Análisis de Phobos Vector Prime – Cowboy espacial

 

 

¡Vuelven los 80! El estudio sevillano Gunstar Game nos trae, tras haberlo gestado en el vivero de PlayStation Talents, a Phobos Vector Prime. Un título que es todo un homenaje a aquellas máquinas recreativas de aquella década en donde si bien no estábamos ante un título con una alta narrativa, gráficos hiperrealistas y un árbol de habilidades con múltiples posibilidades, divertían como nunca. Un título que ofrece partidas rápidas y repletas de entretenimiento.

Súbete a la nave espacial, carga los cañones, muévete a lo largo de este escenario y esquiva los disparos del rival. Aprende a usar todas las herramientas de tu nave y enfréntate a las horas de enemigos que te tenderán emboscadas a lo largo de niveles en donde al final te espera un jefe duro de roer. Una oportunidad de regresar a la década de los 80 y sentirte al frente de una máquina recreativa, esta es la experiencia que Phobos Vector Prime trae a PlayStation 4.

La vida del piloto J.L.Brown dio un gran giro el día en el que una misteriosa explosión lo obligó a tomar partido en la guerra en la que a pesar de estar alistado, se había mantenido al margen por odiar toda forma de conflicto. Ahora ya no es el dinero lo que importa, sino sobrevivir en un lugar tan duro como puede ser el espacio exterior. Así arranca Phobos Vector Prime, un shooter espacial con una estética muy cercana a la de los shooter que vivimos en las máquinas arcades de los años 80.

Muestra de ello es que el juego huye de las grandes presentaciones. Estamos acostumbrados a largas cinemáticas que nos sirven de introducción a una historia con páginas y páginas de guion. En Phobos Vector Prime pasaremos directamente a la acción, algo que no tiene por qué ser malo. Este juego nacido en el seno de PlayStation Talents demuestra que un videojuego puede tener éxito si propone un escenario divertido y vaya que si lo hace.

A Phobos Vector Prime no venimos a asistir a una historia con grandes giros de guion y cinemáticas impresionantes (esto no quiere decir que no haya una sinopsis de fondo igual de interesante). Gunstar Game ha optado por ponernos directamente en la acción y de esta forma empezamos disparando a diestro y siniestro contra los enemigos que nos acechan tras la explosión que nos ha dejado algo trastornados. Tras recuperar el control de nuestra nave, comienza un tutorial que nos obligará a aprender de forma muy rápida.

El comienzo de Phobos Vector Prime puede parecer tranquilo, pero no te engañes, esta paz va a durar sólo unos minutos. Una vez que sepas cómo manejar tu nave espacial, empezarás a disparar a diestro y siniestro contra hordas de enemigos. Gunstar Game quiere que te diviertas y para ello nada mejor que empezar cuanto antes con la acción y de esto entiende ese videojuego. Incluso en este nivel/ tutorial los jugadores ya se sentirán dentro de esta aventura en lugar de inmerso en una misión de aprendizaje larga.

Otro de los puntos de Phobos Vector Prime es su sistema de controles, sencillo pero que habrá que conocerse al dedillo para saber cuándo y cómo emplearlo. Un botón para disparar, otro para activar el escudo de defensa, otro para el escudo de ataque, uno para activar la habilidad especial y los joysticks para mover nuestra nave espacial hacia delante o atrás y sobre su propio eje. Sin embargo, como decimos, habrá que saber cuándo usar cada una de estas acciones.

Podría pensarse que todo es tan sencillo como avanzar por los escenarios disparando a diestro y siniestro. Pero nada más lejos de la realidad, la activación de escudos es breve y si gastamos demasiado rápido esta habilidad, podríamos encontrarnos rodeados de enemigos atacándonos y sin ninguna defensa posible. Otro ejemplo es el uso de la habilidad especial, aunque estemos ante un movimiento que causa más daño que los simples disparos, si la activamos antes de tiempo perderemos una gran oportunidad de realizar una ofensiva masiva contra el resto.

La mecánica de Phobos Vector Prime también es sencilla, que no fácil. Iremos avanzando a lo largo de un escenario y lo haremos en un sentido inequívoco ya que este juego no nos confunde con caminos secundarios (en algunas ocasiones nos permitirá desviarnos para alcanzar zonas ocultas en las que recoger elementos que nos ayudarán). A lo largo de esta ruta nos encontraremos con numerosos peligros como barreras láser que para esquivar tan solo habrá que esperar a que se apaguen y poder continuar. En otras situaciones sólo habrá que acercarse al botón de apagado y desactivar los escudos.

Aunque el verdadero meollo de Phobos Vector Prime llegará cuando nos enfrentemos a las hordas de naves espaciales. En algunos puntos del mapa seremos asaltados por varios enemigos en un intenso tiroteo espacial en donde tendremos que manejarnos con destreza y, como ya se ha dicho, saber aprovechar las habilidades de nuestra nave en cada momento. Esquiva los rayos láser del rival, activa los escudos de defensa y ataque y por supuesto, dispara al rival para eliminar hasta el último de ellos y de esta forma poder avanzar hasta el final del nivel.

Un final en el que nos espera un líder más duro de lo normal. Una intensa batalla en la que tendremos que dar lo mejor de nosotros. Al igual que en aquellos jefes de las recreativas de los 80, antes de poder derrotarlo, tendremos que realizar determinadas acciones como por ejemplo hacer desaparecer su escudo y empezar a causar daño en su barra de vida. Todo un reto que nos hará estar en constante movimiento.

A nivel gráfico es obvio que estamos ante un indie. Pero como ya hemos dicho en otras ocasiones, se trata de sacar el máximo partido a los recursos que se tienen y saber cómo adaptarlos al objetivo del juego. Phobos Vector Prime lo consigue. ¿Cuál es la meta que pretende Gunstar Game? Conseguir trasladar la experiencia de una máquina recreativa de los 80. Dicho y hecho, una cámara fija en una posición casi cenital y un escenario donde sólo se verán naves espaciales flotando y disparando proyectiles que tendrán la forma de esferas de colores. No hace falta más para conseguir este objetivo.

En el terreno del sonido sí que se echa en falta algo más. No hay una gran banda sonora ni los efectos de sonido acompañan. Un lastre a lo que parece pretender Phobos Vector Prime: una emoción constante y en donde no te relajes hasta que termines el nivel. La ausencia de un hilo musical de acción provoca que en algunas situaciones podamos caer en el tedio.

Phobos Vector Prime ya está disponible en PlayStation Store para hacerte sentir dentro de esta experiencia espacial donde regresarás a los años 80 para saber si mantienes ese toque que tuviste en las recreativas o si hubieras sido buen jugador en aquella época pasada.

JUGABILIDAD. Sencilla que no fácil. Pocos controles habrá que aprenderse, pero tendremos que saber cuándo usarlos. Al mismo tiempo, nos toca esquivar los ataques del rival y activa cada una de las habilidades de nuestra nave para saber cuándo usarlas en el momento justo. Phobos Vector Prime ha conseguido adaptar de forma brillante las mecánicas de las recreativas de los años 80, sin duda el punto más importante de este juego.

GRÁFICOS. Pocos recursos bastan para que Phobos Vector Prime alcance su meta. No estamos ante una aventura espacial con gráficos realistas que nos enseñe hasta el último detalle del escenario y de los personajes. Pero da igual, la misión es reproducir la experiencia de una arcade recreativa y se consigue con brillantez.

SONIDO. El talón de Aquiles de Phobos Vector Prime. Añadiéndose más efectos de sonido y una banda sonora mejor para la ambientación de los escenarios, se hubiera logrado una mejor experiencia a lo largo de este juego.

DURACIÓN. No se puede hablar de una duración exacta de Phobos Vector Prime ya que hasta ahora sólo se ha estrenado la primera campaña de este título. Eso sí, es un juego altamente rejugable y podremos intentar mejorar nuestras marcas en los distintos niveles por los que pasemos a lo largo de este título.

CONCLUSIÓN. Phobos Vector Prime es una experiencia para los que gusten de una experiencia de juego clásica. Un juego que ha traído con éxito las mecánicas de los años 80 y de aquellas recreativas que para muchos supusieron el inicio dentro del mundo del videojuego. Partidas rápidas y sencillas, pero insistimos por última vez, para nada fáciles. Enciende los motores de tu nave, apunta bien, ten a punto los escudos y sobrevive a las hordas de enemigos.

Publicaciones relacionadas

Cerrar