Análisis de Far Cry 6 – Libertad para Yara

Far Cry 6 nos lleva a una isla paradisiaca en la que un presidente lo sacrifica todo por un bien mayor.

Yara se ha hecho de rogar, pero por fin nos permite explorar sus paradisiacos entornos para liberar a un pueblo oprimido por un presidente cuyos fines son más que comprensibles, pero con unos métodos que ponen un espejo en muchas de las prácticas de países y empresas actuales. Bienvenidos a nuestro análisis de Far Cry 6.

Far Cry 6 es un juego político y decir lo contrario sería un insulto. De hecho, Ubisoft intentó escurrir el bulto alegando que el título que he tenido estos días entre manos no tenía reivindicaciones ni contenido político, algo que su director creativo al final corrigió en un comunicado de lo más interesante. La historia de Yara es la historia de cualquiera de las islas del caribe y países centroamericanos que nos pueda venir a la cabeza, una historia sacudida por la Guerra Fría, con cambios de gobierno y de sistema (golpes de estado de por medio) donde se perseguía a los que estaban anteriormente en el poder, pero cuando cambian las tornas, los perseguidos pasan a ser los ejecutores.

Análisis de Far Cry 6
Antón Castillo está interpretado por Giancarlo Esposito

Bienvenidos a Yara

Yara nos recuerda a muchos países e historias a la vez, de ahí que estemos ante un país ficticio, pero que se basa en muchas situaciones reales de diferentes países cercanos a ese caribe en el que se inspira. Jugando como Dani Rojas, nuestro objetivo es el de huir de un país donde su presidente, elegido democráticamente, ha decidido sacrificar todo tipo de libertades, segregar a su gente según la pureza de su sangre yarana y esclavizar a aquellos impuros (parias) para trabajar en la joya de la corona de la isla: el Viviro.

Yara esconde el secreto para la cura de una de las enfermedades más temidas, el cáncer. El Viviro es una medicina que sirve para acabar con esa enfermedad, pero su método de obtención mezcla las plantaciones de tabaco con la fumigación de gases nocivos para el ser humano. Es por eso que las plantaciones de Viviro están llenas de yaranos considerados como impuros, que son sacrificados por su presidente para conseguir un medicamento que salve al mundo, así como sitúe a Yara en el centro de todo.

Análisis de Far Cry 6
En toda historia de opresión siempre hay un grupo que resiste

Antón Castillo es el nuevo villano de Far Cry, una saga que nos ha dado antagonistas increíbles desde su tercera entrega numerada y al igual que en las demás entregas, Antón no será un villano simple, sino que estará repleto de matices ya que sus fines son más que justificables, pero los medios para conseguirlo son inhumanos. Antón pondrá varias veces frente al espejo a la sociedad actual (sobre todo a países como Estados Unidos), mediante escenas que nos van narrando su historia y su relación con su hijo Diego. A lo largo del juego entenderemos los motivos que han llevado a Antón a tomar el poder de una forma dictatorial, pese a llegar a él de forma democrática. Tener a un actor como Giancarlo Esposito ayuda, sin duda, a hacer que Antón sea uno de los antagonistas más logrados de toda la saga.

Por su parte, nuestra historia es la de Dani Rojas, quien tras un intento de huida fallido da con un grupo revolucionario que quiere acabar con la tiranía de Castillo y sus generales, Libertad. Poco a poco debemos ir ganando alianzas entre los diferentes grupos de la resistencia en Yara, que se dividen en 3 enormes zonas.

Análisis de Far Cry 6
El enorme mapa de Yara se divide en 3 zonas principales, así como la ciudad de Esperanza

El juego nos permite comenzar nuestra historia (una vez terminado el prólogo) por cualquiera de esas zonas, ya que cada una de ellas cuenta con una historia propia basada en el grupo resistente: En Madrugada encontraremos a la familia Montero, una familia yarana asentada desde hace décadas que ha visto como Castillo le robó todas las tierras; en Valle de Oro serán los raperos Máximas Matanzas los que, con su discurso de libertad a través de la música, luchen contra la campaña publicitaria del ministerio; y por último, las leyendas del 67, quien ya liberaron la isla de su anterior tiranía, esperan en El Este.

Tras la decepción personal que fue para mí Far Cry 5, debo reconocer que esta sexta parte me ha sorprendido muy positivamente en cuanto a su historia y narrativa. La historia se narra mucho mejor, con un mejor desarrollo del antagonista. Por su parte, los “mini jefes” o subordinados de Antón tienen su protagonismo en cada zona que liberamos, junto al grupo resistente que se enfrenta a ellos.

Las misiones principales también me parecen mucho mejor elaboradas en Far Cry 6, con muchas de ellas que rinden homenaje a grandes momentos de Far Cry 3 y 4, siguiendo un esquema más narrativo durante su desarrollo y alejándose del enfoque de diseño de niveles online del 5 (aunque podemos seguir jugando la campaña online).

Una historia de liberación

El objetivo de Libertad es el de dar con cada grupo resistente y convencer que se unan a la causa mayor, para así acabar con Antón. Libertad es, inicialmente, un grupo reducido y casi masacrado por las fuerzas de élite de Castillo, pero con Clara como cabeza estratega y el maravilloso Juan para idear las mejores armas, dotan a Dani de todo lo necesario para que con su fuerza bruta y entrenamiento militar acabe con los enemigos.

Análisis de Far Cry 6
Clara, Dani y Espada, porque sin mujeres no puede haber revolución

Dani Rojas es un personaje principal de Far Cry bastante parecido a los que vimos en Far Cry 3 y 4, con una personalidad propia y una historia, alejándose del avatar mudo de Far Cry 5. Rojas (que puede contar con aspecto femenino o masculino) me ha sorprendido para bien, ya que es uno de esos personajes con los que acabas empatizando y cogiendo cariño, pese a ser un juego en primera persona. El hecho de que las cinemáticas sean en tercera persona y que ella (en mi caso) sea activa en todas las conversaciones y con un carácter de lo más latino, ayuda.

A nivel de gameplay, poco os puedo contar que no sepáis si ya habéis jugado a Far Cry. Se juega como cualquier Far Cry desde el 3, con las evoluciones introducidas en el 4 y casi siendo un copia/pega del 5 (que ya se podía definir así). Esta vez, eso sí, las armas se pueden personalizar en mayor medida, con accesorios que sirven para hacer más daño según el tipo de enemigo que tengamos delante, por lo que si queremos jugar de forma óptima tendremos que ir cambiando sobre la marcha o según el enemigo con el que nos topemos.

Además, las habilidades se eliminan. Bajo el pretexto de que Rojas tuvo una formación militar, así como una habilidad nata con las armas, nuestro personaje tendrá todas las características de cualquier otro personaje principal de la saga mejorado al máximo. La diferencia es que ahora, en lo que nos debemos centrar es en contar con equipo que nos potencie y se adapte a nuestra forma de jugar.

Análisis de Far Cry 6
Personalizar nuestras armas será más importante que nunca

Por ejemplo, si queremos movernos más rápidos agachados habrá que equipar equipo con esa característica, lo mismo si queremos portar más munición, tener más salud, ser menos vulnerables a cierto tipo de ataques… Ahora, todo lo que hace a nuestro personaje especial se escoge según el equipo que llevamos.

Lo mismo se aplica a las armas. Si queremos munición venenosa o de fuego, así como hacer más daño desde la cadera o si disparamos bajo ciertas condiciones, habrá que crear unas mejoras que se asocian a las armas.

Este enfoque se asemeja más, sin duda, a los juegos como servicio, donde el personaje suele contar con una base igual para todos los jugadores, pero luego en base al equipo que escojamos y las modificaciones aplicadas en las armas, este se hace a nuestro estilo de juego, dando con casi infinitas combinaciones.

Libertad por encima de todo

Más allá de esto, el contenido de este Far Cry es el que ya conocemos: hay que liberar o destruir puestos clave, conseguir suministros, participar en carreras, búsquedas del tesoro e historias de personajes secundarios. Estas últimas nos introducen a personajes peculiares por toda Yara que nos pueden ayudar durante el combate o nos descubren nuevos minijuegos.

Hablando de minijuegos, como nueva introducción (sumada a la pesca, carreras y dominó, entre otros) están las peleas de gallos, un modo de juego en el que enfrentamos a dos gallos en una pelea al más puro estilo Street Fighter que resulta bastante curiosa. Si sufrís por si los gallos corren la misma suerte que en las peleas clandestinas del mundo real, la respuesta es que no. Así que podéis respirar tranquilos.

Análisis de Far Cry 6
READY? FIGHT!

A nivel de gunplay, Far Cry 6 sigue siendo muy satisfactorio, donde todos los tipos de arma (que no son pocos) se comportan de forma diferente y resultan útiles según la situación y enemigos. Eso sí, el estilo de juego es el mismo que en Far Cry 5, que ya era el mismo que en el 4. Aunque también hay que reconocer que justamente en gameplay como tal esta saga nunca ha cojeado. Eso sí, se agradecerían nuevas animaciones.

Añadiendo variedad a nuestro arsenal contamos con los Supremos, unos ataques especiales que llevamos a nuestra espalda y que se carga al ir eliminando enemigos. El primero que obtenemos nos permite lanzar cohetes y acabar con una enorme cantidad de enemigos a la vez, pero también podemos desarrollar otros que emitan ondas PEM, un anillo de fuego, que nos den una inmunidad limitada…

Y en cuanto a vehículos, contaremos con los habituales. De coches a motos, pasando por quads, vehículos armados, tractores y demás. En Far Cry 6 también se han añadido caballos, así como tanques que serán muy útiles para desatar el caos. A lo que respecta a vehículos que no sean terrestres tenemos los típicos de agua, así como helicópteros y aviones para surcar los cielos y atacar desde ellos. Como viene siendo costumbre, podemos armar el caos desde cualquier lugar.

Análisis de Far Cry 6
Volando, volando, siempre arriba…

Por último, se ha renovado el sistema de amigos de Far Cry 5, eliminando a todos los humanos y haciendo que solo sean animales los que nos pueden ayudar, como en Far Cry Primal. Entre nuestros compañeros contaremos con el bueno de Guapo o el adorable Chorizo, así como una sorpresa repescada de otro juego de la saga y otros aliados inverosímiles. Cada compañero será útil según nuestro estilo de juego, por lo que una vez encontramos el que más nos guste será difícil cambiar a cualquier otro.

Bonitos paisajes, aunque con aspectos por mejorar

Far Cry 6 es un juego que luce bien en la nueva generación. Tras jugarlo en su versión de PS5 debo decir que me ha sorprendido el apartado gráfico, ya que los gameplays vistos hasta ahora no creo que le hagan demasiada justicia. Sí, el Dunia Engine sigue quedándose algo anticuado bajo ciertas condiciones, pero la maravillosa iluminación del juego -que no cuenta con raytracing-, así como las texturas a 4k (que se tienen que descargar aparte) y su distancia de dibujado hacen que el juego deje paisajes geniales. Por otro lado, son los rostros faciales los que no me acaban de convencer. Hay detalles de texturas muy buenos y animaciones (sobre todo la de Antón) sobresalientes, pero hay algo raro provocando la sensación de uncanny valley.

Análisis de Far Cry 6
La distancia de dibujado de Far Cry 6 impresiona

Cabe destacar también lo enorme del mapa de Far Cry 6, así como su mayor duración respecto anteriores entregas en parte culpa del enorme mapa y todo lo que ofrece. Cada zona del mapa se distinguirá por el enfoque narrativo del juego: grandes zonas de plantación de tabaco, sistemas de comunicación y campos de “rehabilitación”, montañas en las que esconderse de los cuerpos de élite…

Aunque por encima de todo destaca la ciudad de Esperanza, la zona urbana más grande de toda la saga y que puede rivalizar con cualquier ciudad de sandbox más urbanos. Esperanza cambia las reglas del juego y traslada el estilo de juego salvaje tradicional de Far Cry a una ciudad.

Por otro lado, es el rendimiento el que me ha dado más problemas, ya que pese a moverse por primera vez en la saga en consolas (de estreno) a 60fps, los problemas de screen tearing son muy frecuentes en PS5, sobre todo mientras conducimos por zonas algo más concurridas o a gran velocidad. En los tiroteos y en la experiencia a pie, el rendimiento no se resiente.

Análisis de Far Cry 6
Las mejoras en la iluminación global hacen que la versión de nueva generación luzca muy bien

En el apartado sonoro hay que destacar la maravillosa selección de temazos latinos que podemos escuchar en la radio y que por momentos harán que nuestro propio personaje se ponga a cantar mientras conduce. Y es que, vamos a ver, por muchos años que pasen, La Gozadera sigue sacando lo mejor de nosotros. Sin destriparos muchos temas más, seguramente encontréis en el juego todos aquellos temazos latinos de los últimos 15-20 años.

Aunque el aspecto negativo del apartado sonoro lo pone el doblaje, ya que Far Cry 6 no llega con doblaje al castellano, sino que lo hace con un doblaje latino que tiene problemas de sincronización labial y que, personalmente, no me acaba convenciendo. De hecho, al poco de comenzar decidí empezar de 0 con las voces originales y el cambio, sobre todo con el personaje de Antón, es enorme.

Por último, ya que he disfrutado del juego en PS5 toca hablar del DualSense. Far Cry 6 cuenta tanto con feedback háptico como con retroalimentación en los gatillos. El feedback háptico servirá para recrear el rugir de nuestro motor o el terreno por el que pasa nuestro coche, así como los golpes o disparos que recibamos. Los gatillos harán que apretar el gatillo en las armas sea más realista que nunca, con feedback a cada disparo. Al conducir, también tendremos que hacer mayor presión para acelerar o frenar.

Lo mejor de cada Far Cry en una entrega sin innovaciones

Far Cry 6 junta lo mejor de cada Far Cry. Es un juego que, innegablemente gustará y satisfará a todos los fans de la saga ya que cumple con creces con el desarrollo de su villano, cuenta con una historia interesante y con algún que otro giro y el gameplay seña de identidad de la saga sigue ahí.

El problema llega cuando le pedimos a la saga que presente algo que no hayamos visto todavía o que arriesgue. Far Cry 6 no introduce novedades considerables ni cambios que nos hagan ver que estamos ante algo nuevo. Tenemos entre manos un muy buen juego que reúne todo aquello que nos gusta de la saga, pero no hay grandes cambios que no nos hagan sentir que estamos con una entrega continuista y que no ha arriesgado en nada, pese a corregir los errores de la anterior.

Análisis de Far Cry 6
Por supuesto

Esto último es lo que se lleva achacando a Far Cry desde Far Cry 4. Ubisoft consiguió dar un salto enorme entre Far Cry 2 y 3, pero todos los conceptos y bases introducidas en el juego de 2012 siguen ahí casi 10 años después en Far Cry 6 que suman los pocos cambios acertados introducidos en Far Cry 4 y el sistema de compañeros de Far Cry Primal.

Al igual que si os gusta la saga, Far Cry 6 os va a encantar, lo mismo se puede llevar al punto de vista contrario y es que si os cansó la saga y sentís que esta es la misma desde hace años, Far Cry 6 no va a cambiar vuestro punto de vista. Ahora solo queda por ver cuál será el camino que seguirá Ubisoft en el futuro: soft-reboot al estilo Assassin’s, un mayor enfoque online o seguir el mismo camino de los últimos 10 años hasta que las ventas se resientan.

Daniel Villagrasa

Xboxer para unos, sonyer para otros, pero no veas lo que me gusta disfrutar de ambas plataformas. Jugando desde que tengo memoria y aprovechando a la mínima para deciros lo mucho que quiero a Hideo Kojima.
Cerrar