Análisis de No Heroes Allowed! VR – La conquista del mal

El catálogo de PlayStation VR sigue engrosándose mes a mes con títulos como No Heroes Allowed! VR, que el pasado 17 de octubre aterrizaba en PlayStation 4 de la mano de Sony Japan Studio y Aquire, estudios responsables del desarrollo del proyecto. Se trata de un título específicamente diseñado para la realidad virtual de PlayStation aunque enmarcado en una franquicia tan conocida como No Heroes Allowed!, que aquí recupera su temática y a algunos de sus protagonistas para introducirnos en una propuesta considerablemente diferentes a las anteriores.

En este caso, nos encontramos ante un videojuego de estrategia en tiempo real que aprovecha perfectamente el potencial de la realidad virtual para ejecutar la totalidad de sus mecánicas, que deben llevarse a cabo con Dualshock 4 y prescindiendo del dispositivo PlayStation Move, habitual en muchos de los títulos del casco de VR de Sony. Sin más dilación, y con el objetivo de analizar las principales características del juego, te dejamos con nuestro análisis de No Heroes Allowed! VR, que ya está a la venta en formato digital a través de PlayStation Store.

Los seguidores de la franquicia No Heroes Allowed! tienen la ocasión de reencontrarse con algunos de los personajes de los anteriores videojuegos en el título para la realidad virtual que ha desarrollado Sony Japan Studio y Aquire. Ambos estudios firman un juego de estrategia en tiempo real que, de manera simplificada para un mejor aprovechamiento de la realidad virtual, introduce al jugador en el universo de la saga junto a dos de sus protagonistas: Badman y Badmella.

Acompañándonos en todo momento, ambos personajes nos ofrecerán su punto de vista sobre las acciones realizadas y, en los primeros niveles, nos introducirán en la acción a modo de tutorial. La objetivo del usuario será el de conquistar la mayor cantidad de mundos posible con el apoyo de estos dos ayudantes, que no dudarán en sirvir a su amo y señor, el Dios de la Destrucción. Ese será el papel del jugador, que deberá tomar las mejores decisiones para hacerse con el control de cuantos más castillos mejor.

Lo más interesante de No Heroes Allowed! VR es que hace un buen uso del dispositivo de realidad virtual de Sony, que solo necesita el Dualshock 4 como complemento. Una vez puesto el casco, el usuario solo precisa del mando para ejecutar cada una de las tareas, todas ellas accesibles desde los diferentes botones. En esta ocasión, el controlador no se transformará en un objeto extraño, pues seguiremos viéndolo en nuestras manos aunque con aspecto considerablemente diferentes al habitual.

Aspectos como este evidencian la sencillez con la que los desarrolladores han querido poner al alcance de los usuarios una propuesta orientada a todas las edades. Pese a tratarse de un título de estrategia en tiempo real, se trata de un videojuego también destinado público infantil, que será capaz de asimilar rápidamente sus mecánicas mientras se deleita con sus coloridos escenarios de estilo cartoon y su impecable diseño en tres dimensiones que solo podía trasladarse a la pantalla de PlayStation VR.

La disposición del escenario, de hecho, resulta también fácilmente comprensible incluso durante la primera partida. Tras seleccionar el nivel correspondiente aparece ante nuestros ojos un pequeño mapa que podremos observar en su totalidad desde una posición propia de una deidad, capaz de mirar desde las alturas tanto a los objetivos como a sus súbditos, que no tardarán en aparecer si tomamos las decisiones adecuadas. Partiendo desde el centro de mando, nuestra labor será la de avanzar por el escenario con las tropas mientras sorteamos cualquier obstáculo que haya hasta el castillo final.

Por el camino podremos encontrarnos a diferentes personajes que tratarán de entorpecer nuestro avance tanto en pequeños grupos como en solitario, e incluso con el resguardo de pequeñas construcciones previas al palacio a conquistar. ¿Pero cómo se crea a nuestro ejército? Se trata de una tarea aparentemente sencilla que, sin embargo, implica estar continuamente pendiente de las necesidades de las tropas. Es desde el Dualshock 4 desde donde el jugador debe propiciar la aparición de las diferentes especies disponibles.

Tras una serie de nombres indescifrables se hallan pequeños monstruos, dragones, brujas y una serie de seres de apariencia malévola que no solo deberemos trasladar al campo de batalla, sino alimentar con una serie de elementos también disponibles a través del mando. Tanto la aparición de las fuentes de alimentación como la de los monstruos estará condiciona por el oro del que dispongamos, por lo que será conveniente ir derrotando a algunos de los objetivos o ir mejorando el ejército inicial para obtener recompensas y progresar durante la partida, que concluirá con la toma del castillo, momento en el que se parará el cronómetro.

Además de las mecánicas mencionadas, el jugador será capaz de ejecutar una serie de habilidades propias del Dios de la Destrucción, que entre otros poderes podrá absorber varias de sus unidades para trasladarlas a otra de las zonas conquistadas en el escenario. Sirviéndose también de esta habilidad, el usuario podrá agitar el mando para fusionarlas y crear a un monstruo considerablemente más fuerte y poderoso. Por supuesto, ni estas supercriaturas ni las tropas básicas se moverán sin nuestro consentimiento salvo cuando el enemigo se aproxime de manera considerable.

Será labor del jugador seleccionar el objetivo hasta el que debe desplazarse su ejército del mal, que arrasará con todo a su paso si el usuario ha tomado las decisiones correctas. Para ayudarle en su propósito, en el escenario aparecerán también, entre otros muchos elementos, cofres de recompensa a los que podremos acercarnos para disfrutar de sus ventajas, que serán de gran ayuda para desbloquear a nuevas criaturas o, simplemente, para adquirir a las disponibles.

No podemos concluir el análisis sin referirnos al idioma en el que viene presentado el juego. Pese a ser distribuido por Sony en España, el título solamente consta de audio en inglés y de subtítulos en el mismo idioma durante los momentos iniciales. Durante el resto de la aventura, ni siquiera es posible seguir la trama de esta manera ni a través de la interfaz, tampoco traducida al castellano. En cualquier caso, dado el género en el que se engloba el videojuego y la sencillez de la mayoría de mecánicas, el título es perfectamente asumible por cualquier jugador incluso sin un gran dominio de la lengua de Shakespeare.

Javier Castillo

JUGABILIDAD: En términos jugables, No Heroes Allowed! VR saca el máximo partido del dispositivo de realidad virtual, convirtiendo el Dualshock 4 en un centro de mano desde el que el jugador puede ejecutar una serie de acciones que se manifiestan visualmente ante sus ojos. Es evidente, pues, que nos encontramos ante un título desarrollado específicamente para PlayStation VR.

GRÁFICOS: El estilo cartoon favorece enormemente al estilo visual desenfadado y divertido que pretenden trasladar los desarrolladores. No estamos ante un videojuego que haga alarde de su apartado gráfico pero que, por contra, es capaz de utilizar las tres dimensiones y el reducido espacio en el que transcurre la acción en beneficio del resultado final.

SONIDO: El juego combina hábilmente los efectos de sonido relativos a cada acción sobre el tapete y una banda sonora siempre presente durante la partida y que, además, se esfuerza en apoyar ese tono ligero que los desarrolladores quieren enfatizar en todo momento.

DURACIÓN: Pese a que la aventura se extiende tan solo unas pocas horas, nos hallamos ante un título completamente rejugable dada la posibilidad de afrontar cada uno de los escenarios de múltiples maneras. Conforme el jugador vaya aprendiendo será capaz de abordar cada reto de manera más directa, por lo que cada nuevo intento debería facilitar la experiencia.

CONCLUSIÓN: Aquellos que gusten de la estrategia en tiempo real quedarán satisfechos con una propuesta que, sin pretensiones de ningún tipo y con la máxima sencillez, pretende trasladar las virtudes del género al dispositivo de realidad virtual de Sony, que hasta ahora carecía de excesivas alternativas en este sentido. Los usuarios que no conozcan el universo de la franquicia disfrutarán igualmente de No Heroes Allowed! VR, pues su temática no deja de ser el telón de fondo de una serie de mecánicas diseñadas para el mejor aprovechamiento de PlayStation VR.

Cerrar