Análisis de PlayStation Classic – Una joya para coleccionistas

 

En esta vorágine de nostalgia que nos envuelven, Sony aprovecha la ocasión para lanzar 24 años después la primera PlayStation en una versión ideal para los coleccionistas.

PlayStation Classic destaca por su formato en primer lugar, un 45 por ciento más pequeña que la original, y sobre todo por su contenido. Los 20 juegos que contiene son Battle Arena Toshinden, Cool Boarders 2, Destruction Derby, Final Fantasy VII, Grand Theft Auto, Intelligent Qube, Jumping Flash!, Metal Gear Solid, Mr. Driller, Oddworld: Abe’s Oddysee, Rayman, Resident Evil Director’s Cut, Revelations: Persona, Ridge Racer Type 4, Super Puzzle Fighter II Turbo, Syphon Filter, Tekken 3, Tom Clancy’s Rainbow Six, Twisted Metal y Wild Arms.

Lo primero en lo que nos fijamos es que PlayStation Classic se presenta en una caja cuyo diseño frontal emula fielmente a la original. Una vez más, nos quieren acercar a aquella época en la que muchos jugadores se iniciaban en el mundo de los videojuegos. Sin embargo, pocos más guiños veremos en cuanto encendamos la consola.

Como ya avanzamos hace unas semanas, el menú de inicio es bastante pobre y no cuenta con ninguna opción para cambiar esta pantalla. Pulsamos el botón Power y la animación clásica de PlayStation nos da la bienvenida. A continuación aparecen los 20 juegos en un carrusel que nos lleva de vuelta a nuestra infancia. Bajo los juegos tenemos 4 opciones que conforman el menú: Ajustes, Guías, Tarjeta de memoria y Punto de Reanudación.

Análisis de PlayStation Classic

Análisis de PlayStation Classic

En él tenemos los ajustes, pero en este punto no podemos hacernos muchas ilusiones. Esta opción sólo permite cambiar el idioma del menú principal, activar los ajustes de ahorro de energía, por lo que Classic se apagará a la hora de estar inactiva, y activar el salvapantallas, que atenuará el brillo cuando lleve 5 minutos sin usarse. Por otra parte tenemos información sobre la salud y seguridad con las típicas recomendaciones sobre la forma de uso, así como el aviso legal y dos opciones para restaurar los ajustes predeterminados y resetear la consola. Curiosas estas últimas ya que, como advertimos, Sony ha sido rácana en las opciones disponibles.

Por otra parte, tenemos las guías, que contiene acceso al site oficial del producto, así como una pantalla que resume las funciones de cada botón que contiene la consola y que os describimos en este mismo texto. En total son 3 botones (Power, Reset y Open), los mismos que tenía la primera consola PlayStation. 

Sony ha tenido una oportunidad única para mejorar las prestaciones y sobre todo la experiencia que otras consolas retro han ofrecido. Pero se ha quedado a medio camino en esta ocasión al lanzar una edición idéntica para Norteamérica y Europa. Y posiblemente este sea el punto clave, porque como ya adelantamos todos los videojuegos precargados están en versión original. Solo algunos juegos pueden cambiar el audio o texto (como Rainbow Six) porque así lo permitía el original.

Lo primero unido a este factor no será tan apetecible para algunos jugadores y esto nos hace cuestionarnos si ha sido la selección de videojuegos la peor decisión para lanzar esta réplica. La finalidad de esta consola es cautivar a los jugadores veteranos de Sony con ausencia de doblajes tan míticos como el de Metal Gear Solid. En este último caso, se echa de menos incluso el Dualshock con el que se vivía de otra manera el duelo con Psycho Mantis, donde incluso nos “adivinaba” los juegos de nuestra memory card.

Análisis de PlayStation Classic

PlayStation Classic incluye 2 mandos, idénticos al original en tamaño, que se conectan a la mini consola mediante USB bajo las entradas que estaban destinadas a la memory card, también recreadas. Sus cables miden cerca de 1,40 centímetros, así que no tenemos que estar pegados a la pantalla. Esta versión cuenta con memoria virtual para guardar las partidas de los juegos que así lo permitan. No todos se pueden guardar en esta memoria virtual, así que para esos casos tenemos también disponible los puntos de reanudación. Eso sí, a diferencia de la memoria sólo se permite un punto de reanudación por cada juego. Para guardarlo disponemos del botón Reset en la consola que permite salir al menú principal para ello.

Por último tenemos el botón Open. No, este no abrirá la tapa para los CDs, pero igualmente simula el cambio de disco de forma virtual para aquellos juegos que lo requerían. Es un detalle curioso que se ha implementado a esta réplica, aunque no podemos decir que mejore la experiencia en su conjunto.

Salvo los puntos mencionados, la experiencia de juego es buena y los videojuegos lucen como entonces, incluso con sus bugs y esos controles tan toscos a los que toca acostumbrarse de nuevo. El hardware apenas se calienta y necesitamos un adaptador AC USB compatible para conectar a la red, ya que no viene incluido. La resolución se ajusta automáticamente al televisor manteniendo la proporción 4:3 y sin posibilidad de cambiarlo. Ya se ha hablado mucho del catálogo y sus sonadas ausencias y además hemos echado en falta más trabajo en la pantalla inicial y sus opciones para justificar mejor los 99,99 euros que cuesta.

Raquel Morales
 

Análisis de PlayStation Classic

Conclusión:

La idea es magnífica, ¿quién no quiere tener una réplica casi exacta de PSOne? Pero se han tomado decisiones poco acertadas. Con el catálogo de PlayStation Classic se ha querido contentar a dos mercados muy diferentes que incluso no disfrutaron de los mismos juegos. Es el caso de Persona que se lanzó en Japón y Norteamérica, pero no en Europa. Asimismo, en Japón se ha hecho un catálogo diferente, algo que podrían haber hecho con nuestra región. Esto nos hace pensar que su lanzamiento ha sido algo precipitado y no se ha meditado bien la estrategia.

Por otra parte, todos los juegos están en inglés, otro dato que nos confirma que Sony se ha conformado con satisfacer al jugador hardcore. Pero no hay que olvidar que esta consola pretende apelar a los recuerdos y deja fuera doblajes en castellano que marcaron una época. Por ese motivo, entre otros, nos parece la peor decisión. Pese a ello, los juegos se disfrutan igual, incluso con más dificultades porque no contamos con el Dualshock que salió un poco más tarde que el original, y hay juegos que hoy en día son duros de jugar.

El funcionamiento es muy sencillo, a veces extremadamente en cuanto al menú inicial, y el formato es un regalo para coleccionistas. PlayStation Classic es preciosa, mantiene la misma línea que la original, al igual que sus mandos. La sensación es que podrían haber conseguido una experiencia muy mejorable en su conjunto teniendo en cuenta las consolas retro que ya han salido previamente, pero se han quedado a medio camino.

Raquel Morales

Periodista. No puedo dejar NADA sin explorar. Me adiestré con Lara Croft en el templo de Karnak mientras buscaba el cubo horádrico entre vacas. Camino de Grand Line.

Publicaciones relacionadas

Cerrar