resultó infalible en el 95% de los casos, por lo que no me obligado a explorar más opciones.

bravely default ii
Más de 20 trabajos están disponibles para ofrecer opciones jugables de todo tipo

No obstante, para conseguir profundizar al máximo sí que dediqué varias horas a aumentar el nivel de los trabajos para saber qué opciones ofrece cada uno de ellos y, aunque los clásicos no sorprenden a nadie en sus posibilidades, el resto -hasta un total de 24 trabajos- sí que dispone de nuevas características tan variadas como la captura de monstruos para utilizarlos en combate o reducir el coste del PM e incluso realizar ataques devastadores en un solo turno. Todo ello se puede realizar mediante diferentes habilidades activas de cada trabajo, aunque también hay algunas habilidades pasivas que se pueden equipar independientemente del trabajo que esté configurado para granjear esa ventaja y combinarlas como creas conveniente. En este sentido, las opciones son de lo más interesantes.

Tareas secundarias francamente mejorables

bravely default ii ciudad
Las ciudades de Bravely Default II tendrán diversas misiones secundarias que ofrecer

Si en términos de combate y del uso de trabajos el juego hace un esfuerzo colosal por sorprender y resultar atractivo, adolece en otros sentidos, como las tareas secundarias. Bien es cierto que son bastante numerosas y que las hay para todos los gustos, pero en términos generales la técnica de recadero es la que más se sucede. De hecho, algunas de ellas se basan en dirigirse desde un punto A a un punto B de la misma ciudad -que no son especialmente grandes- y vuelta hacia atrás. Da la sensación de que su composición no se ha hecho con mucho mimo, por lo que es realmente fácil prescindir de ellas en la mayoría de los casos o aceptarlas con la esperanza de cumplirlas por simple inercia, algo que ocurre en muchas ocasiones.

En este sentido, resta profundidad al título y no aporta prácticamente nada en relación a la historia principal, con lo que se van diluyendo sin más premio que alguna recompensa que, salvo contadas ocasiones, no suponen una enorme diferencia a nivel jugable. Aquí, lo más interesante son las tareas de navegación, que permite que un barco automático salga a explorar en alta mar para recoger algunos objetos durante un determinado tiempo. La lástima es que se trata de una opción totalmente pasiva, por lo que no hay que hacer nada salvo activarla y desactivarla. Aunque sí que dan motivos para aumentar en horas la propuesta, se quedan en algo plano y sin vida más allá de las recompensas.

Un estilo gráfico sensacional con carencias notables en su rendimiento

bravely default ii savalon
El estilo artístico de las ciudades es precioso y muy cuidado

El estilo visual ya destacó sobremanera en el primer Bravely Default y se ha consolidado en esta entrega con entornos pintados a mano para las ciudades principales que resultan preciosos y a los que poco hay que objetar, ya que ofrecen una visión poco habitual y de lo más llamativa. No obstante, cuando el juego se amplía hacia el mundo exterior se ven ciertas costuras en texturas y rendimiento que hacen arrugar la nariz, especialmente en el modo sobremesa, aunque en el portátil también es más que notable. Hay dientes de sierra bastante visibles, algo que parecía ya desterrado en el sector y que resurge de un modo notable y afeando el excelente trabajo realizado en los entornos más cerrados.

Por otro lado, también hay algunas caídas de rendimiento realmente incomprensibles, ya que la estética y la calidad del título tampoco invita a pensar que requiera de muchos recursos, por lo que los tirones resultan muy llamativos y de lo más molestos, más si cabe que el desarrollo del mundo abierto está fragmentado a través de varias pantallas de carga. Por último en el sentido técnico, la banda sonora sí que cumple con lo que se puede esperar de un título de estas características. Hay temas de lo más memorables y que aportan sensaciones en los momentos clave de la aventura, especialmente en las cinemáticas y en las batallas contra jefes. Un abosluto deleite que se acompaña con un doblaje sensacional.

Sin pena ni gloria

bravely default ii

En definitiva, y utilizando un juego de palabras relacionado con la princesa de Musa, Bravely Default II es un juego que puede pasar sin pena ni gloria para todos aquellos que no se adentraran en la propuesta de la primera entrega y que el lanzamiento de esta secuela directa le pille de nuevas. Aunque sus mecánicas de combate resultan impresionantes y ofrecen una experiencia estratégica y muy divertida, el resto de opciones que lo envuelven están cargadas de sombras que no consiguen traspasar la barrera y se antojan insuficientes para un título que estaba llamado a ser importante en este 2021 tanto para el catálogo de Nintendo Switch como para el género JRPG. No dudo de que habrá mucha gente que se lanzará a la aventura de Bravely Default II y que encontrarán motivos suficientes para disfrutarlo, pues no es mal juego, pero tal vez para aquellos más exigentes con los títulos de rol se le queda algo corto respecto a sus expectativas.

Juan Montes

Comunicador y apasionado de los videojuegos de aventuras, rol y plataformas. Crecí junto a un marsupial y blandiendo la llave espada; ahora acompaño a cazarrecompensas, asaltatumbas y luciérnagas con la misma pasión.
Cerrar