Análisis de FIFA 19 – Por el buen Camino

 

 

Se escucha el pitido inicial y rueda el balón. Volvemos a ser espectadores en FIFA 19 de la evolución del juego estrella de Electronic Arts. La cita es ineludible para los aficionados al deporte rey y encontrarán una experiencia mejorada que apuesta por los modos de juego.

Parece que FIFA siempre va un paso por delante en la eterna pugna. En ese aspecto es difícil encontrar dos juegos de la saga totalmente iguales, porque cada temporada se implementan mejoras para conseguir el simulador de fútbol definitivo. Y este año no iba a ser la excepción.

Así que Electronic Arts sigue apostando por sus modos de juego, ya que Ultimate Team es el más exitoso de la franquicia, aunque pesa la sombra de los micropagos. Este aspecto puede provocar desequilibrios entre usuarios cuando se compite online, pero sigue siendo el mejor ingrediente de la receta FIFA.

En esta línea nos encontramos un nuevo modo llamado Division Rivals, una competición semanal al más puro estilo de los eSports con divisiones según el nivel y posicionamiento que consigamos de inicio. Las victorias se traducen en recompensas que nos ayudarán a ascender entre divisiones con nuestro equipo FUT.

Entre los demás modos de juego destacan los que le dan un toque arcade al título con pruebas muy variopintas y partidos con condicionantes de lo más raros. La diversión está asegurada en este estilo de juego para competir contra los amigos.

Pero en esta sección tenemos que hablar del niño mimado de EA. Desde FIFA 17, iniciamos nuestra carrera en solitario en El Camino. Álex Hunter era el protagonista de esta historia entre un sistema conversacional donde tomar nuestras decisiones y el simulador de fútbol. Fue entonces una grata sorpresa que ha profundizado en las últimas entregas. En esta ocasión Hunter ya no está solo para afrontar sus decisiones, sino que comparte la aventura con su hermana Kim, una jugadora con maneras para encontrar su lugar en la Selección femenina de Estados Unidos.

Es una incorporación interesante para darle a FIFA 19 una nueva dimensión con una coprotagonista femenina que rivaliza a nivel nacional con otras jugadoras como Alex Morgan, delantera del Orlando Pride. Al mismo tiempo podemos ponernos en la piel de Danny Williams, un futbolista de la Premier League que no pasa por su mejor momento. Nuestras decisiones y nuestra forma de jugar condicionará la trayectoria de los 3 amigos. Y el resultado de este modo de juego es muy agradecido si lo comparamos con otros años. El experimento de EA no ha podido salir mejor y en poco tiempo hemos visto una evolución notable que gustará a los jugadores.

Entrando en la jugabilidad, podemos hablar de las mejoras que han incorporado este año. Aparentemente no se aprecian hasta que juegas un par de partidos. La principal diferencia es un golpe denominado Finalización exacta, que permite activar el disparo con una barra en dos tiempos. Cuánto más nos acerquemos al tiro perfecto, más posibilidades de que el esférico entre a portería. Aunque se puede desactivar en las opciones, hay que decir lo sorprendentemente eficaz que es el disparo. No es una revolución en el simulador, pero son las pequeñas cosas que agradecen los aficionados a este deporte.

En anteriores entregas, se apostó por fomentar el pase al hueco y sobre todo darle profundidad al campo, pero FIFA 19 vuelve al tiki-taka, confía en el toque de nuevo, sin perder la verticalidad. Con esto queremos decir que ya no es tan fácil irse de la marca o dar pases estando de espaldas, por lo que nos obligan a tener un juego más combinativo para llegar a la portería contraria.

Se ha trabajado más el control del balón y las disputas por su posesión, mucho más naturales y menos ortopédicas, pero algunos movimientos siguen sin ser tan limpios como lo deseado. Se pone pausa al movimiento de los jugadores, por lo que hay que controlar los tiempos para recuperar la posición indicada.

En cambio las animaciones son más variadas, se ha hecho un modelado impresionante de los jugadores y la recreación de los estadios, que gracias a las licencias podemos disfrutar de las principales ligas europeas y sobre todo las competiciones nacionales, excepto el Camp Nou. Aun así, las licencias siguen siendo el caballo ganador de FIFA 19 y este año incorpora la máxima competición. La Champions se convierte así en la reina de esta entrega y con la que podemos sentir el himno, la iluminación de las grandes noches europeas y en los mejores estadios. Era la gran ausencia, pero este año Electronic Arts ha puesto toda la carne en el asador para completar la experiencia perfecta.

Repiten en la cabina de comentarista las voces de Paco González y Manolo Lama, mientras que a pie de campo encontramos a Antoñito Ruiz con frases reiterativas que no aportan nada nuevo. Sin embargo, se han añadido cánticos muy conocidos de aficiones que dan ambiente a los partidos, también en FIFA 19.

Raquel Morales

Jugabilidad: FIFA 19 pule las mecánicas sobre los pilares que ya tenía construidos. Apuesta por un fútbol más combinativo sin perder la verticalidad ni velocidad, aunque es un juego más pausado. E incorpora un disparo que busca la habilidad del jugador para acertar entre los tres palos. Los modos de Mi Carrera y El Camino, donde hay que mejorar las habilidades de un futbolista, favorecen poner en práctica el nuevo estilo de juego. El punto fuerte del simulador es Ultimate Team y el Camino que evoluciona su sistema conversacional y nos brinda 3 historias diferentes para sentirnos identificados con otros protagonistas. Y la Champions es la guinda de un pastel que aún domina Electronic Arts. Como nota negativa, en algunos encuentros los porteros no salen de debajo de los palos ni pisando el área pequeña.

Gráficos: Ambientación perfecta, recreación de estadios impresionante y sobre todo el modelado de los jugadores, cada vez más realista. Suman más animaciones en los movimientos y sobre todo en las celebraciones, pero aún hay movimientos que no tienen mucho sentido en determinadas jugadas.

Sonido: La ambientación de los estadios es envolvente. Se han añadido nuevos cánticos de la grada y todo contribuye a una experiencia total durante los partidos. El himno de la Champions llega de la mano de la licencia para darle más epicidad al inicio de los partidos europeos. La banda sonora de todos los que aman este deporte.

Conclusión: Si bien FIFA 19 no ha revolucionado su sistema, sí que evoluciona la fórmula del éxito. Sus bazas son las múltiples modalidades de juego, a cuál más divertida y las licencias. Aporta más profundidad a El Camino, con dos historias paralelas e incorpora mecánicas divertidas para los jugadores que buscan más exigencia en la jugabilidad.

Raquel Morales

Periodista. Me adiestré con Lara Croft en el templo de Karnak mientras buscaba el cubo horádrico entre vacas.

Publicaciones relacionadas

Cerrar