Análisis de Metroid Dread – El juego estrella de Nintendo Switch en 2021

Metroid Dread es un espectáculo de principio a fin. Una oda a la saga y un cierre sensacional a la historia de Samus. Otro imprescindible en Switch.

Con el sonido de tambores en el horizonte, Samus Aran afronta una nueva aventura. Retumba Prime 4 entre las notas dominantes, pero hay una más cercana que se alza con fuerza. Dread es su nombre y está a la vuelta de la esquina para ahuyentar los fantasmas, esos que llevan atenazando a la saga con retrasos, falta de información y cambios de estudios. Hay uno que permanece en la resistencia, ese que ya rindió tributo al lugar que merece la eterna protagonista. MercurySteam vuelve a tomar las riendas de la saga con Metroid Dread, el juego destinado a lanzar Nintendo Switch OLED. Las expectativas son máximas y la responsabilidad mayor aún, pero por si quieres ahorrarte leer todo el análisis y buscar una conclusión directa de lo que supone el título para reservarlo de una vez por todas, te lo pondré fácil: Metroid Dread es el mejor juego de Nintendo Switch en este 2021, así que no deberías tener ninguna duda para lanzarte a por él.

Samus, ha llegado la hora definitiva

Metroid Dread se presentó como la quinta entrega de la saga, la que resolvería esta legendaria historia de Samus Aran. El título lleva a la protagonista a la galaxia para solucionar un nuevo problema emergente, dejándola a merced de nuevos enemigos y otros conocidos que le pondrán las cosas realmente difíciles para alcanzar su destino. En tus manos estará demostrar el legado de una leyenda de Nintendo, ya que deberás demostrar una soberbia habilidad para enfrentarte a uno de los títulos más exigentes y con un sistema de progresión más fluido que se haya visto en la historia de Metroid. Si esperas un gran juego, estás ante él.

La fórmula metroidvania en su mayor esplendor

metroid dread exploración

Hay muchos metroidvania en el mercado, cada vez más, ya que es un género que el mercado indie suele explorar con insistencia. No obstante, Mercury ha sabido afrontar este hecho y regalar una entrega de Metroid que demuestre qué saga es la reina de esta fórmula, con permiso de otros títulos que han destacado notablemente en los últimos años. Metroid Dread consigue rescatar esa esencia con acierto y, además, mezclar sus grandes premisas con todo lo que se ha ido haciendo bien en los últimos cursos, conformando un producto muy completo, rayando la perfección y que permite disfrutar de un metroidvania espléndido, casi como si fuera la versión definitiva de lo que podría esperar en un título con el nombre de Metroid.

Obviamente, hay varios elementos que determinan al género metroidvania y en todos ellos, Metroid Dread consigue sorprender y cumplir perfectamente. Comenzando con la exploración y el sistema de backtracing, esta nueva entrega propone una cantidad de entornos de lo más variado y numeroso. Por motivos obvios, no podemos revelar el número determinado y algunas de sus características, pero debes tener claro que a medida que avances por los diferentes mapas -todos ellos de lo más intrincados y originales- encontrarás elementos que pronto identificarás como pasajes que tendrás que recorrer más adelante, volviendo sobre tus pasos cuando hayas conseguido la habilidad necesaria. Entre estos aspectos, te toparás con salas de calor extremo, lugares con lava, puertas que no puedes abrir porque están protegidas de uno u otro modo y un largo etcétera.

Con ello, hay momentos en los que te encontrarás perdido y sin rumbo, algo marca de la casa y que se echaba de menos en los últimos títulos que habían llegado. Si quieres romperte los sesos y buscar alternativas, aquí encontrarás un reto en muchos momentos. Bien es cierto que en la mayoría de ocasiones tendrás el camino muy definido y, a medida que vas consiguiendo habilidades y completando el top tier de Samus, más aún. Sin embargo, sí que existe ese componente de exploración, de perderte y tener que recurrir a ideas locas para intentar avanzar, por lo que la exploración es una necesidad. Algo que, por otro lado, te permitirá aumentar tu arsenal de misiles y la resistencia de Samus. Un premio merecido a la insistencia.

metroid dread

Ligado a esta práctica del backtracing, Metroid Dread también dispone de un sistema de progresión muy cuidado y que resulta suave, ligero y que te permite adaptarte a la perfección a las nuevasc habilidades que se te van otorgando. Aunque hay un camino definido para seguir la historia, siempre puedes volver a otras zonas y liberar nuevas zonas para obtener objetos y aumentar el arsenal, con lo que siempre hay algo nuevo que descubrir, a pesar de haber pasado horas en dicha zona. Hasta casi los últimos compases de la aventura se respira esta sensación, con lo que el sentido del metroidvania alcanza cotas muy altas y eso es una gran noticia, hablando de la saga que nos ocupa.

El otro factor determinante es la dificultad. Mucho se criticó a Samus Returns porque era un título facilón, pero aquí sí que encontrarás un componente de dificultad bien definido, ya que los combates contra jefes son espectaculares y en los primeros encuentros es difícil no salir derrotado, hasta que consigues adivinar su patrón e ir adaptándote poco a poco a dicho método. El rush final es todo un espectáculo, aunque aquí poco podemos decir para evitar spoilers. Quienes sí que juegan un papel fundamental en este sentido son los E.M.M.I.

Combates frenéticos con los E.M.M.I. como protagonistas

metroid dread emmi

Y es que son los rivales más destacados de Metroid Dread. Los E.M.M.I. son una arma artificial creada por el villano principal del juego y te van a complicar las cosas más de lo que piensas. Cada vez que visites una de las zonas disponibles en el juego verás que hay algunas destinadas a estos enemigos, las denominadas zonas E.M.M.I. En ellas, serás perseguido por una unidad de estos enemigos por todas las zonas y no podrás derrotarlos hasta destruir a la unidad central de la zona y conseguir el rayo que te permite hacerles frente. Antes de todo esos, vivirás persecuciones frenéticas y muy tensas, protagonizando los momentos estrella del juego. Aunque si te atrapan puedes realizarle parry para escapar de ellos -algo que también puedes hacer con los enemigos habituales-, es algo complicado y que en la mayoría de los casos acaba con la pantalla de muerte. Extrema la precaución con estos encuentros.

Sin duda, es lo que hace más especial a Metroid Dread. Escapar constantemente de un E.M.M.I., cada uno de ellos con sus propias características para ponerte las cosas difíciles y, más tarde, poder darle su merecido es una sensación indescriptible. Ese proceso es la magia de Dread, por encima de cualquier otra situación que te puedas encontrar en el título, aunque todo ello es disfrutable. Aquí Mercury ha sabido darle frescura a la propuesta, permitiendo que el jugador explore su propia habilidad y demuestre la capacidad que tiene para huir de estos enemigos y, después, hacerles frente, algo que tampoco es sencillo porque requiere un proceso determinado que no revelaré para que te lleves la sorpresa y puedas comprobarlo en tus propias carnes. Lo que sí puedo decirte es que es tremendamente disfrutable y una experiencia inolvidable.

metroid dread jefe

En el resto de enfrentamientos, Metroid Dread también consigue lucirse. Hay combates contra jefes muy dignos y divertidos, además de desafiantes. Incluso algunos enemigos habituales de las diferentes rutas te pueden poner las cosas difíciles en los compases finales, aunque eso ya es algo de lo que no podemos hablar, porque estropearía una de las grandes sorpresas argumentales del título y no estamos aquí para eso. Lo que debes saber es que el juego responde realmente bien ante el reto del sistema de batalla y te permite disfrutar en este sentido, del mismo modo que lo hace con la exploración y otros elementos indispensables.

El conjunto de habilidades, un espectáculo

metroid dread

En relación a las habilidades que va adquiriendo Samus, tampoco se nos permite mostrar un esquema general de todas ellas, per sí podemos contarte que son de lo más variadas y completas. El cómputo total es una delicia y están muy bien distribuidas para que puedas sacarle el mayor partido posible a ese sistema de progresión del que hablaba previamente. Entre estas habilidades se sitúan las mejoras habituales del rayo de carga, los misiles o el propio traje de Samus, además del gancho y otras características que aumentan el arsenal de opciones. Para su obtención, hay dos métodos: o bien tienes que descubrir la cápsula contenedora para añadirla a tu armamente o, por otro lado, venciendo a los E.M.M.I., lo que también otorga un poder adicional para la protagonista.

Una vez que las has alcanzado todas es cuando el juego alcanza su cénit, permitiéndote moverte libremente por todos los mapas para conseguir todos esos objetos que te has ido dejando atrás porque se situaban en zonas inaccesibles. Esa sensación de poder sobre el entorno es algo fantástico y casi necesario para afrontar los últimos momentos de una aventura épica. Lo mejor de este proceso de obtención de habilidades es que el mapa ayuda a definir qué puedes hacer con cada una de ellas y qué continúa bloqueado, ya que si se refieren a las que acabas de obtener, aparecerá un mensaje en esa zona que antes era inaccesible, mientras que si se trata de una zona por la que aún no puedes acceder, aparece un signo de interrogante para dejarte claro que aún no es el momento. Cuando descubras todas las habilidades disponibles en Metroid Dread, sabrás por qué es un tremendo homenaje a la saga.

El gran exponente de Nintendo Switch OLED en su lanzamiento

metroid dread samus

Por último, pero no menos importante, hay que hablar del terreno técnico. Metroid Dread se lanza junto a Nintendo Switch OLED y no es fruto de la casualidad. Aunque hay entornos muy oscuros, esta entrega también es un derroche de color e iluminación, algo que permite ver a las claras el salto que supone este nuevo modelo respecto al anterior. Obviamente el vistazo no es tan lúcido como el de The Legend of Zelda: Breath of the Wild, pero sí que es bastante llamativo cómo la pantalla consigue sacarle el máximo partido al juego y convertirlo en un espectáculo visual digno de mención. He disfrutado mucho de esta entrega con el modelo OLED, más de lo que lo hubiera hecho con el modelo base.

En cuanto a su rendimiento, no he experimentado ningún tipo de inconveniente en relación a la tasa de frames, por lo que todo se desarrolla de manera fluida y normal, algo que benefica el frenetismo que se vive en ciertos momentos. También hay que destacar que no se reúnen demasiados enemigos en la misma pantalla, algo que facilita este proceso. Lo que sí es ciertamente criticable son las pantallas de carga entre viajes que, aunque no son excesivas, sí que son constantes y en los tiempos que corren resulta algo engorroso. Por lo demás, Mercury ha realizado un gran trabajo, entregando un producto sobresaliente en este aspecto, como en todos los demás.

El juego del año de Nintendo

metroid dread samus

Metroid Dread es un producto muy completo que raya la perfección. MercurySteam nos permite disfrutar de un juego espectacular, donde el sistema de progresión, el backtracing y la dificultad hacen honor al nombre de una de las sagas más longevas y sensacionales de la historia de los videojuegos. La conclusión de esta aventura para Samus es una oda a su periplo, suponiendo uno de los juegos más grandes y satisfactorios que haya protagonizado la leyenda de Nintendo. Metroid Dread es el mejor juego del año de Nintendo Switch, de eso no cabe ninguna duda. Con esta aventura, Mercury regala un nuevo regreso, el de Samus, la salvadora de la galaxia. Acalla esos tambores que resuenan bajo el nombre de Prime 4. Inicia otros nuevos, con más fuerza. Esos que hablan del 9 de diciembre. The Game Awards, su cita ineludible.

Juan Montes

Comunicador y apasionado de los videojuegos de aventuras, rol y plataformas. Crecí junto a un marsupial y blandiendo la llave espada; ahora acompaño a cazarrecompensas, asaltatumbas y luciérnagas con la misma pasión.
Cerrar