Análisis de Final Fantasy VII Remake – La leyenda de las leyendas

La reinvención del legendario título de Square Enix es soberbia. La épica hecha videojuego.

final fantasy vii remake

Es difícil hablar de juegos que se han convertido en una leyenda por mucho que pasen los años. En la retina de infinidad de jugadores aún se vislumbra ese tren que llegaba a Midgar en 1997. Es realmente complicado hablar de un nombre tan gigante como Final Fantasy VII, que lleva nada menos que 23 años instaurado en el Olimpo del sector del ocio interactivo. Los últimos días que he vivido junto a una consola han estado marcados por momentos de gran emoción, añoranza y sentimientos que me han devuelto a mi niñez, donde personajes poligonales me maravillaban en una televisión de tubo. Hoy, más de dos décadas después, miro a eso personajes, ya en formato HD y con sus poros de la piel visibles, con la misma admiración y con la fortuna de haber visto su crecimiento en todo este tiempo.

Final Fantasy VII Remake es el juego con el que han soñado millones de jugadores durante años y las reacciones a su anuncio en el E3 2015 así lo atestiguan. La magnitud de la propuesta consigue que dé mucho respeto escoger las palabras para analizarla, algo que voy a intentar hacer de la mejor manera posible, del mismo modo que se lo ha tenido que dar a Tetsuya Nomura y su equipo en Square Enix. No era nada fácil enfrentarse a reinventar uno de los mayores videojuegos de todos los tiempos, pero el resultado es absolutamente soberbio. Toda expectativa que pudieras haber generado ha sido superada y si debía existir un remake perfecto de este título, se acercaría mucho a lo que he visto en los últimos días.

Sé que esto es un poco contraproducente, pues ahora me adentraré a analizar todas sus bondades de manera detallada, pero si tengo que lanzarte un mensaje es el siguiente: enciende tu PlayStation 4 en cuanto dispongas de tu copia de Final Fantasy VII Remake y juega. Simplemente eso, juega y disfruta cada minuto. Vive de nuevo una aventura que traspasa todos los límites y que te emocionará como la primera vez, pero de un modo mucho más profundo. Final Fantasy VII Remake es la épica hecha videojuego, la leyenda de todas las leyendas. Y eso, a veces, es difícil de explicar por muchas palabras que se utilicen.

La Avalancha que se cierne sobre el ocaso de Midgar

Probablemente, si estás leyendo estas líneas, no voy a contarte nada nuevo. Final Fantasy VII se desarrolla en la ciudad de Midgar, donde la corporación Shinra es la que controla la energía mako del planeta. El grupo ecoterrorista Avalancha tiene como misión impedir que drenen la corriente vital, por lo que se internan en el primer reactor de energía mako para hacerlo volar por los aires, algo que pretenden hacer con los siete que hay en total. Los miembros de ese grupo son Barret, su líder, Jessie, Wedge, Biggs y Cloud, un mercenario que perteneció a las filas de Soldado (grupo militar de Shinra) y que quiere acabar con la corporación a toda costa.

Los acontecimientos que surgen después los irás descubriendo en caso de que no te enfrentaras al juego original, y también si ya lo hiciste. Porque Final Fantasy VII Remake va mucho más allá, añadiendo un componente narrativo mucho más completo y profundo que permite conocer mejor a los miembros de Avalancha y a otros muchos que aparecen después como Tifa o Aeris. Es un homenaje perfecto a lo que fue el título original, a lo que vino después con toda la compilación de Final Fantasy y, además, a toda la serie que nació de la mente de Hironobu Sakaguchi. Se trata de una avalancha de sensaciones que no para de golpearte con energías positivas. Es el Final Fantasy definitivo y la mejor noticia es que esto es solo el primer episodio.

Un sistema de combate vibrante, siempre a tu elección

combate ffvii

Uno de los grandes cambios que ha implementado el equipo de Square Enix en Final Fantasy VII Remake es el sistema de combate. Obviamente, para todos aquellos que quieran sentir la misma experiencia que hace 23 años, lo más recomendable es lanzarse a por el modo clásico, que se acerca mucho al ataque por turnos convencional. No obstante, recomiendo encarecidamente probar la experiencia del remake con el nuevo sistema de combate en primer instancia. La propuesta en este sentido es soberbia y va siempre en la tónica que se ha seguido en esta reinvención. Cuesta adaptarse, pero cuando lo haces, tienes inmensas posibilidades. Tu misión es la de saber combinar a la perfección las habilidades de cada personaje.

Cuando entras en combate en Final Fantasy VII Remake, comenzarás controlando al personaje que se encuentre como líder del grupo. Por lo general será Cloud, pero en ciertas ocasiones podrán ser Tifa, Aeris o Barret. Contarás con un máximo de tres personajes controlables en batalla, sin poderse modificar el grupo. El juego te irá guiando a nivel argumental para que uses todas las combinaciones posibles de equipos. No obstante, una vez que empiece el combate, puedes cambiar a cualquier miembro del equipo con la cruceta o incluso realizar acciones con ellos con los botones L2 y R2 sin la necesidad de controlar a otro personaje. El elemento central del sistema de batalla son las dos barras BTC que tiene cada uno de ellos (pueden ser más, dependiendo de las habilidades y las materias que tengan equipadas). Para rellenar esas barras de BTC hay que realizar ataques normales o incluso guardia, para defenderse, lo que acelerará el proceso. Una vez estén completas, empieza el espectáculo.

límite ffvii

Y es que las barras BTC son un componente esencial para las batallas, pero también muy estratégico. Las necesitarás para prácticamente todo: utilizar habilidades especiales (audacia de Cloud, técnica secreta de Tifa, disparo ígneo de Barret o Aspir de Aeris, entre otras), lanzar hechizos o incluso utilizar objetos. Dependiendo de las características y potencia de algunas de ellas, incluso pueden consumir las dos barras de BTC. La imposibilidad a la hora de utilizar objetos sin una barra completa le da un componente de lo más interesante, obligándote a estar muy pendiente de cada uno de los tres miembros del equipo, para tener una reserva en caso de un momento crítico en el que se necesite curación. No se puede atacar a lo loco, siempre hay que tener clara una estrategia.

Por supuesto, cada combate es diferente en función del enemigo. El gameplay está pensado para que se le pueda sacar el mayor partido a cada uno de los protagonistas, y aunque creas que puedes pasarte todo el juego controlando a Cloud y dando órdenes al resto, es prácticamente imposible conseguirlo. Esto se debe a que el ex miembro de Soldado no es muy eficaz frente a enemigos que están en el aire, por lo que el cambio de personaje es casi una necesidad. Esa simbiosis se hace patente en todo el juego, por lo que la familiaridad con cada uno de los personajes es fundamental para conseguir la victoria. Además, todo esto se traduce en un sistema progresivo que cada vez permite disponer de más opciones. Por supuesto, cada personaje cuenta con un ataque especial y, como no podía ser menos, con un Límite. Este ataque definitivo se recarga poco a poco con las acciones que realices y puede ser el elemento que decline la balanza a tu favor en el combate. Y si te estás preguntando si hay más de un Límite por personaje, la respuesta es sí. Aunque tendrás que averiguar cómo desbloquearlo por tu cuenta.

Armas, materias y multitud de elementos de personalización

materias ffvii

No terminan ahí las particularidades con las que cuenta el combate en Final Fantasy VII Remake, pues la pericia con las armas también es un elemento indispensable para conseguir llevar a cada personaje a su máximo potencial. Hay una gran variedad diferente de armas para cada personaje, pero lo más importante es obtener su máximo nivel para llevarlas hasta el límite. A medida que utilices de manera constante un arma con un personaje, esta irá subiendo de nivel, con lo que sus atributos se verán potenciados en gran medida. Esto también permite que cada personaje pueda avanzar sin la necesidad de cambiar su arma principal, si el jugador lo desea. Las mejoras son sustanciales y te harán tomar decisiones importantes a la hora de personalizarlos.

Cada una de esas armas también contará con núcleos potenciales. Cada vez que se aumente el rango de pericia con el arma, se le otorgarán PA. Estos puntos de habilidades permiten mejorar varios atributos para los personajes: aumento de vitalidad, ataque físico y mágico, resistencia, velocidad o incluso aprender nuevas habilidades. Las armas han adquirido un nuevo sistema en el remake y lo cierto es que es bastante intuitivo y útil. He de decir que en mi partida solo le cambié el arma a Tifa y Aeris, y aun así no se mejoraban todos los parámetros respecto al arma principal. Por lo tanto, actualizar las armas y mejorar sus atributos es una tarea que también amplía las opciones de personalización.

Por supuesto, también hay diferentes accesorios muy conocidos y que están prácticamente calcados del juego original, pero el elemento principal de Final Fantasy VII siempre fueron las materias. Tengo que reconocer que, en este sentido, el remake ha conseguido abrumarme. Hay una cantidad inmensa de materias, muchas más que en la propuesta original. Todas ellas tienen una función específica y alguna de lo más inverosímil, pero ofrecen un compendio de posibilidades que se adaptan a cualquier estilo de juego. Desde la potencia bruta, hasta la magia como bandera, pasando por los estados alterados. Todos los jugadores que hayan jugado a los Final Fantasy más recientes encontrarán su estilo de combate en este título y eso es absolutamente magnífico. Si ya te volvías loco en 1997 para encuadrar las materias, ahora te tirarás de los pelos ante todas las opciones que hay disponibles. En definitiva, Final Fantasy VII Remake cuenta con un sistema de combate adaptativo, personalizable y muy vibrante.

Midgar a escala indescriptible: un mundo completamente nuevo a tu alcance

midgar ffvii

No se puede hacer un juego de 40 horas (que es aproximadamente lo que ha durado mi partida) sin aumentar de manera colosal la propuesta de una fracción que solo duraba seis horas en el título original. Podría parecer una absoluta locura cuando Square Enix anunció sus intenciones, pero he de admitir que, en líneas generales es un proceso muy natural y que no se siente forzado. Es cierto que hay partes de relleno que pueden resultar algo tediosas, pero todo buen JRPG sufre de ello, incluso el juego de hace 23 años. Lo importante de este aumento de horas es que se ha traducido en un incremento colosal del entorno, permitiendo conocer una Midgar renovada y que respira vida por los cuatro costados.

Visitar lugares tan emblemáticos como Mercado Muro es una sensación indescriptible, pues el entorno es como un parque de atracciones del lujo donde el movimiento es la constante. La sensación que aporta la Midgar del remake es la de estar observando algo que te aporta reminiscencias, pero que se siente totalmente nuevo. Por supuesto, también hay áreas que no se exploraron en el juego principal y que aportan frescura, especialmente en los caminos entre distritos, pero no hay nada que vayas a echar de menos en cuanto a entornos. De hecho, es muy probable que en más de una ocasión te pierdas observando los detalles que incluyen las diferentes zonas o incluso observando la placa que se alza sobre la ciudad por el grado de detalle que contiene. La gran diferencia en este sentido es Midgar se ha convertido en una ciudad con mucha vida y que denota el tremendo avance que se ha producido en el desarrollo de videojuegos durante estas últimos dos décadas. Hay un trabajo colosal en la reconstrucción de la ciudad.

final fantasy vii midgar

Todo ello, por supuesto, también da pie a que los cambios que se han producido en la narrativa sigan su curso, pues hay una mayor amplitud que también acompaña a esos elementos que no formaban parte del original. Puede que tus primeros pensamientos se dirijan a que es una propuesta lineal, que se acerca en cierta medida a lo que fue Final Fantasy XIII, pero hay que ser conscientes de que lo que se desarrolla en esta primera parte es solo lo correspondiente a Midgar, por lo que su ampliación debía ser consecuente con lo que proponía en juego original. De este modo, la amplitud del mundo abierto llegará a partir de la segunda parte del remake. En lo referente a lo que reinventa, el trabajo es sensacional.

Misiones secundarias que pecan de conservadoras

misiones secundarias ffvii

No lo es tanto en las misiones secundarias, que siguen pecando del gran problema que tienen los JRPG en los últimos años. De hecho, estas misiones se denominan como encargos, por lo que puedes hacerte una idea de que son de recadero. Cloud, hay unos monstruos en tal zona, necesitamos que los elimines; Cloud, necesito ingredientes para elaborar una medicina, búscamelos; Cloud, me han robado la cartera, recupérala… y así sucesivamente. No son elementos que inviten a ser descubiertos, porque apenas aportan nada, salvo la oportunidad de farmear y conocer mejor la vida que se desarrolla en Midgar. No obstante, sí que se ha incluido un aditivo que puede ser el ingrediente necesario para querer cumplirlas todas: los hallazgos.

Los hallazgos son fragmentos de historia que se desbloquean cuando cumples un número determinado de encargos y que te permiten obtener nuevos fragmentos de historia para conocer mejor a los protagonistas y al ambiente que les rodea. Para todo aficionado a Final Fantasy es un aliciente suficiente, aunque eso no impide que el borrón de las misiones secundarias siga estando presente. Probablemente te encontrarás con momentos de tedio en su cumplimiento, especialmente sabiendo que el viaje rápido no se activa hasta los momentos finales del juego, por lo que te esperan grandes caminatas para conseguir satisfacer las necesidades de los lugareños.

chadley final fantasy vii remake

No obstante, entre uno de esos personajes secundarios hay uno que captará tu interés: Chadley. Se trata de un joven investigador que quiere conocer más sobre la naturaleza de los monstruos que habitan Midgar y te pedirá que cumplas algunas misiones para completar sus informes y obtener datos que le permitan generar nuevas materias. Estos informes suelen estar relacionados con el análisis de monstruos para conocer sus debilidades o el uso de ciertas habilidades. Cuando los completes, te permitirán tener acceso a materias nuevas y, además, a las invocaciones. Ifrit lo conseguirás de manera automática por el argumento, pero a Shiva, Leviatán y otras más, tendrás que conseguirlas mediante combates virtuales desarrollados por Chadley, por lo que será uno de tus mayores aliados para aumentar tu catálogo de materias e invocaciones. Como nota, añadiré que los combates contra las invocaciones son brutales en todos los sentidos, también en lo referente a la dificultad.

La personalidad de los personajes es colosal

tifa ffvii remake

No quería terminar el análisis pormenorizado de la reinvención del título si mencionar un aspecto puramente narrativo, antes de dar paso a lo técnico. Y es que Final Fantasy VII Remake ha conseguido aportar un férrea personalidad a todos los personajes principales que forman parte de la narrativa en esta ocasión, incluso a los que eran un mueble en el juego original y los que estaban completamente faltos de carisma. La construcción de personajes es uno de los aspectos que más impacta a la hora de embarcarse en este nuevo viaje. Esto se traduce especialmente en los miembros de Avalancha, cuya profundidad permite conocerlos mejor y empatizar más con su causa y sus motivos para unirse a esta impronta. No obstante, los protagonistas también tiene un grado mayor de capas de personalidad.

Los dos personajes en los que más se vislumbra este cambio son Cloud y Aeris, quienes han desarrollado una personalidad mucho más madura y compleja, aunque Barret, Tifa e incluso Red XIII no se quedan cortos en este sentido. Hay diálogos que son una absoluta delicia, así como la progresión de cada uno de ellos a medida que avanza la propuesta, que permite conocer matices más profundos que no formaban parte del título original lanzado en PlayStation hace 23 años. Otro síntoma más de lo mucho que han cambiado los videojuegos, especialmente a nivel narrativo. Sin duda, te vas a encontrar con una propuesta mucho más sólida, ordenada y elaborada de un modo muy atractivo.

Técnicamente sería un FFXVI si no existiera el original

tren ffvii remake

Vamos ya al terreno técnico donde la frase que titula este aspecto puede ser muy definitoria. Y es que si el Final Fantasy VII original nunca hubiera existido, estaríamos ante el primer episodio de un Final Fantasy XVI que dejaría a todo el mundo con la boca abierta. La recreación del entorno no tiene nada que envidiar a cualquier título de actual generación y lo que ha conseguido Square Enix con el uso de la iluminación es uno de los mejores trabajos que han visto estos ojos. Ver a Cloud caminar por cualquier entorno y comprobar cómo indice la iluminación en el suelo, la espada o incluso el cabello es increíble, por no mencionar el espectáculo visual que son las batallas con chispas, colores y acción por los cuatro costados.

Si que es cierto que hay un confuso contraste en el uso de algunas texturas. La gran mayoría son soberbias, especialmente en lo relativo a los personajes principales, pero otras están más descuidadas, especialmente las referentes a los personajes que realizan los encargos. Obviamente hay cosas que necesitan pulirse, pero en líneas generales es un trabajo soberbio que te mantiene atrapado y pegado a la pantalla para comprobar el alto grado de detalle que dispone la propuesta. De hecho, en PlayStation 4 Pro se desarrolla de un modo muy estable, sin ni una sola caída de fotogramas, por lo que el juego se traduce en una apuesta sólida y fluida que, además, apenas tiene pantallas de carga.

Mención aparte merece la banda sonora, contando con temas soberbios que han sido adaptados de la propuesta original. No obstante, para todos aquellos que echen de menos las melodías clásicas, se han incluido gramolas que tienen la banda sonora del juego de 1997 y que te invitan a reunirlas todas para reproducirlas siempre que lo desees. Un detalle que pone la guinda a un trabajo impresionante en la banda sonora, aunque algunos temas en los viajes entre distritos se hacen repetitivos y cansinos, especialmente por las vueltas que hay que dar por los diferentes entornos para cumplir con los encargos.

Una dificultad gradual que te atrapa

reno y cloud ffvii

Por último, quiero hacer una mención especial a la dificultad con la que cuenta Final Fantasy VII Remake. Con este párrafo quiero invitar a continuar a todos aquellos que puedan abandonar el título en sus primeros compases por que pueda resultar fácil. Es cierto que en un principio puede parecer que es un avance muy sencilla y que se va a convertir en un paseo, especialmente por el número de objetos curativos que se ofrece. No obstante, la dificultad avanza de un modo gradual y progresivo y a partir del capítulo 7, de los 18 con los que cuenta el remake, se nota un aumento en este sentido que sigue avanzando hasta los compases finales. De hecho, los dos últimos capítulos te obligan a hacer uso de todas tus mejores habilidades adquiridas durante el resto del juego. Y el modo Difícil que se desbloquea tras la primera partida es un absoluto infierno.

La reinvención de un clásico que apunta a ser igual de épico

ffvii remake

En definitiva, Final Fantasy VII Remake es un juego enorme en todos los sentidos, tanto a nivel de amplitud como en lo narrativo. Square Enix ha conseguido reinventarse de una manera brutal, aunque hay licencias argumentales que probablemente van a causar un enorme debate entre la comunidad. No obstante, en su conjunto es uno de los trabajos más impresionantes que se ha visto en los últimos tiempos y que rinde el homenaje que merece la leyenda que es el juego original. No es solo un culto al título de 1997, sino a todo seguidor de la serie completa, contando con elementos reconocibles de otras entregas. Este es el primer episodio de una de las mayores leyendas que se van a conformar en los próximos años en el sector del ocio interactivo y ya podemos decir que es uno de los grandes candidatos a ser el juego del año de 2020. Un nuevo viaje hacia lo desconocido ha comenzado y estoy seguro de que nos va a sorprender. Por el momento, lo que he visto ha sido todo lo épico que podría esperar y más. Final Fantasy VII Remake es un juego de leyenda.

Juan Montes

Comunicador y apasionado de los videojuegos de aventuras, rol y plataformas. Crecí junto a un marsupial y blandiendo la llave espada; ahora acompaño a cazarrecompensas, asaltatumbas y luciérnagas con la misma pasión.
Cerrar