Análisis de Hitman 3 – El homenaje definitivo a la figura del Agente 47

Hitman 3 cierra la trilogía del World of Assassination con el mejor juego que IO Interactive ha creado.

Hitman siempre se antojó un juego peculiar, como una figura adalid del género de sigilo, pero con un fuerte componente de estrategia gracias al uso de la planificación, haciendo que cada aventura se centrase en pensar ingeniosas maneras con las que llegar hacia nuestro objetivo y acabar con su vida. El leitmotiv de Hitman siempre ha sido el de hacer que cada muerte cuente, incluso de hacer del asesinato un arte.

Bajo ese último concepto es sobre el que ha girado la saga estos años gracias a un reboot que IO Interactive, sus creadores, lanzaron en 2016 en forma de juego episódico y que calificaron como el inicio de la trilogía del World of Assassination, un mundo donde los asesinos a sueldo están a la orden del día, trabajando para las corporaciones más grandes, que mueven los hilos de la economía y política a su antojo.

Análisis de Hitman 3 - El homenaje definitivo a la figura del Agente 47
El Agente 47 vuelve en la parte final de la trilogía World of Assassination

Hitman (2016) cogía las bases sobre las que el Agente 47 se había cimentado en la pasada década y las expandió en todos los sentidos. Llevó el arte del asesinato a entornos de mundo semi-abierto, donde la profundidad era tanto en horizontal como en vertical, con mapas inverosímiles y objetivos a los que a priori es imposible acceder. Por su parte, Hitman 2 desechó el formato episódico para lanzarse como un juego completo, mejorando algunos aspectos del juego de 2016, aunque lo cierto es que podríamos considerar que se trataba de un título demasiado continuista.

Hitman 3 es el juego que nos atañe hoy y que demuestra que IO Interactive son unos maestros a la hora de ofrecer libertad al jugador y de hacerles sentir el agente especial más temido del mundo. Esta última entrega del World of Assassination es, sencillamente, el mejor juego que ha hecho IO Interactive. Una carta de amor al personaje del Agente 47 con la experiencia definitiva del universo Hitman.

Un mundo de asesinos

Desde 2016 Hitman ha dejado claro que además de ser un juego centrado en la jugabilidad y en ofrecer casi infinitas posibilidades al jugador la trama también tenía un peso enorme. En el universo Hitman del World of Assassination encontramos una trama que cuenta con agencias gubernamentales, corporaciones en la sombra y gobiernos, todos actuando de forma estratégica y sobre todo contratando asesinos para hacer caer de un plumazo a piezas clave del enemigo.

Al igual que en sus anteriores entregas estamos ante una aventura de agentes especiales, una demostración de que IOI es el candidato adecuado para hacer un juego de James Bond. En Hitman 3 recorreremos el mundo entero para acabar con objetivos clave, aunque esta vez no será por un contrato, será por motivos propios. No vamos a entrar en spoilers, obviamente, pero seguramente estemos ante la entrega que representa a un Agente 47 más «humano» pero conservando sus características tan especiales.

Análisis de Hitman 3 - El homenaje definitivo a la figura del Agente 47
El Agente 47 sigue siendo un maestro de los disfraces

Poco os puedo contar sobre la trama de Hitman 3, pero de lo poco que os puedo trasladar es que estamos ante el título más narrativo, con multitud de cinemáticas que sirven para avanzar en la historia y que nos cuenten sucesos clave. No hacen falta explosiones, tiroteos o momentos épicos en esas cinemáticas, el peso narrativo lo llevan los personajes y sus acciones, con un mimo en la dirección tremendo. Tendremos cinemáticas antes y después de cada misión, incidiendo en los sucesos tras completar el asesinato, así como preparar el terreno para lo que está por llegar.

La libertad por encima de todo

La clave de Hitman 3 y en general de toda esta trilogía del World of Assassination es la jugabilidad centrada en ofrecerle al jugador total libertad para encarar cómo acabar con su objetivo mientras sorteamos a la IA que se manifiesta en forma de guardias, NPC que se pueden chivar de nuestros actos ilegales, cámaras de vigilancia… La clave está en adoptar la estrategia que mejor se adapte a lo que queremos hacer. En Hitman 3 nos encontramos las mecánicas de juego ya presentes Hitman 2 y 3, de hecho poco más se puede innovar en ese aspecto y como mayor novedad destaca la inclusión de una cámara con la que podemos hackear ciertos elementos u obtener información relevante de objetos, pero la clave y lo que lo diferencia de los otros son sus escenarios.

Análisis de Hitman 3 - El homenaje definitivo a la figura del Agente 47
Los escenarios serán un personaje más en la jugabilidad

Cada escenario de Hitman 3 se puede considerar como un personaje más, como un elemento narrativo, como un componente que no está ahí para ofrecerte una caja de arena vacía con la que jugar, lo que te trae Hitman 3 es un lugar vivo que quieres conocer palmo a palmo, un lugar repleto de historias, donde escuchar a NPC y recorrer cada lugar tiene recompensa en forma de idea que te ayuda a preparar tu plan.

Hitman 3 tiene 6 escenarios principales repartidos por todo el mundo de entre los que destacan dos lugares clave: Dartmoor y Chongqing. De hecho si recordáis el Hitman de 2016 había un escenario llamado Sapienza que destacaba por encima de todos debido a su tamaño, profundidad y posibilidades. Pues bien, todos los niveles de Hitman 3 están a la altura de Sapienza y eso son palabras mayores.

¿Por qué me atrevo a decir eso? La respuesta es simple: la profundidad jugable de Hitman 3 es tremenda, ya que nos presenta escenarios enormes llenos de multitud de personajes que nos pueden servir para avanzar hacia nuestro objetivo, pero también contamos con una profundidad vertical, haciendo que tengamos que estar pendientes de todo aquello que nos rodea por cualquier lado. Podemos comenzar el nivel en una carretera con las luces de una gasolinera que nos deslumbran, cruzar un bosque y acabar en una rave. Entramos al lugar y contamos con 3 pisos distintos, un patio exterior, un edificio anexo…

Análisis de Hitman 3 - El homenaje definitivo a la figura del Agente 47
Un bosque cualquiera nos puede acabar llevando a una rave cerca de Berlín

Aunque tenemos total libertad para acabar con nuestros objetivos como queramos tenemos dos elementos que nos sirven de guía. El primero son las historias de misión, que si las seguimos sirven para llegar a nuestros objetivos de una forma definida siguiendo una narrativa y por otro lado tenemos los desafíos. Los desafíos simplemente nos dicen que los desbloqueamos cumpliendo X objetivo, pero la forma de cómo conseguirlo es cosa nuestra.

Acuchillando por la espalda

Recuperando lo de las historias de misión recomiendo que siempre intentemos completarlas antes de ir por nuestra propia cuenta. La mayoría de las veces no concluyen con el asesinato de nuestro objetivo, sino en una forma diferente de acercarnos a él siguiendo una narrativa determinada. A lo largo de cada fase he jugado historias maravillosas, no lo voy a negar, pero la que me quedó grabada a fuego es la de Dartmoor donde Hitman 3 se convierte, de golpe, en un juego de investigación.

Análisis de Hitman 3 - El homenaje definitivo a la figura del Agente 47
La segunda misión del juego nos llevará a una peculiar mansión y podremos resolver un misterioso asesinato

Dartmoor sirve para cambiar momentáneamente el género del juego y convertirnos en un detective en un descarado homenaje a Knives Out (Puñales por la Espalda). De hecho, podemos equiparar el papel del Agente 47 al de Daniel Craig en la película. Esa fase se puede encarar de muchas maneras, pero si seguimos la historia en la que nos tenemos que convertir en detective privado vais a disfrutar de una experiencia única, os lo aseguro.

Análisis de Hitman 3 - El homenaje definitivo a la figura del Agente 47
Las referencias a Knives Out son más que obvias

Por lo general, Hitman 3 nos tendrá enganchados en todo momento y preguntándonos cómo podemos enfocar nuestra misión con multitud de oportunidades que se presentan en entornos preciosos y que se antojan enormes. La experiencia jugable de Hitman 3 es, sin duda alguna, la evolución definitiva de la fórmula y un hito difícil de superar por IO Interactive.

Hitman llega a Xbox Series X|S y PS5

Hitman 3 no es solo un juego con una jugabilidad tremendamente lograda sino que además se juega muy bien gracias a un rendimiento a 60 fps inamovibles, acompañados por una resolución a 4K en la nueva generación. He jugado a Hitman 3 en Xbox Series X y he disfrutado de una experiencia fluida, con escasos bugs y sobre todo visualmente espectacular gracias a unos escenarios que aprovechan todo lo que pueden ofrecer para cautivar al jugador.

Lo que más destacan son unos reflejos tremendamente logrados mediante SSR, aunque no por ray tracing, pero viendo el resultado final tampoco lo echamos de menos. Los neones de Chongqing y las gotas de agua que se ven en el abrigo y cuerpo del Agente 47, las cristaleras del rascacielos de Dubai o los reflejos que encontramos en la mansión de Dartmoor son ejemplos tremendos del músculo gráfico del motor Glacier desarrollado por IO Interactive y de su utilización en Hitman 3.

Análisis de Hitman 3 - El homenaje definitivo a la figura del Agente 47
Los reflejos serán más realistas y detallados que nunca. Ojo a la parte inferior del portátil reflejando la página web que acabamos de cargar

Además, si tenemos en nuestra disposición Hitman o Hitman 2 podemos jugar sin gasto añadido desde Hitman 3 a los niveles de esas entregas con las mejoras jugables y técnicas añadidas en la última parte de la trilogía. Si además tenemos PlayStation VR podremos jugar tanto a Hitman 3 como a los anteriores en primera persona utilizando la Realidad Virtual, toda una experiencia.

Análisis de Hitman 3 - El homenaje definitivo a la figura del Agente 47
Por otro lado, las luces de neón y la lluvia os maravillarán en China

Por último, también hay que recalcar el trabajo en el apartado sonoro, con muy buenos efectos y actuaciones por parte de los actores. Por desgracia y al igual que en las pasadas entregas, Hitman 3 nos llega en inglés subtitulado al español.

El cierre perfecto

Hitman 3 cierra una trilogía que recuperó una IP que parecía no poder dar más de sí. La utilización del concepto sandbox por parte de IO Interactive con las mecánicas de juegos de sigilo y el estilo de una aventura de espionaje, agencias y complots mundiales nos ha brindado una trilogía que ha encumbrado la figura de uno de los personajes más reconocibles del mundo de los videojuegos.

Creo que ha quedado claro en el texto que Hitman 3 me ha gustado y es que hacía tiempo que un juego no me dejaba con ganas de volver a agarrar el mando unas pocas horas después de dejarlo. La jugabilidad es la reina en un juego con un diseño de niveles a la altura de los mejores y una trama que aunque se limite a servir de hilo conductor de los objetivos y escenarios que visitamos también nos presenta momentos épicos y dramáticos.

Análisis de Hitman 3 - El homenaje definitivo a la figura del Agente 47
La clave de Hitman es esperar siempre a realizar el asesinato perfecto

En resumen, Hitman 3 quizás salga en un momento complicado, ya que venimos de un final de 2020 cargado de juegos, y estrenar los lanzamientos AAA de un año siempre es difícil. El caso es que la propuesta de IO Interactive es un juego excelente y que cualquiera que se declare fan del sigilo o que haya disfrutado de Hitman en el pasado debería jugar. Además, sus versiones para PS5 y Xbox Series X|S nos traen uno de los pocos juegos a 4K y 60 fps de la nueva generación, que además se luce con sus efectos de iluminación. Agente 47, ya es momento de descansar, ahora le toca a 007.

Daniel Villagrasa

Xboxer para unos, sonyer para otros, pero no veas lo que me gusta disfrutar de ambas plataformas. Jugando desde que tengo memoria y aprovechando a la mínima para deciros lo mucho que quiero a Hideo Kojima.
Cerrar