Análisis de Life is Strange: True Colors – Una historia repleta de sentimientos

Una nueva entrega de Life is Strange llega a consolas y PC con nueva protagonista y un poder por descubrir.

Anunciado el pasado mes de marzo tras haberse sucedido una gran cantidad de rumores, Life is Strange: True Colors ya está disponible para PS5, Xbox Series, PS4, Xbox One y PC. Tras una primera entrega cautivadora, una precuela y una segunda entrega con diferentes protagonistas, ahora llega un nuevo título desarrollado por Deck Nine en vez de Dontnod Entertainment. Con un nuevo motor gráfico y estrenado de manera completa, alejándose del lanzamiento de episodios de manera separada, Square Enix nos invita a explorar una historia repleta de sentimientos y misterio.

En esta ocasión, Life is Strange: True Colors está progonizado por Alex Chen, una joven que siempre ha estado alejada de los suyos y ha ocultado su maldición: una habilidad sobrenatural para sentir, absorber y manipular los sentimientos intensos de los demás, que percibe como auras de colores. Sin embargo, tras mudarse a un pueblo pequeño para volver a conectar con su hermano, un trágico accidente lo cambia todo y Alex se ve en la obligación de controlar sus poderes para descubrir la verdad tras los oscuros secretos que se escoden en su nuevo hogar.

El misterio de descubrir qué esta sucediendo

Al estrenarse de manera completa con sus cincos episodios disponibles para jugar a la vez, Life is Strange: True Colors refleja muy bien cuál es su misión: presentar una historia con un toque de misterio que invita a llegar hasta su final. Si el primer Life is Strange destacó por la manera de tratar a sus protagonistas y la segunda entrega mostró problemas sociales o la relación de dos hermanos, este nuevo título destaca la manera de tratar los sentimientos y el cómo ayudar a aquellos que lo necesitan.

La fórmula del juego es prácticamente la misma que la de las anteriores entregas, el jugador controla a la protagonista en tercera persona a través de un pueblo de tamaño considerable en comparación con escenarios de anteriores juego, pero se basa en hablar con los personajes y tratar con todo tipo de objetos. Lamentablemente, a pesar de que el mapa del pueblo, donde se desarrolla prácticamente toda la historia, tiene un buen tamaño, el juego cuenta con pequeños tiempos de carga al entrar en edificios o cambiar de escena, algo que no termina de convencer a los que estamos acostumbrados a la nueva generación de consolas.

Alex
Alex, protagonista del juego

La novedad en jugabilidad es evidente a la hora de usar el poder de Alex, pues pulsando R2 en el DualSense se permite explorar los sentimientos de los personajes para saber qué están sintiendo en todo momento. Así mismo, los coleccionables de este juego también se recogen usando el poder de Alex, pues se trata de los recuerdos que tienen guardados algunos objetos que se encuentran por todas las zonas en las que se desarrolla la historia, lo que invita a la rejugabilidad en el caso de que no se coleccionen todos en la primera pasada. Cabe destacar que esta nueva entrega vuelve a contar con un menú en el que se muestra el móvil y diario de Álex para descubrir cómo avanza sus relaciones y pensamientos con el resto de personajes.

Vuelven las decisiones

No obstante, para avanzar en la trama del juego siempre hay un claro objetivo que se consigue explorando un poco la zona y hablando con los personajes que sean necesarios. Sin embargo, lo destacable de cualquier Life is Strange es saber lo máximo posible sobre todo lo que rodea la trama para tomar las mejores decisiones posibles, pues una vez más el transcurso de la historia puede variar de manera considerable acercándonos más o menos a algún personaje, ocultando algún secreto o ayudando más o menos a los vecinos… El conocer los sentimientos no acaba siendo del todo importante, aunque el juego gana más por descubrir el trasfondo de los personajes que por el transcurso de su historia.

Por suerte, el juego cuenta con más novedades que ofrecen un verdadero toque de frescura. Desde el principio existen una serie de máquinas recreativas que ofrecen minijuegos clásicos que se pueden disfrutar en cualquier momento. Así mismo, a lo largo de la historia también aparecen una serie de actividades puntuales como la recreación de una historia medieval, partidas de futbolín, acertijos e incluso más sorpresas que preferimos no desvelar pero han acabado ofreciendo un distintivo para esta aventura.

minijuego
Minijuego de Life is Strange: True Colors

También existen una serie de misiones secundarias pequeñas con las que podemos ayudar a los habitantes de Haven Springs, el lugar donde se desarrolla la historia. El hacerlo nos obsequiará a veces con trofeos de PlayStation o logros de Xbox pero, si caes rendido al encanto de este pueblo ideal, lo acabarás haciendo todo por gusto, pues la magia de este nuevo Life is Strange es volver a absolver al jugador y ahora sí poder tenerle durante horas dentro de su mundo al no tener esperas entre sus episodios.

Una mayor calidad audiovisual

Desde luego, Deck Nine ha tenido que tener un presupuesto considerable para desarrollar Life is Strange: True Colors. Desde el principio, el cambio del motor gráfico salta a la vista de los jugadores pese a que se mantenga el estilo visual de la saga. Hacen Springs es un lugar idílico y sus residentes, sobre todo los protagonistas, consiguen expresar gracias a una serie de animaciones faciales trabajadas. Destaca por encima de todo, quizás una vez más, la banda sonora del juego, repleta de temas que encajan a la perfección en ciertos momentos, ya sean de exploración, conversación, tensión o acción.

Con textos a un perfecto español y un buen doblaje en inglés, Life is Strange: True Colors sí presenta algún que otro fallo de rendimiento. En el caso de PlayStation 5, hay algún que otro tirón evidente ante una caída de frames pasajera en algún momento de exploración y la cámara ha tenido algún que otro giro fallido en un momento puntual. No obstante, se tratan de minucias que no entorpecen el disfrute de la historia y posiblemente desaparezcan en futuras actualizaciones gratuitas.

Una nueva historia notable

strange
Alex usando su poder

Alex tenía la difícil tarea de imponerse a la Max del primer Life is Strange y sucede como en la segunda entrega el no conseguir conectar con el jugador tanto como sucedió una primera y única vez. No obstante, True Colors es una nueva historia notable de unas 10-12 horas de duración con rejugabilidad para los coleccionistas y los curiosos por saber qué hubiera sucedido si hubieran tomado una decisión diferente.

True Colors encantará a quienes disfrutaron de Life is Strange y disfrutan del género de la historia interactiva, también es un gran juego para quienes sienten curiosidad por él. No obstante, no va a calar entre el resto de jugadores ni va a suponer un antes y un después. Su historia se disfruta, pero no es el thriller que quedará para el recuerdo de todos. Eso sí, Deck Nine ha demostrado que la saga aún puede ofrecer nuevas historias que invitan a reflexionar y también ha sabido crear un nuevo poder a través de una aventura que presenta novedades en la jugabilidad y apuesta de manera correcta por una evolución que se adapta a los nuevos tiempos.

Ruben Lopez

Custodio de la luz y amante de los videojuegos en general. Seriéfilo unos días y cinéfilo otros. Apasionado por los libros de Stephen King y colchonero desde bien pequeño.
Cerrar