Análisis de Dead Maze – Supervivencia apocalíptica

 

 

En una industria como la del videojuego en que los altos costes de producción “obligan” a las compañías a situar sus lanzamientos con altos precios, tener acceso a una creciente variedad de títulos free-to-play es un lujo que no debemos menospreciar. A menudo los videojuegos gratuitos son infravalorados sin ni siquiera darles una oportunidad, de modo que hoy os queremos hablar de uno muy peculiar que se ha lanzado recientemente en Steam.

Su título es Dead Maze y está desarrollado por el estudio francés Atelier 801 (está afincado en Lille). Esta compañía ya ha creado videojuegos como Transformice, Bouboum, Fortoress, Nekodancer o Run for Cheese, todos ellos para PC o dispositivos móviles. Pero el que hoy nos ocupa es un MMO (multijugador masivo online) en dos dimensiones y vista isométrica que está repleto de zombis y mucha supervivencia.

Es posible que estés cansado de los videojuegos de supervivencia ambientados en mundos destruidos y llenos de zombis o no muertos, pero estamos seguros de que en los últimos años habrás visto pocos como Dead Maze, para bien o para mal. El videojuego de los franceses de Atelier 801 está desarrollado con Flash, lo cual resulta verdaderamente curioso en pleno 2018. Y explica que sea un título apto para cualquier tipo de ordenador, pues está cerca de los juegos de navegador.

La clave en Dead Maze es sobrevivir y obtener recursos para ello, para lo que debemos tener en consideración múltiples factores. Estamos en un MMO, de modo que la colaboración con otros jugadores reales es decisiva para poder sobrevivir. Podemos compartir recursos, ayudarnos a mejorar nuestro campamento o cooperar a la hora de repeler a hordas de zombis cuyo objetivo, como era de esperar, es comernos los sesos.

Si encontramos algo muy al estilo Dead Rising (y eso nos encanta) es que el videojuego ofrece una enorme variedad de armamento para acabar con los zombis, ya sea solos o en compañía de otros jugadores. Podemos incluso coger un extintor o un oso de peluche. Todo sea por proteger nuestra vida aunque sea con una herramienta que pueda parecer inútil. En total, actualmente Dead Maze cuenta con medio millar de armas, pero estamos seguros de que los desarrolladores irán incorporando más todavía.

La clave de Dead Maze es explorar para poder conseguir recursos útiles, pero hacerlo también hará que nuestro personaje acabe agotado. Y es que en Dead Maze los indicadores de hambre, sed y fatiga no se consumen conforme vaya pasando el tiempo, sino a medida que vamos ejecutando diferentes acciones. Siempre debemos tener comida, bebida y una cama cerca por lo que pudiera pasar, pues cuando nos vayamos cansando iremos perdiendo facultades.

Todos los recursos que consigamos podremos invertirlos en crear nuestra propia base, lo cual es un principio para reconstruir un mundo destruido. En el interior de nuestra casa podremos crear y colocar muebles para que toda la decoración esté a nuestro gusto, pero lo mejor es que también podremos plantar semillas y criar animales para obtener fuentes de alimentación fiables y frecuentes, al más puro estilo Stardew Valley, salvando las distancias.

Como era de esperar (por estar desarrollado por un estudio pequeño), Dead Maze aún cuenta con gran cantidad de aspectos que deben ser mejorados de cara al futuro. Al que le vemos una solución más rápida y factible es al tamaño del inventario, que en ocasiones resulta insuficiente y nos obliga a volver más a menudo de lo que querríamos a la base para dejar allí todos los recursos y poder seguir explorando para obtener más.

Si te adentras en Dead Maze también comprobarás que el videojuego de Atelier 801 no está exento de bugs, lag y otros errores técnicos. Podemos perdonarlos en cierta medida porque el título acaba de lanzarse oficialmente, pero lo cierto es que en algunos casos pueden llegar a ser cosas bastante molestas. Algunos usuarios reportan incluso problemas a la hora de iniciar el juego, aunque este en concreto no lo hemos experimentado en nuestras propias carnes.

Lo mejor de Dead Maze es que a pesar de ser un free-to-play no tiene ningún elemento que le pueda hacer parecer un pay-to-win, lo cual siempre es satisfactorio para aquellos jugadores que se sumergen en videojuegos gratuitos sin intención alguna de gastar dinero. Así las cosas Dead Maze es un videojuego que puedes descargar en apenas un par de minutos sin gastarte un solo céntimo y disfrutarlo tantas horas como quieras.

Visualmente es verdaderamente impactante lo que ha logrado Atelier 801 para estar ante un título desarrollado con Flash. Los entornos lucen muy bellos y atractivos, así como los personajes y los zombis que encontraremos en el mundo del juego. Sonoramente Dead Maze cumple a la perfección y, por si fuera poco, cuenta con una completa traducción al castellano para que no pierdas detalle de su interesante y creciente historia.

Joel Castillo

Jugabilidad: Dead Maze consiste, a grandes rasgos, en explorar un mundo infestado de zombis para conseguir recursos, mejorar la civilización destruida y sobrevivir ante oleadas y hordas de no muertos. A pesar de lo sencilla que es su propuesta resulta increíblemente divertido.

Gráficos: El videojuego de Atelier 801 está desarrollado con Flash y aun así luce estupendamente bien. No inventa nada, pero todo lo que hace a nivel visual lo hace muy bien. Eso sí, cuenta con innumerables fallos y bugs que esperamos que sean corregidos.

Sonido: Todo lo sonoro funciona adecuadamente en el título, aunque sin destacar especialmente. Hay que resaltar que Dead Maze cuenta con una completa traducción al castellano, lo cual no es poco teniendo en cuenta el tamaño del estudio desarrollador.

Duración: En un videojuego de este estilo la duración la marca lo enganchado que acabes estando a él. Las misiones que se agregan diariamente, un título que crece con cada nueva actualización y una propuesta jugable que no tiene fin hacen que Dead Maze pueda ser un videojuego infinito si así lo deseas.

Conclusión: La propuesta que ha creado Atelier 801 es una muy divertida. Dead Maze tiene un concepto de juego sencillo y fácil de aprender. Si te engancha puede mantener tu interés durante muchísimas horas, pero por el momento falla en su rendimiento técnico, con bugs y lag constantes. En cuanto todo ello sea arreglado es posible que estemos ante un MMO fantástico tanto para jugar en compañía como en solitario. Y todo sin gastar un solo céntimo.

Cerrar