Análisis de FIFA 22 – Una nueva temporada por delante

Os traemos el análisis de FIFA 22 en su versión de nueva generación.

Un año más (y ya son varias décadas) FIFA llega a nuestras consolas con una nueva entrega bajo el brazo. Este año EA ha puesto mayor empeño en su versión de nueva generación -que a muchos pareció bastante descafeinada con FIFA 21- y presenta novedades de lo más interesantes en el movimiento de los jugadores gracias a la tecnología Hypermotion, físicas mejoradas y retoques en pases y disparos. Todo con una nueva capa que mejora los gráficos del año pasado, pero que todavía tiene trabajo por delante. Ataros las botas y entrad al campo de nuestro análisis de FIFA 22 para la nueva generación de consolas.

De paseo por París

Lo primero que nos sorprende al aterrizar en FIFA 22 es una extraña escena cinemática en la que rostros conocidos como Beckham o Cantona se dejan caer, que sirve para presentar las mecánicas de juego a nuevos y viejos jugadores, así como definir el estilo de nuestro avatar (tanto como jugador como entrenador) que podemos utilizar más adelante en los modos Volta, Carrera y Clubes Pro. En esta introducción de poco más de media hora recorreremos las calles de París practicando con la pelota hasta llegar al típico partido de introducción de FIFA.

Análisis de FIFA 22
Ojalá coincidir con Beckham en un ascensor, para qué negarlo

Si bien no es algo que influya en el juego pasadas unas cuantas horas, se agradece este tipo de introducciones dinámicas. Una vez tomamos el control de los jugadores en el campo ya podemos empezar a ver las primeras diferencias en el gameplay: las animaciones se han mejorado, con reacciones más humanas en controles, pases y disparos. La envergadura de los jugadores también se tiene más en cuenta, con defensores corpulentos que ganarán con facilidad anticipaciones y disputas donde se tenga que bregar, mientras que aquellos jugadores más rápidos siguen siendo los reyes de la fiesta.

La tecnología Hypermotion no nos presenta un juego totalmente diferente en FIFA 22, pero sí que nos enseña que algo ha cambiado en cuanto a naturalidad se refiere. El ritmo de los partidos en los modos offline decrece bastante y se suele premiar el juego de toque, con compañeros que realizan desmarques y se posicionan de forma más inteligente que en anteriores entregas.

También se ha pulido la mecánica que nos permite abandonar el jugador con la pelota y controlar a un jugador que se desmarca o está en posición de recibir la pelota, siendo esta vez más útil, aunque costará controlar hasta que le pillemos el truco.

Análisis de FIFA 22
París será el punto de partida de FIFA 22

Por lo demás, en cuanto a nivel de gameplay, también se ha mejorado la física del balón con disparos más realistas y con trayectorias no tan definidas como antaño. Además, el posicionamiento de los porteros y sus atajadas se volverá algo más aleatorio en cada partido, con paradas más reales y reacciones más de acuerdo a la posición del portero, la potencia y la colocación del disparo.

Modos para todos

Lo reconozco, pese a que antaño había echado mis decenas de horas a Ultimate Team, este es un modo que cada vez me atrae menos, algo que me ha servido para ganar salud mental, para qué negarlo. Si bien este es el modo estrella para la mayoría de jugadores de FIFA, para mí es un extra al que entrar de vez en cuando. Aun así, este año Ultimate Team se ha visto beneficiado con cambios en la personalización de los estadios (bastante más profundos que el año pasado) o retoques que ayudan a que Division Rivals sea más accesible.

En cuanto a Clubes Pro, este año no se han realizado excesivos cambios, más allá de que ahora podamos contar con avatares femeninos y una mayor personalización del club que creamos con nuestros compañeros. En cuanto al modo Volta, se ha acabado eliminando todo rastro de componente narrativo y se ha quedado como una versión arcade y callejera de FIFA, con modos enfocados completamente en la experiencia multijugador y progresión de nuestro propio avatar, con habilidades especiales que mejoran ciertos stats de nuestro jugador.

Análisis de FIFA 22
Haaland será uno de los jugadores más codiciados en FIFA 22

Donde mayor hincapié quiero hacer es en uno de los modos clásicos más queridos y que en los últimos años por fin ha recibido el mimo que requería tras multitud de versiones olvidado: el Modo Carrera. Si ya el año pasado se añadieron cambios significativos, en FIFA 22 se riza el rizo al permitir que nos creemos nuestro propio equipo en el Modo Carrera de entrenador. Si bien se puede personalizar esta creación y empezar ya compitiendo en primera división con grandes jugadores, seguramente la experiencia que escojan muchos es la de pasar de ser un equipo humilde a acabar reinando en Europa.

Debo reconocer que el editor inicial me sorprendió y es que no se deja ningún elemento al azar: podemos personalizar los colores de nuestro equipo, su camiseta (escogiendo de entre una gran variedad con marcas de ropa reales como Nike, Puma o Adidas), escudo y estadio. Para el estadio podemos personalizar además el color de las gradas, el tipo de césped, los cánticos y multitud de elementos. Total, que la sensación de crear un club «real» está presente.

Análisis de FIFA 22
El Modo Carrera permite crear un club de 0 y tomar las riendas

El problema es que cuando creamos ese club y definimos nuestros objetivos, la experiencia pasa a ser la misma que la del año pasado. Si creamos nuestro propio club deberíamos poder echar mano a cosas tan importantes como los patrocinios, campañas de marketing, mejora de secciones y demás. Algo en lo que podrían tomar buenas indicaciones de Codemasters y su genial modo Mi Equipo, incluso la franquicia NBA 2K ha expandido su modo de Mánager General con cambios de este estilo.

En cuanto al Modo Carrera por parte del jugador contamos con una experiencia más guiada en la que tendremos que ganarnos nuestro puesto poco a poco, asignando puntos a nuestro árbol de habilidades y consiguiendo ventajas para acabar triunfando en el campo. Una experiencia que respecto al año pasado poco o nada ha cambiado.

Chapa y pintura

El apartado técnico de FIFA pegó un buen salto cuando se decidió dar el salto al motor Frostbite. Desde entonces las mejoras han sido siendo algo lentas y ya en FIFA 21 para nueva generación vimos algunos destellos de lo que podría ofrecer el motor en nueva generación. El resultado de FIFA 22 es bastante dividido, ya que en el plano general de su nueva cámara el juego luce muy bien, con planos casi reales apoyados por las licencias de las ligas que parecen hacernos vivir una retransmisión en directo.

Análisis de FIFA 22
La nueva cámara y las mejoras gráficas hacen que el resultado sea muy cercano al de una retransmisión deportiva

Por desgracia, cuando se acortan los planos y se enfoca a los jugadores seguimos viendo las enormes costuras de FIFA 22, con solo unos pocos elegidos que cuentan con un modelado realista, mientras aquellos incluso con cara escaneada siguen careciendo de ese mimo que nos hace ver que hay algo raro en esa cara. Luego ya tenemos los modelados sin escanear, que se parecen en el blanco de los ojos a sus avatares del mundo real. Pobre Pedri, que pasa de tener 18 años a casi 40, 2 hipotecas y 3 hijos.

FIFA 22 rinde a unos 60 frames por segundo estables durante la mayoría del tiempo, pese a que en Xbox Series X han sido varias las caídas dramáticas que he tenido durante ciertas peleas por el balón, algo que parece más un bug que un problema serio de rendimiento. En cuanto al apartado sonoro, los temas escogidos siguen la tónica de las últimas entregas que nos hacen echar de menos a Safri Duo, Avril Lavigne o Blur. Por su parte, Manolo Lama y Paco González son los escogidos un año más para narrar nuestras partidas, con comentarios nuevos, entre ellos uno que nos pide que no los silenciemos por mucho que no nos gusten.

Una nueva entrega que se sigue quedando a medias

FIFA 22 introduce más mejoras que FIFA 21, sin duda, también es mejor juego. El problema es que todo aquello que añade nos sabe a poco. Hypermotion cambia ciertas dinámicas de gameplay debido al movimiento diferente de los jugadores, el balón y sus físicas se han mejorado y la dinámica de juego se vuelve un poco más real. Pero es que todo son «pequeños» cambios.

Análisis de FIFA 22
El derbi se vivirá por todo lo alto

Lo mismo se puede aplicar a los cambios en los modos de juego, donde ninguno ha visto un añadido sustancial más allá de la posibilidad de crear nuestro propio club en el Modo Carrera para entrenador, que está muy bien y añade otro punto de vista a dicho modo, pero que una vez pasan 5 jornadas nos topamos con el mismo modo que en FIFA 21. Lo dicho, se podría profundizar y mejorar mucho más cada modo, pero la sensación es que vemos viendo pequeños retoques cada año, esperando a una mejora sustancial en la entrega del año que está por llegar.

FIFA 22 es una buena entrega de la saga de EA Sports, pero que vuelve a achacar cansancio y falta de mimo en muchos de sus modos, pidiendo a gritos un cambio drástico en el futuro. La mayor pega de FIFA es que a día de hoy nadie le tose, con una competencia por parte de Konami completamente sin rumbo con un eFootball 2022 que no puede apretarle las tuercas a EA para que arriesgue y mejore una saga que se acaba sintiendo como ese coche al que quieres mucho pero que ya no da para más, con unos cuantos años a sus espaldas, pero que con una nueva capa de pintura parece otro. Cuando enciendes el motor te das de bruces con la realidad.

Daniel Villagrasa

Xboxer para unos, sonyer para otros, pero no veas lo que me gusta disfrutar de ambas plataformas. Jugando desde que tengo memoria y aprovechando a la mínima para deciros lo mucho que quiero a Hideo Kojima.
Cerrar