Análisis de Pokémon Let’s GO Pikachu!/Eevee! – Una simbiosis fantástica

Pokémon Let’s GO Pikachu!/Eevee! llega a Nintendo Switch para ofrecer una dosis imperdible de nostalgia a los más clásicos de la saga y, al mismo tiempo, sentar algunas bases del futuro de la franquicia.

Pokémon Let’s GO Pikachu!/Eevee! 1

El universo Pokémon siempre ha estado sometido a un constante crecimiento. Con el paso de los años, la propuesta ha ido madurando de la mano de Game Freak, adaptándose a las necesidades tecnológicas. Han sido más de veinte años muy completos por parte de la compañía, ofreciendo siempre nuevas opciones y esa intención de ir un paso más allá, para conseguir sorprender a los usuarios. Pero, en ocasiones, regresar a los orígenes no es un paso atrás, sino el impulso necesario para dar un salto hacia adelante. Y eso es precisamente lo que propone Pokémon Let’s GO Pikachu!/Eevee!

Con esta nueva apuesta, Game Freak realiza un vistazo al pasado. Volvemos a situarnos en la región de Kanto con una reinvención del clásico Pokémon Amarillo que tantas pasiones consiguió levantar a finales de la década de los noventa. En esta ocasión lo hace dándole también un enorme protagonismo a Eevee, para que, junto a Pikachu, sean las estrellas del show. No obstante, lejos de quedarse en una propuesta que permite revisitar este universo y sus conocidos rincones, es una oportunidad para descubrir hacia dónde se dirige la saga Pokémon y lo que puede determinar el futuro de ese título que se avecina en 2019 con la octava generación. Una dosis de nostalgia, sí; pero también una mirada a lo que está por venir.

Pokémon Let’s GO Pikachu!/Eevee! 2

Pokémon Let’s GO Pikachu!/Eevee! 3

Lo primero que quiero destacar es que he podido probar la edición Eevee, por lo que en lo respectivo al compañero principal, puede haber ciertos cambios que varíen en función de la elección. Por lo que si vas a adquirir una edición Pikachu, ya te advierto que, por lo que he podido contrastar con otros compañeros, encontrarás ciertas diferencias –aunque mínimas, todo hay que decirlo–, respecto a ciertos ataques y habilidades, por ejemplo. Aclarado este aspecto, que no es baladí, comienzo con las impresiones que me ha dejado la mejor reinvención de un juego de Pokémon que he disfrutado hasta la fecha.

Porque la palabra reinvención es la que mejor se adecúa a lo que propone Pokémon Let’s GO. Desde los primeros compases ya se advierte que estamos ante un título diferente de lo que fue Pokémon Amarillo. Tiene muchas similitudes, pero también grandes diferencias. No voy a entrar en asuntos argumentales, porque creo que eso es algo que cada uno merece descubrir por sí mismo, por lo que siéntete libre de seguir leyendo sin miedo a zamparte algún spoiler. Pero ya te aviso que no vas a encontrar exactamente lo mismo que viviste hace veinte años.

Quiero comenzar por uno de los cambios más significativos y que más cejas ha levantado desde que el título fue anunciado por Game Freak y Nintendo: el nuevo sistema de captura. He de reconocer que fui uno de esos puristas que, inicialmente, se convirtió en un detractor absoluto de esta nueva fórmula. No obstante, tras haber probado el título, he de decir que ha conseguido hacerme cambiar de opinión. En los primeros instantes choca tener que afrontar los encuentros en la hierba alta –en esta ocasión alejándose de lo aleatorio– sin tener que hacer frente al Pokémon para debilitarlo. Pero considero que es todo un acierto.

En primer lugar, porque simplifica el proceso, lo hace mucho más dinámico a la hora de avanzar en la propuesta y la tarea de entrenamiento de los Pokémon se hace mucho más placentera. Basta con realizar un buen lanzamiento, atrapar a la criatura en cuestión y todo el equipo ganará experiencia por ello, incluso superior a la de un combate convencional. A la larga es algo que se agradece por la fluidez que aporta. La única pega que se le puede poner a este aspecto es la acumulación de Pokémon, pero para eso Let’s GO también aporta una solución de lo más eficaz. Antes de ello, voy a explicar rápidamente la mecánica de lanzamientos.

Pokémon Let’s GO Pikachu!/Eevee! 4

Todos aquellos que estén habituados a Pokémon GO no necesitarán ningún tipo de explicación al respecto, por lo que solo hay que saber que, con cada encuentro salvaje, se dispone de Poké Ball –que pueden comprarse en la tienda o son la recompensa por vencer a entrenadores–, y bayas al estilo de la aplicación de Niantic. No os voy a engañar: el sistema bebe directamente del juego para móviles y no cambia ni un ápice, pero puede realizarse mediante la Poké Ball Plus, el Joy-Con o incluso con el botón A, la opción que más se adapte a cada necesidad. Sobre la Poké Ball Plus, realizaremos un artículo específico para el dispositivo, pero cabe destacar que es cómoda en su manejo, aunque algo imprecisa en la resolución. De hecho, lo lanzamientos no dan la sensación de producirse en tiempo real, por lo que hay anticiparse unas décimas de segundo al cierre del círculo de captura. Algo que con unos lanzamientos iniciales se consigue de manera muy sencilla.

Y volviendo a mis palabras anteriores, ¿qué ocurre con todos esos Pokémon que se acumulan por las capturas? Pues, en esta ocasión, para evitar el tedio de tener que acudir a un Centro Pokémon para administrarlos, directamente se ha eliminado el PC. No hay, no lo busques. Se encuentra en el apartado “Caja de Pokémon” de la bolsa, permitiendo una accesibilidad inmediata para ello. Con los Pokémon que no quieras mantener, en lugar de liberarlos como ocurría anteriormente, también se adopta la fórmula de Pokémon GO: se le entregan al profesor Oak a cambio de caramelos que permiten mejorar los atributos de las diferentes especies.

Además, el método de captura también incluye una fórmula de lo más entretenida y que provoca cierta adicción: las cadenas. Si te dedicas a capturar Pokémon de una misma especie, Let’s GO llevará la cuenta, lo que permite facilitar el encuentro de criaturas con habilidades especiales, poco comunes, mejores IV –algo que agradecerán los aficionados al juego competitivo–, o incluso las versiones shiny/variocolor. Una fórmula que mantendrá ocupados a todos aquellos aviesos de conseguir este tipo de características tan especiales para sus Pokémon. Todo ello, unido a la fluidez que permite el nuevo método de captura, produce una experiencia realmente divertida.

Pokémon Let’s GO Pikachu!/Eevee! 5

Pero para todos aquellos amantes de los combates, no hay que alarmarse. Aunque sí que es cierto que hay un déficit de los mismos respecto a otras versiones más tradicionales de Pokémon, no brillan por su ausencia. Los entrenadores a los que enfrentarse son muy comunes y variopintos –hay más que en la versión original de Pokémon Amarillo–, e incluso se incluyen líderes de zona, más fuertes que los entrenadores habituales. Por supuesto, las batallas de gimnasio son uno de los grandes alicientes a este respecto, y aunque las primeras puedan parecer ciertamente difíciles, cuando se alcanza Ciudad Azafrán, se nota que la curva de dificultad va en aumento.

De hecho, es algo que se prolonga incluso hasta después de superar la Liga Pokémon. No voy a entrar en muchos detalles del post game, pero ya se revelaron los 151 entrenadores especiales que ponen las cosas realmente complicadas y suponen un absoluto reto. Cada uno de estos Pokémon es más fuerte de lo que se pueda llegar a imaginar y cuentan con un nivel realmente elevado, así como ataques poco habituales para su especie. Esto, sumado a que se trata de un enfrentamiento 1vs1 (con Pokémon de la misma especie) pone las cosas muy difíciles. Además de ellos, hay más enfrentamientos sorpresa que permiten realizar batallas de un nivel superior y que preferimos que descubráis por vosotros mismos. Pero, como decía, no hay que preocuparse en exceso, ya que hay un reto por descubrir en los confines de Pokémon Let’s GO. Cabe destacar que los tipos y los ataques no se limitan a lo que existía en la primera generación, sino que todo se adapta como si formara parte de la séptima: tipo hada, siniestro, acero, ventajas de tipo actualizadas…

Pero no quiero entretenerme más sin mencionar uno de los aspectos fundamentales de estas nuevas entregas: la tremenda importancia del compañero. En mi caso, he realizado el viaje junto a Eevee y he de decir que desde el principio tuve la sensación de poder superar el juego únicamente con él. Supongo que sucede del mismo modo que con Pikachu, pero las cualidades de este Pokémon son tremebundas. Cuenta con estadísticas muy elevadas y, a medida que se genera un fuerte vínculo con él, se acrecientan de manera más significativa. Se le da tanta importancia al protagonista de la aventura, que incluso se le permite adquirir ataques poco comunes para potenciar sus prestaciones.

Pokémon Let’s GO Pikachu!/Eevee! 6

En el caso de Eevee, si se habla con la persona correcta en un centro Pokémon –es muy fácil identificarlo, porque tiene pinta de domador–, se le pueden enseñar ciertos movimientos que están directamente relacionados con sus diferentes evoluciones. De este modo, puede aprender: vapodrenaje (agua), joltioparálisis (eléctrico), flarembestida (fuego), espeaura (psíquico), umbreozona (siniestro), leafitobombas (planta), glaceoprisma (hielo) y sylveotornado (hada). Lejos de ser ataques propios de ese tipo, hay que destacar que son muy potentes. Demasiado, en mi opinión; de hecho, sirven para inclinar claramente la balanza y romper el equilibrio de los combates.

Con estos ataques, Eevee puede paralizar, envenenar, quemar, reestableer características, curar a todo el equipo, o debilitar ataques físicos y especiales. Un sinfín de posibilidades que, bien combinadas, pueden convertirlo en un Pokémon prácticamente invencible. Supongo que esto se ha realizado de tal modo que el vínculo traspase la pantalla y o bien Eevee, o bien Pikachu, sean una elección inestimable en el equipo. Pero ya digo que creo que desequilibra en exceso las opciones en combate. Además, este es el Pokémon que aprende las antiguas MO, en esta ocasión llamadas Técnicas Secretas, aunque no ocupan slots de ataque, como lleva sucediendo en la última generación. La técnica para utilizarlas es de lo más curiosa, por lo que dejaremos el misterio para que lo descubras por ti mismo. Han sido renombradas como Tala, Surcacielos, Empuje, Surcaaguas y Fulgor. Seguro que puedes identificarlas todas.

Como ya se ha destacado en numerosos vídeos promocionales, el vínculo entre entrenador y Pokémon debe cuidarse para conseguir mejores resultados: acariciarlo, alimentarlo, jugar con él, vestirlo con numerosos atuendos que se van entregando a lo largo del juego o incluso sacarlo de paseo en la Poké Ball Plus. Esto es algo que puede hacerse con cualquier Pokémon, no es algo exclusivo de Pikachu o Eevee. Con ello, se pueden conseguir algunos beneficios como objetos o un aumento de la experiencia. Para introducirlo en ella hay que dirigirse al panel de guardado del menú y selección la opción “Sacar Pokémon de paseo” y ya estaría listo para llevártelo a cualquier parte.

Pokémon Let’s GO Pikachu!/Eevee! 7

A nivel jugable, en lo que se refiere a avanzar por el mapa de Kanto y demás sensaciones, todo es muy similar a la experiencia original. Esta es la parte que, dentro de todos los cambios, aporta la nostalgia que cualquiera estaba desando. Pokémon Let’s GO es una simbiosis de elementos entre la propuesta de hace veinte años y los nuevos tiempos y que, sorprendentemente, consigue funcionar mejor de lo que cabría esperar. A este respecto, también se han incluido monturas para algunos de los Pokémon que se eligen como compañeros, aunque no se nos permite revelar la lista completa de los mismos. Pero adelanto que hay algunas de lo más graciosas y otras que son realmente útiles para avanzar por el mapa. Y hay alguna sorpresa relacionada con Bubasaur, Charmander y Squirtle que premia la acción de las nuevas posibilidades de captura. Hasta ahí voy a leer.

Ahí otros aspectos que también merecen especial mención antes de pasar a lo técnico: los Pokémon legendarios y de carácter especial, las versiones de Alola y el GO Park. Vayamos por partes, comenzando por los legendarios y especiales (como Snorlax, por ejemplo). Para realizar un símil de lo más acertado, los encuentros con este tipo de Pokémon se realizan al más puro estilo de una incursión de Pokémon GO, pero en solitario (o en cooperativo, si se quiere realizar la acción junto a otra persona con el segundo Joy-Con). Primero hay que enfrentarse al Pokémon en cuestión, esta vez sí que hay que combatir para dejar paso a la épica. Pero hay que debilitarlo por completo, y de este modo se da paso a la pantalla de captura para poder hacerse con él mediante el método habitual. Este tipo de Pokémon son realmente exigentes en combate, por lo que será mejor ir bien preparado para afrontarlos.

En cuanto a las versiones de Alola, su obtención se produce mediante intercambio. Si ves que un entrenador te ofrece intercambiar un Rattata por otro, un Geodude, etcétera, no lo dudes, hazlo. Es la única manera de obtener estas versiones. No te vamos a decir dónde obtenerlas para que puedas descubrirlo por ti mismo, pero mucha atención a esto que acabamos de indicar. Y, por último, se encuentra el GO Park, que sustituye a la clásica Zona Safari. Sí, este aspecto es una auténtica lástima, pero los Pokémon que aparecían allí se encuentran repartidos por todo el mapa, con lo que no hay de qué preocuparse. Lamentablemente, la opción de GO Park aún no está habilitada en Android, por lo que no hemos podido experimentar con ella. Se habilitará el próximo viernes, así como lo relativo a Meltan.

Pokémon Let’s GO Pikachu!/Eevee! 8

Y finalizo este análisis con el aspecto técnico del que hace alarde Pokémon Let’s GO Pikachu/Eevee.La reinvención de Kanto es fantástica, tanto que abruma para todos aquellos que crecimos con el mapa pixelado y prácticamente sin opciones. Poder ver a los Pokémon emerger de las zonas de hierba alta y corretear o volar a sus anchas es emocionante, del mismo modo que comprobar cómo se han ampliado las fronteras de los escenarios, añadiendo nuevos aspectos o cómo la paleta de colores luce realmente bella.

Todo lo que se respira en cada rincón de la región invita a pensar en el optimismo de cara a la entrega que verá la luz en 2019. Algo que también se amplía hasta el nivel sonoro, que es una reminiscencia excelente a lo que se pudo vivir en los noventa, pero con un tinte remasterizado que le sienta de maravilla. Además, el juego se desarrolla muy bien tanto en modo portátil como sobremesa, aunque en esta última se notan ciertas carencias que invitan a pensar que aún no se ha conseguido alcanzar ese nivel fuera de lo portátil.

En definitiva, Pokémon Let’s GO es una experiencia conocida que se ha conseguido reinventar para adaptarse a los nuevos tiempos. Los más puristas tal vez vean en él una oportunidad perdida de rescatar la magia que los conquistó en su día, pero sin duda se trata de un videojuego adaptado para que pueda disfrutarlo cualquier generación de entrenadores Pokémon. La fórmula que ha conseguido Game Freak es una simbiosis de emociones y elementos jugables que consiguen atraer a los jugadores clásicos y a los que se aficionaron con Pokémon GO. Es un título diferente, en eso estamos de acuerdo, pero no rompe con la esencia de lo que ha sido la saga a lo largo de la historia. Y, si esta será la línea a seguir a partir de ahora, yo me subo al carro desde el primer minuto. Y, por si no nos volvemos a encontrar en el camino y deja usted de dirigir las próximas entregas, gracias señor Masuda.

Juan Montes

Pokémon Let’s GO Pikachu!/Eevee! 9

Pokémon Let’s GO Pikachu!/Eevee! 10

Jugabilidad: Una nueva fórmula para disfrutar del universo Pokémon. Aunque la dinámica es prácticamente la misma de siempre, la inclusión del nuevo sistema de captura y la posibilidad de hacer uso de la Poké Ball Plus permiten un mayor grado de inmersión en la propuesta y la revoluciona en cierto sentido, sin perder la esencia. Let’s GO es divertido y adictivo, por lo que no sería descartable que defina el futuro de la franquicia con sus próximas entregas.

Duración: En lo referente al modo campaña, la duración estimada oscila entre las 15 ó 20 horas, pero la experiencia va mucho más allá. No todo termina con la Liga Pokémon, al igual que ocurre con el resto de títulos. Hay muchas posibilidades en el post game y que amplían la duración hasta un tiempo indeterminado. No hay lugar para aburrirse en Kanto.

Gráficos: Lo mejor que se ha podido ver en el universo Pokémon hasta el momento. Las comparaciones con los títulos en Nintendo 3DS demuestran el potencial que puede alcanzar la saga en Nintendo Switch y la reinvención del mapa de Kanto es una delicia para todos aquellos que crecieron viendo el original. Lo mejor de este excelente apartado técnico en lo gráfico es pensar en lo que está por venir.

Sonido: La banda sonora es fantástica. Todas las melodías de la propuesta original son fácilmente identificables, pero con el nuevo formato que le otorga una belleza aún superior a las de hace dos décadas. La buena noticia es que solo se tratan de versiones remasterizadas, por lo que la esencia sigue inamovible.

Pokémon Let’s GO Pikachu!/Eevee! 11

Conclusión:

Pokémon Let’s GO Pikachu!/Eevee! es una propuesta sencilla, fluida y adaptable para cualquier jugador que disfrute con la saga. Aunque hay cambios notables respecto al título original y que se acercan más a las propuestas contemporáneas, nunca se pierde la sensación de estar visitando un universo conocido con un lavado de cara, lo que resulta sensacional. A pesar de la constante evolución a la que está sometida la franquicia, siguen reinventándose manteniendo las bases muy bien asentadas y eso es lo que hace tan especiales a estas nuevas entregas. Es un regalo a la nostalgia, pero también un impulso hacia el futuro. Y es puro Pokémon, que es lo que realmente importa.

Juan Montes

Comunicador y apasionado de los videojuegos de aventuras, rol y plataformas. Crecí junto a un marsupial y blandiendo la llave espada; ahora acompaño a cazarrecompensas, asaltatumbas y luciérnagas con la misma pasión.

Publicaciones relacionadas

Cerrar