Análisis de Khara – Viaje a la Atlántida

Nuevamente ha sido PlayStation Talents, el programa creado por PlayStation España que impulsa proyectos ideados por pequeñas desarrolladoras del panorama nacional, el que nos ha permitido tener acceso a una propuesta como Khara. Se trata de un videojuego de estilo plataformero que traslada al jugador a la isla de la Atlántida, donde deberá acompañar a la joven protagonista en un emocionante viaje en el que la historia no solo será un vehículo sino parte fundamental de la aventura diseñada por el equipo de DNA Softworks.

El juego se lanzaba el pasado 16 de mayo en formato digital, por lo que ya está a disposición de todos los usuarios de PlayStation 4 y, además, a un precio inmejorable. En estos momentos, Khara: The Game puede adquirirse por apenas diez euros en PlayStation Store, un importe que rara vez hallamos en títulos indie de estas características. Por supuesto ya lo hemos jugado y, como de costumbre, te ofrecemos nuestras impresiones tras concluir tan épico viaje por un videojuego que, como comprobarás, destaca sobre todo por su esmerada faceta artística.

Esta aventura plataformera en tres dimensiones, diseñada por el equipo de DNA Softworks como parte del programa PlayStation Talents, introduce al jugador en la piel de Khara. Ella es la protagonista de una historia que se iniciará tras un naufragio y que la llevará a la mágica isla de la Atlántida para completar una misión que jamás olvidará. Durante su viaje de descubrimiento personal deberá enfrentarse a múltiples peligros con dos objetivos en mente.

El primero, rescatar a su padre de las garras de Tritón y, al mismo tiempo, evitar que el dios acabe dominando el mundo y destruyendo a la humanidad. Para ello deberá hacer uso de sus poderes, unos completos desconocidos para ella hasta que un misterioso personaje le revele su verdadera identidad y le explique todo de lo que es capaz. Pero ¿de qué habilidades dispondrá el personaje y de qué manera las aprovechará a lo largo de la partida?

Aunque sus poderes evolucionarán de manera constante a lo largo de la historia, la joven contará desde el inicio con varias alternativas muy útiles en determinadas circunstancias. Y es que gran parte del desafío consistirá en enfrentarse a criaturas dispuestas a complicarnos nuestro avance, a las que cabrá derrotar con los poderes propios de la heredera de la Atlántida. A nadie sorprenderá, pues, que el agua juegue un papel clave en lo que a las capacidades de la protagonista se refiere.

Uno de los ataques más efectivos es el que genera una especie de ola que golpea directamente a los rivales. Prácticamente desde el arranque de la aventura es también posible lanzar proyectiles de agua, crear un tornado marino con el que protegerse del peligro o disparar con un arco que no solo cumple la función de arma sino de herramienta de interacción con el entorno. En Khara: The Game, no solo cabrá combatir a los enemigos sino resolver una serie de rompecabezas, algunos más elaborados que otros, en el proceso.

En ese aspecto es necesario contar con el mencionado arco, que el jugador puede emplear para disparar a objetivos que precisan de un impacto para activarse. De esta manera podrán abrirse puertas o poner en marcha mecanismos de todo tipo que facilitarán el avance de la joven por el escenario. Igual de importante serán el resto de habilidades innatas de Khara, entre las que se encuentra su habilidad para saltar y acceder a lugares más elevados o para trepar para alcanzar zonas determinadas de la isla.

También podrá agacharse para pasar por huecos de tamaño más reducido o escalar por una especie de plantas enredaderas que encontraremos de manera muy frecuente por el escenario. De esta manera, los desarrolladores han conseguido que el desplazamiento de la protagonista no se limite a un solo nivel y que, por tanto, cuente con la siempre bienvenida verticalidad en los videojuegos de plataformas. Tampoco podemos olvidarnos del que probablemente sea su poder más relevante.

Tanto en combate como en fases de exploración, en las que Khara también podrá nadar para llegar a zonas inaccesibles del escenario, el teletransporte se convertirá en una habilidad fundamental. Hemos podido comprobar lo útil que resulta a la hora de enfrentarse a los enemigos, de los que podemos zafarnos fácilmente cuando están a punto de atacarnos. En cuestión de décimas de segundo nos hallaremos a su espalda y, por tanto, será mucho más sencillo enfrentarnos a ellos, sobre todo si encadenamos este poder de manera consecutiva.

Esta habilidad es también básica en momentos en los que debemos acceder a lugares aparentemente inaccesibles a través del salto. Por ejemplo, en puentes cortados a mitad del trayecto. Para llegar de un extremo a otro y sortear el vacío, el usuario puede activar esta capacidad y viajar literalmente a la zona deseada. Por supuesto, siempre que se encuentra a una distancia prudencial de nuestra protagonista, que no podrá teletransportarse a grandes distancias.

Por lo demás, Khara deberá enfrentarse a todo tipo de puzles en los que la activación de mecanismos será, como ya hemos señalado, parte básica. Además del arco, con el que disparar a determinados objetivos, la joven podrá interaccionar con una serie de elementos para resolver algunos de estos desafíos. Muchos de ellos consisten en, por ejemplo, empujar una gran roca cuadrada hasta situarla encima de un mecanismo que, por supuesto, servirá para activar otro o simplemente desbloquear una zona del nivel.

En cuanto al apartado gráfico no podemos sino destacar el excepcional trabajo artístico llevado a cabo por el equipo de DNA Softworks, que ha sabido confeccionar un mundo del que el jugador se enamorará inmediatamente después de iniciar la aventura. Pese a su sencillez, la Atlántida de Khara cuenta con un precioso diseño de escenarios y con una iluminación fantásticas en muchos de los niveles de la aventura. Únicamente pueden reprocharse algunas caídas en el framerate en un videojuego que, en cualquier caso, funciona generalmente de manera muy fluida.

Asimismo, apreciamos que las animaciones de la protagonista son algo básicas y echamos en falta algún tipo de efecto mientras la joven camina: no deja huellas ni levanta ningún tipo de partículas que indiquen que Khara está desplazándose por la arena o la tierra. Tampoco los habituales efectos de sonido que se deberían escucharse a cada paso. En lo que respecta al idioma el juego se encuentra, además de en inglés, totalmente traducido al castellano tanto en la interfaz como en los menús.

Javier Castillo

JUGABILIDAD: El videojuego combina de manera satisfactoria las fases de exploración con las de combate, que quedan perfectamente integradas en la acción. Para hacer frente a ambas, la protagonista cuenta con una serie de capacidades y poderes que servirán para desempeñar diferentes tareas y completar todos los desafíos introducidos por los desarrolladores.

GRÁFICOS: Lo más destacable del apartado visual de Khara es, sin duda alguna, su faceta artística. El equipo de DNA Softworks ha realizado un trabajo excepcional en este sentido y, otorgando al videojuego personalidad propia desde los primeros compases de la aventura. Las caídas ocasionales del framerate y algunas de las animaciones son los únicos aspectos mejorables de un videojuego que, pese a su condición de indie, ha hecho una gran labor en lo técnico.

SONIDO: No podemos hablar de Khara sin referirnos a su banda sonora, uno de los elementos sonoros más destacables del juego en determinadas fases de la historia. La aventura está bien ambientada y solo se hecha en falta algún tipo de efecto cuando la protagonista camina por el escenario.

HISTORIA: Khara: The Game traslada la acción a un mundo de fantasía, la Atlántida, en el que la joven protagonista no solo debe rescatar a su padre de las garras de Tritón, sino librar al mundo de la destrucción. Para ello contará con la ayuda del jugador, que desde el primer momento se sumergirá en un universo, insistimos, perfectamente ambientado en la mitología a la que pretende trasladarnos.

CONCLUSIÓN: Únicamente podemos alabar el trabajo realizado por DNA Softworks que, gracias al programa PlayStation Talents, ha podido compartir con los usuarios de PlayStation 4 una propuesta tan mágica como Khara. Pese a sus limitaciones técnicas, este videojuego independiente ha sabido destacar con su maravilloso apartado artístico e introducir al jugador en una aventura de fantasía tan sencilla en su concepto como disfrutable para cualquier amante del género plataformero en tres dimensiones.

Cerrar