Análisis de Ghost of Tsushima Director’s Cut – La versión definitiva de una de las últimas joyas de PS4

Analizamos la llegada de Ghost of Tsushima a PS5 y su expansión Iki Island.

El viaje de Ghost of Tsushima comenzó hace años, con una presentación en el E3 2018 que hizo que jugadores de todo el mundo se sintiesen atraídos por un título que nos prometía una aventura de samuráis en un bello y hostil entorno. El año pasado, Ghost of Tsushima podría haber sido eclipsado por el gran lanzamiento de PS4 de 2020: The Last of Us Parte II. Curiosamente y pese a menos de un mes de diferencia entre el lanzamiento de uno y otro, ambos títulos consiguieron convivir de maravilla en cuanto a ventas y, sobre todo, en la recepción.

Para muchos jugadores, Ghost of Tsushima está entre los mejores juegos del pasado año y es que no es para menos. La forma en la que el título de Sucker Punch enfoca la jugabilidad de mundo abierto es un soplo de aire a mecánicas algo estancadas y repetidas hasta la saciedad. Por otro lado, la belleza de la isla de Tsushima se potencia con un apartado artístico que dejaba estampas coloridas y variadas.

Mañana, más de un año después de su lanzamiento inicial, Ghost of Tsushima llega con una nueva versión, un Director’s Cut que es algo así como la versión definitiva. Una forma de unir remasterización y expansión para lanzar un pack completo en PS5, mientras que PS4 también recibe algunas mejoras de calidad de vida y la expansión de Iki Island. Sin más dilación, os traemos el análisis de Ghost of Tsushima Director’s Cut para PS5.

Un gran juego en su máximo esplendor

Una de las cosas que nos trae el final de cada generación es que los desarrolladores hacen todo lo posible por sacar hasta la última gota de potencia y rendimiento de unas máquinas que llevan más de 7 años con nosotros. El final de vida en solitario de PS4 nos trajo The Last of Us Parte II y Ghost of Tsushima y tras este Director’s Cut del juego de Sucker Punch, queda claro que podemos esperar una versión parecida del juego de Naughty Dog.

Ghost of Tsushima Director’s Cut se juega en PS5 aprovechando las capacidades de la consola de nueva generación de Sony, lo que se traduce en una resolución de 4k dinámicos con técnicas de reconstrucción de imagen (muy efectivas, como ya vimos en Ratchet y Clank: Una Dimensión Aparte) para contar con una tasa de frames de 60 fps.

Análisis de Ghost of Tsushima Director's Cut
El apartado gráfico de Ghost of Tsushima se verá mejorado de gran manera en PS5

A estas mejoras técnicas hay que añadirle el nuevo audio 3D de PS5, potenciado por el motor Tempest de la consola. Este nuevo modelo de audio dota de vida propia al juego, ya que si jugamos con auriculares notaremos más vivo que nunca nuestro entorno, algo que se agradece con creces en un título donde hay tantos animales y sonidos de la naturaleza como es Ghost of Tsushima.

Por último, y no menos importante, Ghost of Tsushima Director’s Cut cuenta en PS5 con soporte al Dualsense. Este soporte hace que los gatillos se adapten a la hora de tensar nuestro arco, por ejemplo, o que tengamos feedback háptico en el panel trasero del mando, dotando de mayor inmersión nuestra experiencia.

Análisis de Ghost of Tsushima Director's Cut
Los rostros y las animaciones faciales también han mejorado mucho

En el apartado técnico también podríamos mencionar mejoras menores, pero que personalmente he agradecido, como una mejor sincronización labial de los personajes con el doblaje en japonés, algo que se criticó en la versión original del juego en PS4. En este Director’s Cut se ha mejorado la forma en la que el doblaje japonés casa con los movimientos de la boca de los personajes. Hasta aquí las mejoras en cuanto a la versión de PS5. Ahora toca comentar qué nos ha parecido la expansión de Iki Island, que también estará disponible en PS4.

De viaje a la isla de Iki

Comenzar nuestro viaje a la isla de Iki debería ser sencillo si ya hemos jugado al título principal. Si somos nuevos en Ghost of Tsushima nos tocará avanzar hasta el Acto 2 del juego principal. Una vez allí podremos dar comienzo a la misión que nos lleve a Iki. Una vez comencemos la expansión no podremos volver a la isla principal hasta pasado cierto punto en la historia, pero vaya, os recomendamos que sigáis el flujo natural del juego y si sois nuevos terminéis el juego principal y luego os enfrasquéis de lleno en la expansión de Iki, ya que el contenido es completamente independiente.

Análisis de Ghost of Tsushima Director's Cut
Nuestro viaje a la isla de Iki será de lo más peculiar

Iki Island es, tal y como cuentan desde Sucker Punch, una forma de continuar el viaje de Jin y de darle a los fans un poco más de lo que tanto gustó en el juego del pasado año. Si bien lo que nos vamos a encontrar es básicamente una estructura muy parecida a la del juego principal, los nuevos enemigos añadirán cierta diversidad a los enfrentamientos.

Ankhsar Khatun es la líder de una tribu mongola que ha decidido tomar la isla de Iki y que resultará en una amenaza para la gente de Tsushima, por lo que para evitar su llegada a la isla que estamos o hemos liberado ya, intentaremos erradicar su presencia cuanto antes. El hecho de que la líder rival sea una chamana propicia que los enfrentamientos no sean tan convencionales y a menudo se utilicen ciertos componentes de alucinación, algo parecido a lo visto en la expansión de La Ira de los Druidas de Assassin’s Creed Valhalla.

Análisis de Ghost of Tsushima Director's Cut
Ankhsar Khatun será la villana principal de la expansión

El caso es que tampoco os podemos comentar mucho sobre la trama de esta expansión, ya que más allá del respeto a los desarrolladores, que insistieron en que la experiencia de los usuarios finales fuese la más libre de cualquier pista o posible destripe, sentimos que estamos ante un contenido hecho por y para los fans de Ghost of Tsushima, ya que más allá de esta nueva isla y enemigos también obtendremos respuestas sobre el propio Jin y su mítico clan.

Sobre la duración de Iki Island, debéis esperar que os tenga entretenidos más o menos las horas que sus propios creadores comentaron, siendo unas 15-20 horas de nuevo contenido, exploración, misterios y aventura.

La versión definitiva acompañada de una expansión más que digna

Iki Island sirve para seguir las aventuras de Jin Sakai y dar nuevo contenido a unos fans que amaron el título que Sucker Punch lanzó al mercado el pasado 2020, mientras que la versión mejorada de PS5 hace que estemos ante la visión definitiva (o en este caso, el “corte del director”) con todo tipo de mejoras en el apartado técnico y de calidad de vida, acompañadas por la utilización de componentes del DualSense que dotan de mayor inmersión a un juego ya de por sí excelente en cuanto a ambientación.

Análisis de Ghost of Tsushima Director's Cut
La aventura de Jin Sakai y su clan seguirá en Iki Island

Junto a las novedades comentadas, obviamente el juego llega con todo el contenido del título original, así como la expansión Legends, que nos lleva a enfrentamientos online y que recibirá el 3 de septiembre una expansión gratuita tanto para PS4 como PS5 llamada Rivals. Por desgracia, no hemos podido probar el modo Legends, ya que desde Sucker Punch alegan a que quieren que la experiencia que relatamos sea la misma que tengan los usuarios finales a partir del 20 de agosto.

Si bien se pueden discutir varios elementos como las formas de transferir las partidas de PS4 a PS5 o las políticas de precio como el tener que pagar por actualizar tu juego de PS4 a PS5, la realidad es que el producto global que es Ghost of Tsushima Director’s Cut en PS5 es excelente, siendo la versión definitiva de uno de los mejores juegos que pudimos disfrutar en nuestras PS4. Ahora ya solo queda que Sucker Punch además de seguir con la saga de Jin también se anime a lanzar un nuevo InFamous. Por pedir que no quede…

Daniel Villagrasa

Xboxer para unos, sonyer para otros, pero no veas lo que me gusta disfrutar de ambas plataformas. Jugando desde que tengo memoria y aprovechando a la mínima para deciros lo mucho que quiero a Hideo Kojima.
Cerrar