Análisis de Nintendo Switch OLED – Pura calidad

Nintendo Switch OLED llega al mercado con una premisa muy clara: mejorar la calidad ofrecida por la consola en estos primeros años. Y lo consigue.

Desde que se presentó oficialmente Nintendo Switch OLED han surgido muchas dudas al respecto, especialmente sobre si merece la pena dar el salto desde el modelo base lanzado en 2017 y los sucesivos. La compañía japonesa se esforzó en presentar sus novedades con un vídeo explicativo que dejaba claro que OLED no venía únicamente para presentar una mejor pantalla, sino que sus novedades eran bastante considerables para poder dar el salto. Si a día de hoy aún tienes dudas sobre si te merecerá la pena adquirir un modelo OLED de Nintendo Switch, aquí está nuestro análisis de la consola para que puedas tener claro qué propone toda vez que la hemos tenido en nuestras manos durante la última semana.

Calidad mejorada en sensaciones familiares

Obviamente, uno de los puntos que más destaca de Nintendo Switch OLED -probablemente, el que más- es la calidad de imagen que ofrece la nueva pantalla. Es el motivo de mayor peso para poder dar el salto a esta versión, aunque no el único. La calidad de la pantalla OLED frente a la LCD de la consola base se hace palpable en cuanto se enciende la máquina, lo que ya permite hacerse una idea de lo que vas a poder experimentar en cuanto inicies el primer juego. Probablemente pueda sonar exagerado dicho de esta manera, pero hay que probarla para saberlo: en un inicio te puede generar rechazo porque no crees que el salto sea suficiente, pero cuando juegas con OLED, no quieres volver al modelo anterior. Y eso siempre son grandes noticias.

Lo mejor de todo es que las sensaciones con la consola son tan familiares, que apenas notarás cambios en su tacto, el peso o el modo de jugar con ella. Como bien sabrás a estas alturas, aunque pesa unos gramos más, Nintendo Switch OLED se ha diseñado de un modo prácticamente calcado al del modelo base, con la gran diferencia de que ahora su pantalla es de 7 pulgadas, en lugar de las 6.2 que tiene Nintendo Switch desde su lanzamiento en 2017. Con ello y aunque la resolución se mantiene, se produce un efecto mayor de profundidad, sin los bordes negros que caracterizan a la consola que llevamos disfrutando durante cuatro años y medio. De hecho, he de decir que en estos momentos casi que me resulta molesto volver a esos márgenes que cortan la pantalla y empequeñecen la imagen. Es lo que tiene acostumbrarse a una calidad mayor.

switch oled

¿En qué se traduce este cambio de pantalla? En un salto de calidad de imagen signiticativo, como el que no habías visto hasta el momento en una Nintendo Switch. Si te parece que The Legend of Zelda: Breath of the Wild o Super Mario Odyssey lucen de maravilla en una Nintendo Switch base, cuando experimentes su calidad en OLED, ya no lo volverás a ver igual. En la comparativa visual, OLED siempre saldrá ganadora, ya que el mayor margen de la pantalla y las propias características de su tecnología, hacen que los colores sean más vivos, que la ilumniación sea más nítida y que todo parezca mucho más bonito de lo que ya era. Una experiencia sensacional que entra por los ojos desde el primer instante y que, al alejarte de ella, ya te sabe a poco. Sin duda, el inicio del encanto que posee Nintendo Switch OLED. Ni que decir tiene que todo esto se experimenta de mejor manera en el modo portátil, ya que para hacerlo en el de sobremesa necesitarás una televisión con pantalla OLED o QLED.

Un soporte a otro nivel con decenas de opciones

switch oled soporte

Uno de los aspectos con clara mejora respecto al modelo base de Nintendo Switch era su soporte para utilizarlo en modo sobremesa con los Joy-Con separados de la consola. Pues bien, la compañía japonesa ha sido consciente de todas las críticas recibidas en este sentido y el modelo OLED cumple con creces con lo que se podría esperar de un soporte flexible, maleable y que permita disponer la consola en diferentes posiciones, dependiendo de si te encuentras sentado en una silla, tumbado en el sofá o dondequiera que te encuentres. Además de ser mucho más resistente, porque ya no es un simple patilla en uno de los laterales, sino una franja dedicada a todo el ancho de la consola, resulta mucho más sencilla de utilizar, siendo sólido y compacto ante cualquier tipo de superficie. Se ha realizado un enorme trabajo con ello.

He probado este modo en diferentes posiciones y puntos de vista y todos ellos han sido realmente satisfactorios. Además, la pantalla OLED también consigue aportar un plus en este modo, ya que el mate de la pantalla LCD del anterior modelo a veces generaba reflejos molestos dependiendo de la situación en la que te encontraras, algo que se elimina en este nuevo modelo. Si hay que ponerle una pega a la estructura de la consola es que, en este modo sobremesa, sigue siendo un engorro importante cargar la consola mientras se está utilizando, ya que el puerto sigue situándose en la parte baja, lo que dificulta mucho el proceso. la arquitectura de la consola original no dejaba lugar a muchas florituras en este sentido, por lo que será mejor que tengas la batería con suficiente autonomía para tus sesiones de juego. Batería que, por cierto, tiene una duración muy similar a la del modelo original, pocos cambios aquí.

Audio mejorado sin demasiadas florituras

Otro de los aspectos que destacó Nintendo en la presentación del modelo OLED fue una mejora en el audio, aunque no se especificó en qué sentido. He de admitir que esta nueva consola tiene un sonido más envolvente que el modelo anterior, aunque sin demasiadas florituras. Resulta una mejora casi imperceptible en muchos momentos, por lo que hay que prestar mucha atención para notarla y comparar directamente con un modelo de 2017 hasta ahora, por lo que no esperes un cambio radical en el audio de OLED. Sin embargo, esa pizca de mejora siempre es bienvenida y a buen seguro que en los juegos futuros se le conseguirá sacar partido para experimentar esa intención de sonido envolvente que se pretende. Lo que queda claro es que, tanto en el modo portátil como en el modo televisión, el sonido de la máquina luce con creces, algo que ya sucedía con los anteriores modelos, todo sea dicho.

Mayor almanecamiento y puerto LAN, los detalles que la completan

switch oled dock

No se queda ahí la cosa, sino que Nintendo Switch OLED también viene acompañada de mejoras menores que no pasan desapercibida. La más destacada de todas ellas es la mayor capacidad de almanecamiento, algo duramente criticado desde 2017 en el lanzamiento de la consola original y que prácticamente obligaba a comprar una tarjeta de memoria adicional para poder reunir un catálogo de juegos digitales decente sin tener que eliminar algunos de los programas para dar paso a otros. En esta ocasión, la compañía japonesa ha querido cumplir los deseos de los usuarios doblando la memoria desde los 32GB iniciales hasta los 64GB actuales. Una mejora sustancial si tu elección es la de crear una biblioteca digital y si, además, ya dispones de una tarjeta SD, ahora dispondrás de espacio adicional para los juegos más pesados.

Por otro lado, aún falta por mencionar el otro elemento clave de la consola: el dock. No hay muchos cambios en su estructura, pero sí que hay una figura clave en este nuevo dock, que no es otro que el puerto LAN. Nintendo Switch OLED ha servido para cumplir las peticiones más fervientesde los seguidores durante estos cuatro años en los que Switch lleva en el mercado y ha cumplido con creces en la gran mayoría de ellos. Por el momento no he podido realizar tantas pruebas como me hubiera gustado, pero las primeras sensaciones son positivas y todo apunta a que los graves problemas de conectividad que ha dispuesto la consola en estos años se verán superados con este nuevo puerto, mejorando notablemente la estabilidad y permitiendo disfrutar de un modo online más adecuado a los tiempos que corren.

El resto del dock se mantiene exactamente igual, salvo por un pequeño detalle que puede pasar inadvertido, pero que merece ser mencionado. Con OLED, Nintendo también ha pensado en todos esos usuarios que han reportado sobrecalentamiento en el modo televisión y que provocaban que la consola se doblase a causa de la exposición al calor. Ahora, el dock dispone de una mayor refrigeración para que ese calor fluya y pueda expulsarse de mejor modo, impidiendo que estos problemas persistan. Por supuesto, aún es pronto para poder hacer un análisis exhaustivo a este respecto, pero si se ha mejorado la refrigeración, siempre será una buena noticia.

Una agradable sorpresa a la vista y al tacto

switch oled

Las dudas que pudiera haber con el lanzamiento de Nintendo Switch OLED se han visto resueltas con la nota de contacto con la máquina. He de decir que figuraba en ese grupo de personas que pensaba que el salto cualitativo no era suficiente para cambiar de un modelo base al modelo OLED, pero desde que la tengo en mis manos, me es imposible regresar a una Nintendo Switch anterior. Jugar con este modelo es hacerlo al máximo espledor que puede alcanzar en estos momentos la consola híbrida de Nintendo y eso es una auténtica gozada. La experiencia ha sido muy gratificante, especialmente a la vista, pero también al tacto y en todas las situaciones que permite Switch para jugar con ella. Sin lugar a dudas, una sorpresa agradable que si pruebas no querrás soltar.

Juan Montes

Comunicador y apasionado de los videojuegos de aventuras, rol y plataformas. Crecí junto a un marsupial y blandiendo la llave espada; ahora acompaño a cazarrecompensas, asaltatumbas y luciérnagas con la misma pasión.
Cerrar