Análisis de Immortals Fenyx Rising: A New God – Pruebas, pruebas y más pruebas

El primer DLC del título de Ubisoft llega cargado de pruebas y perdiendo levemente su esencia principal.

Immortals Fenyx Rising ha sido uno de los videojuegos más exitosos de las últimas semanas, siendo la gran sorpresa que tenía preparada Ubisoft para la recta final de año. No cabe duda de que la propuesta en su conjunto era de un enorme calado y ha conseguido atrapar a los jugadores durante decenas de horas en la Isla Áurea. Como ya había anunciado la compañía francesa, la aventura de Fenyx contará con diversos DLC para ampliar la experiencia y el primero de ellos, A New God, ya está en el mercado.

Obviamente, para poder disfrutar de todas las bondades de esta ampliación es necesario haberse pasado la propuesta principal de Immortals Fenyx Rising, ya que continúa con los sucesos del final de la aventura. De este modo, será mejor que te enfrentes a él solo si ya has llegado a la escena final para entender todo lo que sucede. Así pues, todo lo que leas de aquí en adelante también puede contar con spoilers, así que continúa leyéndonos bajo tu propia responsabilidad.

Una Diosa digna del Panteón del Olimpo

En mi caso disfruté de Immortals Fenyx Rising con la versión femenina de Fenyx y en el inicio de A New God ya se encuentra en las galerías del Olimpo junto al resto de Dioses. Lo que propone este primer DLC es un periplo a través del cual la heroína debe ganarse la bendición de los cinco dioses principales del juego base para tener un lugar en el Panteón del Olimpo. Para ello, ha de realizar un viaje por diferentes portales que simulan las cámaras del Tártaro de la Isla Áurea. Y precisamente la ausencia del terreno abierto del emplazamiento es uno de los puntos flacos de A New God.

Mejores puzles en detrimento de la exploración

immortals fenyx rising gameplay
A New God propone diferentes experiencias en mecánicas conocidas y novedosas para sus puzles

En A New God se puede apreciar desde los primeros compases que el equipo de desarrollo ha preferido centrar sus esfuerzos en ofrecer más versatilidad en los puzles de las cámaras de cada Dios, ya que el resultado es mucho más original y elaborado. Cada Dios ofrece un poder adicional a Fenyx para que pueda hacer uso de él de ahí en adelante, lo que provoca un giro de los acontecimientos y un cruce de puzles entre los cuatro Dioses de los que se requiere su bendición: Afrodita, Ares, Hefesto y Atenea. Todo ello teniendo en cuenta que las habilidades de la heroína están desbloqueadas al máximo y que las pociones desaparecen, porque en palabras de Hermes: «eso es hacer trampa».

De este modo, se replican algunas mecánicas del juego base: el movimiento de bloques de piedra, de hierro o madera y la activación de mecanismos e interruptores. Además, también se exploran otras nuevas o que no tuvieron mucha relevancia en la aventura principal, como la posibilidad de crear un clon de piedra gracias a Heósforo, el fénix de la protagonista, lo que ofrece mucho juego para poder desplazarse de un lugar a otro de manera instantánea y resolver los rompecabezas que se van sucediendo continuamente. Otra de las novedades son los portales de teltransporte, en los que hay que lanzar objetos para que puedan llegar hasta otro punto.

immortals fenyx rising new god
Fenyx debe explorar nuevas opciones y poderes para ganarse la bendición de los Dioses

Los mencionados poderes especiales de los Dioses se van desbloqueando a medida que se superan sus retos y están entrelazados con las cámaras de sus compañeros, por lo que en la mayoría de los casos hay que ir variando entre sus panteones para poder avanzar. Por ejemplo, la furia de Ares es capaz de desbloquear unos ventiladores que desatan una ráfaga de aire muy potente que te ayuda a llegar hasta otras zonas lejanas inaccesibles de otro modo; Hefesto, por su parte, te permite hacer levitar cualquier objeto independientemente de su peso.

No cabe duda de que todas estas novedades suponen una mayor elaboración en los puzles, entrelazando todas estas habilidades presentadas e invitando al jugador a que explore de la manera más profunda sus posibilidades. No obstante, esa satisfacción en la creación y resolución de los puzles resulta contraproducente cuando es el único atractivo del DLC, ya que la exploración desaparece por completo y el combate se reduce a apariciones puntuales. Así pues, de los tres puntos principales que tenía el juego base, tan solo se le saca partido real a uno de ellos. Una decisión que le hace perder la esencia tan destacable de la experiencia inicial.

Una llegada al Olimpo con desequilibrio

immortals fenyx rising new god ares

La llegada de esta primer DLC choca frontalmente con la experiencia ofrecido en el juego principal. Si bien es cierto que se exploran nuevas opciones y construcciones en los diferentes puzles que le otorgan el lugar en el Panteón del Olimpo a Fenyx, sí que se echan en falta otros aspectos más que destacables que se desarrollaban en la Isla Áurea, lo que provoca un desequilibrio entre la experiencia principal y la ampliación, con un agujeron jugable que decepcionará a uno y encantará a otros, especialmente si sus momentos favoritos fueron en las cámaras del Tártaro.

Juan Montes

Comunicador y apasionado de los videojuegos de aventuras, rol y plataformas. Crecí junto a un marsupial y blandiendo la llave espada; ahora acompaño a cazarrecompensas, asaltatumbas y luciérnagas con la misma pasión.
Cerrar