Análisis de Monster Hunter Stories 2: Wings of Ruin – Cazando se entiende la gente

La secuela del spin off de Monster Hunter llega con un aire continuista y que, tras la llegada de Rise, se queda a medio camino.

Monster Hunter está siendo uno de los grandes protagonistas de 2021. Tras el tremendo éxito de Monster Hunter Rise en Nintendo Switch, ahora llega el turno de Monster Hunter Stories 2: Wings of Ruin, la secuela no directa del spin off de la conocida saga que también aterriza en la consola híbrida de Nintendo además de hacerlo en PC. Así pues, la franquicia de Capcom demuestra tener un enorme potencial y un futuro muy prometedor en sus dos vertientes principales, por lo que los amantes de ambos estilos estarán encantandos de recibir esta nueva entrega con un corte más simpático y menos desafiante. Desde hace unos días ya hemos podido disfrutar de la propuesta y a continuación vamos a ofrecerte todas las impresiones que nos ha dejado a través de su análisis.

El mejor Rider que habrá jamás

Lo primero que debes hacer en Monster Hunter Stories 2 es crear tu propio personaje mediante un editor bastante simple y efectivo. Una vez lo hayas hecho, te tocará emprender un viaje legendario para conocer todos los secretos de los Riders y seguir la estela de un familiar reconocido en todo el reino. Con ello, te toparás ante inmensos monstruos con sus propias características que te pondrán las cosas difíciles, pero que también podrán ser tus mayores aliados si consigues incubar un huevo de dicha raza y unirlo a tu equipo, una de las grandes vertientes de Monster Hunter Stories.

Una propuesta entretenida, pero a medio gas

monster hunter stories 2

Si jugaste al primer Monster Hunter Stories te encontrarás en un entorno reconocible, ya que el gameplay no varía en exceso respecto a dicho título; de hecho, se hace incluso mecánica la dinámica de visitar una población, realizar misiones, conseguir huevos y pasar hasta el siguiente destino. No es que la historia no tenga mucho que ofrecer, que no es de las más malas que han visto estos ojos, pero está claro que es algo totalmente secundario en el objetivo principal de Wings of Ruin. Lo que busca Capcom es entretenerte con su apuesta y eso sí que lo consigue, aunque parece quedarse a medio camino en muchos aspectos provocando un tedio constante con el paso de las horas.

Y es ese proceso de ir del punto A al punto B lo que le resta cierto encanto a Monster Hunter Stories 2. En un principio da la sensación de que es producto del tutorial, de un acercamiento para que aprendas a enfrentar a los monstruos antes de dejarte al libre albedrío y explorar con tu cuenta para ver con qué te topas en el camino. Sin embargo, cuando avanzas lo suficiente y compruebas que es una dinámica que se repite durante toda la propuesta empiezas a hacerte preguntas sobre qué más puede ofrecer este título. No es que se le puedan pedir peras al olmo, por supuesto, pero la excesiva linealidad hace que sea difícil de digerir. No quiero decir con esto que no puedas lanzarte al exterior de las poblaciones, enfrentarte a monstruos en el mapa, explorar mazmorras y recolectar objetos por tu cuenta, pero a fin de cuenta el proceso siempre es el mismo: visita X sitio, consigue Y huevo y vuelve al punto Z.

Algo que, unido a la escasa originalidad de las misiones secundarias, las cuales se cumplen prácticamente por inercia y casi sin darte cuenta mientras te desvías mínimamente de la aventura principal forman un cóctel no demasiado atractivo. Puedes encontrar cierto encanto en el juego si le pones empeño, pero hay que reconocer que el propio título y su modo de llevar las riendas no te lo ponen nada fácil. Tendrás que nadar a contracorriente si quieres descubrir todas sus opciones, aunque para eso tengas que perderte entre su mapa.

Un sistema de combate sensacional: cuando Pokémon conoce a Fire Emblem

monster hunter stories 2

Lo que sí que es una gozada indiscutible es el sistema de combate de Monster Hunter Stories 2: Wings of Ruin y su modo de ejecución. Mediante combates por turnos al más puro estilo Pokémon, deberás unir fuerzas con tus Monsties y acompañantes para vencer a grupos de monstruos, cada uno con sus propias particularidades y características. Para ello, dispones de un triángulo de fortalezas y defensas que recuerda a Fire Emblem: potencia, técnica y agilidad. De este modo, cada monstruo contará con uno de los tres elementos y, si eclosionas un huevo de su especie y consigues unirlo a tu equipo, contarás con diversas opciones para contrarrestar los ataques de los rivales. Este componente táctico es muy interesante, aunque cabe destacar que es mucho más predecible que el del primer juego, por lo que te será fácil intuir qué tipo de ataques realizarán y cómo contrarrestarlos.

En este sentido, una de las grandes novedades es la posiblidad de atacar a partes concretas del cuerpo de algunos monstruos: cabeza, cola, pecho… dependiendo de la situación del combate. Esto debilita sus defensas y puede incluso incapacitarlo, con lo que los ataques pueden ser incluso más devastadores en esos momentos. El armamento, por supuesto, también tiene su importancia, por lo que deberás elegir bien qué tipo de arma y armadura usas según el monstruo que tengas en frente. Por otro lado, tu nivel de vínculo con el Monstie que te acompañe será vital, ya que podrás montarlo en combate y realizar golpes mucho más potentes que pueden declinar la balanza en tu favor.

Uno de los aspectos más interesantes del combate es poder observar los ataques que van a ejecutar tus aliados antes de que tú realices tu acción. De este modo, podrás saber si ese turno va a ser beneficioso o perjudicial para tu equipo, siempre dependiendo de la predicción que realices en cuanto al ataque de los enemigos. Imagina que te estás enfrentando a un monstruo técnico y el aliado hacia el que se dirige el ataque va a realizar un ataque ágil, que es débil contra él. Podrás tomar la decisión de curarlo para evitar males mayores o intentar anticiparte para reducir daño, entre otras cosas. Por el contrario, si tu compañero está utilizando un ataque potente, podrás unirte a él para realizar un golpe conjunto y que la acometida sea mayor. Este componente es realmente interesante y convierte las batallas en el gran atractivo de Monster Hunter Stories 2; sin duda, el motivo por el que seguir jugando y explorando.

Un mundo semiabierto con sensación de vacío

monster hunter stories 2

Y es que, lamentablemente, en el resto de aspectos jugables el título no termina de rematar la fórmula. El mundo que se pone a tu disposición está más vacío de lo que esperas y no hay grandes cosas que descubrir más allá de las comentadas anteriormente. La sensación que da es que no se aprovecha en absoluto el mundo semiabierto y que las distancias del punto A al punto B se hacen eternas en muchas ocasiones sin un motivo suficiente para desviarte. Monstruos por aquí, mazmorra por allá… y poco más. Además, teniendo en cuenta que la mayoría de tareas secundarias están en el tablón de anuncios y que se centran en recoger materiales, vencer a monstruos y aspectos que se consiguen casi con la historia principal.

La duda que genera esto radica en que tal vez no hubiera sido necesario crear un mapa tan grande como este, sino limitar más las zonas con aspectos jugables más interesantes y que congregaran actividades variadas para aportar ese dinamismo necesario en un juego que se extiende durante decenas de horas. Del modo que se ha ejecutado no hay una gran progresión, ni un descubrimiento que ofrezca algo nuevo. De hecho, con la primera decena de horas ya sabes todo lo necesario para afrontar el título y, a partir de ahí, el patrón siempre será el mismo.

Inclinado hacia el multijugador, la experiencia se hace muy fácil

monster hunter stories 2

Si en el primer Monster Hunter Stories te lanzabas a la aventura en solitario con tus Monsties para dar caza a numerosos monstruos conocidos de la saga, en esta ocasión siempre cuentas con un acompañante en la historia principal. Esto deriva de la intención de Capcom para aportar un toque multijugador a la propuesta y que te vayas acostumbrando a trabajar en equipo y, como se comentaba antes, saber actuar en consecuencia de las acciones de los miembros de tu grupo. Es una buena decisión para que los jugadores puedan compartir la aventura con sus amigos, pero provoca que el título sea excesivamente fácil y que avanzar sea prácticamente un proceso natural.

Cada uno de los miembros del equipo dispone de 3 corazones que comparten con sus Monsties y es realmente difícil que esas tres vidas se vean consumidas, especialmente en los momentos más avanzados cuando ya has controlado el sistema de combate y eres capaz de anticiparte a los previsibles movimientos de los monstruos enemigos, incluso aunque cambien de fase en mitad del combate. Pueden sorprenderte en una ocasión, pero será muy complicado que lo hagan una segunda, y ni hablemos de una tercera. De este modo, no esperes un reto desafiante al enfrentarte a Monster Hunter Stories 2: Wings of Ruin.

Muy pulido en su estilo gráfico y en las animaciones

monster hunter stories 2

Donde sí que se luce de buen grado es en su aspecto gráfico y en las animaciones de los personajes y los monstruos, en general. Su estilo artístico es realmente bello y ayuda a enfatizar esa creación del mundo y el aspecto preciosista del que hace gala. Además, las cinemáticas cuentan con una gran calidad, tanto en los movimientos de los personajes, como de los monstruos que se pueden cruzar en su camino. En este sentido, Capcom demuestra continuar por el camino correcto. No obstante, hay aspectos técnicos en los que el juego no se desempeña tan bien como cabría esperar.

La distancia de dibujado es realmente pobre, algo que penaliza en un título que quiere dar la sensación de amplitud ante su mundo semiabierto, dibujado por unas texturas algo irregulares en lo que respecto al terreno más lejano. Además, en el modo sobremesa se experimentan algunas caídas de frames ciertamente molestas que, si bien no empañan la jugabilidad al ser un título que no está centrado en la acción, sí que se hacen de notar en más de una ocasión.

Un buen juego para darle continuidad al éxito de Monster Hunter

monster hunter stories 2

A pesar de todo ello, Monster Hunter Stories 2: Wings of Ruin es un juego que sabe lo que busca y los jugadores que se enfrenten a él también estarán preparados para lo que encontrarán. Este spin off se agarrará con fuerza al éxito de Monster Hunter Rise y conseguirá atraer a un público mayoritario para vivir la experiencia de esta saga secundaria. Si te haces con su divertidísimo sistema de combate y encuentras la fórmula para entretenerte en su mundo, tendrás ante ti un juego con enormes posibilidades. Todo ello teniendo en cuenta que Capcom ya tiene un plan de contenidos futuros para darle soporte durante meses.

Juan Montes

Comunicador y apasionado de los videojuegos de aventuras, rol y plataformas. Crecí junto a un marsupial y blandiendo la llave espada; ahora acompaño a cazarrecompensas, asaltatumbas y luciérnagas con la misma pasión.
Cerrar