Análisis de Resident Evil Village – Una arriesgada entrega de la mítica saga

Analizamos Resident Evil Village, la octava entrega principal de la saga de Capcom.

La saga Resident Evil ha sufrido multitud de filtraciones a lo largo de los últimos años, desvelando antes de tiempo títulos como Resident Evil 3 Remake o el propio Resident Evil Village. Así pues, no nos pilló por sorpresa cuando el evento dedicado a PS5 del pasado verano presentó al mundo la nueva entrega de esta mítica saga, una entrega que nos llevará a un pueblo en un país del Este de Europa y que traerá de vuelta a Ethan Winters, protagonista de Resident Evil VII.

Resident Evil Village es una entrega bastante arriesgada y todavía más rompedora que la anterior al mezclar todo tipo de conceptos de la saga y transportarlos a la nueva perspectiva introducida en Resident Evil VII. Aunque, sin duda, lo que más destaca de Village es la cuidada y cautivadora ambientación, así como cada uno de sus jefes, que juegan un papel vital. ¿Qué nos ha parecido Resident Evil Village? Os lo contamos en nuestro análisis.

Érase una vez…

Lo que se suponía que era una cena en familia termina en tragedia. Un frío Chris Redfield irrumpe en casa de Ethan y Mia Winters, disparando a esta y secuestrando a la hija de ambos, Rose. Ethan se ve arrastrado a un pueblo, una extraña Villa a los pies de un valle, con unas montañas que parecen indicarnos que estamos atrapados y que ese pueblo va a ser nuestra perdición.

Resident Evil Village comienza fuerte y ya presenta sus armas en los primeros compases del juego, donde tan solo equipados con una linterna debemos abrirnos paso a través del bosque y la oscuridad, intentando entender lo que acabamos de presenciar. Si bien ya os adelanto que durante el último tercio del juego la sensación se diluye, la parte inicial y el nudo de Resident Evil Village son terror puro. La sensación de angustia nos acompañará desde el primer momento ya no solo por lo oscuro de los entornos, sino también por lo brutal de nuestros enemigos.

Análisis de Resident Evil Village
Chris Redfield tendrá una impactante presentación en Resident Evil Village

Sin entender nada de lo que sucede, Ethan tendrá que enfrentarse a enemigos parecidos a hombres lobo, lo que le llevará a conocer a los cuatro jerarcas de la villa. Cada uno de esos jerarcas cuenta con cualidades especiales y sus fases consisten en experiencias bastante distintas.

Sin entrar demasiado en territorio spoiler, el Castillo de Dimitrescu nos propondrá una experiencia de backtracking, puzzles para obtener acceso a nuevas salas y enemigos invencibles de los que tenemos que huir. Por otro lado, la casa de Donna Beneviento nos presentará una zona de terror puro y duro en la que solo podemos escondernos e intentar que no nos encuentren… En cuanto a la zona de Salvatore Moreau presenciaremos escenas típicas de corte desagradable de la saga, con batallas más feroces. Por último, Karl Heisenberg nos lanzará a una fábrica casi infinita con enemigos de lo más peculiares.

Análisis de Resident Evil Village
La Villa nos atrapará desde el primer minuto

Cada una de esas zonas contará con un nexo en común: la Villa. El pueblo de Resident Evil Village es un personaje más en la historia y enlaza de forma fluida con cada zona dedicada a su jerarca, como si cada uno de esos personajes hubiese escogido un pedacito de pueblo y lo hubiese moldeado a su imagen y características (o poderes). Más allá de las diferencias en las propuestas jugables, lo que hay que destacar es que cada uno de los jerarcas tiene una historia definida, con sus objetivos y su personalidad.

4 jerarcas, 4 historias

Sin duda, los villanos de Resident Evil Village son de los más memorables de la saga y resultan en una evolución de lo que vimos en Resident Evil VII, donde cada miembro de la familia Baker tenía su propia historia. En este caso se han abandonado los diseños realistas de los Baker para dejar volar la imaginación y definir a cada jerarca con aspectos sobrenaturales, haciendo que Dimitrescu nos recuerde a una vampiresa, Moreau a una alternativa a las sirenas, Beneviento nos haga tener pesadillas con las muñecas y Heisenberg le de una vuelta al concepto steampunk.

Análisis de Resident Evil Village
Lady Dimitrescu será el primer gran villano del juego

Pero claro, Capcom se ha encargado de decirnos que ni Dimitrescu ni ninguno de estos jerarcas es la mente maestra detrás de todo, ya que ese papel le pertenece a Madre Miranda. ¿Y quién es Madre Miranda? Eso es algo que debéis descubrir por vosotros mismos, pero si bien la sensación con cada uno de los 4 jerarcas es que su historia se ha construido de maravilla y cada una de sus fases es una delicia, con Madre Miranda -quien debería ser el personaje mejor construido al ser el villano principal- nos queda un sabor de lo más amargo.

Quizás entrar en lo que no nos ha gustado de su historia implicaría destriparos la experiencia del juego, pero sí que se puede comentar que tanto los objetivos de Madre Miranda como todo lo que hace para conseguirlos carece de sentido alguno. No le vamos a pedir a Resident Evil que cuente una historia digna de Oscar, porque sabemos de donde venimos, pero sí que su trama se desmorona en cierto punto y nos hace añorar las historias individuales de cada jerarca. De hecho, hemos tenido bastante flashbacks con lo que vivimos en la anterior entrega del juego y Eveline.

Análisis de Resident Evil Village
Y a nosotros

Por otro lado, y pese a haber hecho bastante énfasis en el batacazo narrativo de su villano principal, también hay que reconocer que Resident Evil Village consigue estrechar bastantes lazos con el lore principal de la saga, haciendo muchos -muchísimos- guiños al primer Resident Evil y aumentando la experiencia de Resident Evil VII. De hecho, podemos considerar Resident Evil VII y Resident Evil Village como un juego completo, ya que tanto la historia, como los personajes e incluso la narrativa son una continuación directa, con sucesos de Village que complementan a lo ya vivido antes. Por eso recomendamos que pese a que Village cuenta con un resumen previo en forma de vídeo, os juguéis Resident Evil VII si queréis entender lo que pasa con Village.

Y por último, ¿qué pasa con Chris Redfield? Ahí sí que no os podemos decir nada. Pero nos ha gustado mucho.

¿Cuánto hay de survival horror en Resident Evil Village?

Resident Evil Village es un survival horror y nadie os puede decir lo contrario. De hecho, pese a que en el último tercio del juego veamos como el juego cambia hacia un enfoque más orientado a la acción (algo bastante común), los primeros compases dan tanto miedo que se agradece que el mal trago vaya pasando a medida que avanzamos.

Análisis de Resident Evil Village
Moreau es una sirena a su manera…

La experiencia agobiante y de desconcierto del principio del juego ayuda a ponerse en la piel de Ethan Winters, que debe ir avanzando por una villa repleta de hombres lobo que lo quieren mutilar. La vista en primera persona, otro de los enormes aciertos de Capcom, ayuda de una forma increíble en sentirnos inmersos en la angustia de Ethan y es que pese a encontrarnos en un entorno abierto, el hecho de que enemigos tan poderosos puedan estar en cualquier esquina nos hace pasarlo de lo más mal.

Más allá de la Villa, que recorreremos unas cuantas veces para poder acceder a cada zona de jerarca, contaremos con dichas zonas, que ofrecen experiencias distintas. Como ya he comentado, hay dos que resaltan por encima de todo, que son justamente las que más miedo dan y las que encontramos en la primera mitad del juego. El Castillo de Dimitrescu es jugablemente parecido a la experiencia de la comisaria de Resident Evil 2, donde unos pocos puzzles y el backtracking nos ayudan a avanzar a través del castillo, mientras Dimitrescu y sus hijas nos persiguen.

Por otro lado, la experiencia en la casa de Beneviento es lo más cerca que hemos estado de un remake de P.T., ya que el hecho de quedarnos desarmados, contar solamente con una linterna en nuestras manos y sentir un feto llorando a lo largo de un pasillo es algo que se te queda grabado a fuego en la memoria.

Análisis de Resident Evil Village
La casa de Beneviento será lugar de la fase más terrorífica del juego

El gameplay en primera persona de Resident Evil Village es un acierto y aunque el gunplay sea algo tosco (en parte porque Ethan tiene la justa formación en armas) ayuda a la inmersión. Contaremos con multitud de armas, que deberemos encajar en un inventario endiablado, donde parecerá que jugaremos al tetris. Ayudándonos estará El Duque, otro personaje clave de Resident Evil Village que nos venderá armas, equipo, mejoras de personaje (en forma de platos de cocina) y mejoras de armas. También podemos venderle todos los objetos de valor que encontremos a cambio de dinero para así poder comprar su mercancía. Es el mercado, amigo.

Si bien la experiencia jugable es excelente y la inmersión es total, debemos recalcar que se echan en falta más puzzles. Resident Evil Village cuenta con muy pocos rompecabezas y aquellos que están presentes son demasiado fáciles y no suponen esfuerzo alguno. El backtracking tan solo hace acto de presencia en el Castillo de Dimitrescu, en algunas zonas de la Villa y en la fábrica de Heisenberg, por lo que las demás zonas dan la sensación de pasillo jugable. Aunque al menos esta vez no contamos con una fase en un barco que rompe toda la dinámica del juego, tanto jugable como narrativa.

Análisis de Resident Evil Village
El increíble apartado gráfico y la cámara en primera persona ayudan a la inmersión

De hecho, los puzzles (por llamarlos así) más difíciles, los encontraremos en una especie de laberintos donde nuestra habilidad con el equilibrio debe hacer que una pelota no caiga de su camino y llegue al objetivo, desbloqueando un tesoro de lo más interesante que podemos cambiar por dinero.

Una última demostración de potencia en la pasada generación

Este análisis se ha realizado con la versión de PS4 de Resident Evil Village, una versión que seguramente sea la que más gente juegue y que, sorprendentemente, se ve de maravilla. Si muchos éramos los que sufríamos cuando Capcom confirmó que tras anunciar solo las versiones de nueva generación también iba a lanzar Resident Evil Village en la pasada, esperando que el resultado iba a ser bastante malo, el mensaje que os podemos dar es que Resident Evil Village en PS4 es un maldito espectáculo.

Resident Evil Village en PS4 Pro ofrece dos modos gráficos, uno priorizando el rendimiento y otro la resolución. Habiendo escogido el de resolución, la experiencia jugable ofrece un juego con un rendimiento inestable (entre 40 y 60 fps) pero con una calidad de imagen encomiable, donde destaca por encima de todo la iluminación. Aunque las texturas cojeen un poco y se noten las cargas, la iluminación de Resident Evil Village en la pasada generación nos vuela la cabeza. Es increíble lo bien que se ve el RE Engine.

Análisis de Resident Evil Village
Gráficamente, Resident Evil Village es una proeza incluso en la pasada generación

Por otro lado, otro aspecto a destacar y que seguro que le valdrá muchos premios es el apartado sonoro. No por su banda sonora (que cuenta con un tema muy Bloodborne en el tramo final), sino por el audio espacial que nos mete de lleno en el juego (independientemente si jugáis en pasada o nueva generación). Si jugáis con cascos y lo configuráis en el juego, vais a disfrutar (y sufrir) cada ruido. Podréis situar con cada jadeo o pisada al enemigo en vuestra cabeza, identificando su posición. El viento, el crujido de las casas, las voces… el apartado sonoro está cuidado de maravilla y junto a la cámara en primera persona es algo que te mete de lleno en Resident Evil Village.

Finalmente, cabe mencionar que Resident Evil Village llega doblado al castellano con las mismas voces en los protagonistas que en Resident Evil VII.

Análisis de Resident Evil Village
La fábrica de Heisenberg es un lugar espeluznante

El fin de una era, ¿el comienzo de otra?

Resident Evil Village cierra una era de cambios y de riesgos por parte de una saga que tras Resident Evil 6 parecía sentenciada. Resident Evil VII y Resident Evil Village han dado un soplo de aire fresco a la veterana saga de Capcom, con una propuesta que se aleja mucho de los remakes de las antiguas entregas que Capcom está lanzando, diferenciando de maravilla el nuevo rumbo de la saga de las entregas antiguas mejoradas.

Análisis de Resident Evil Village
Un hombre, una misión

Los cambios que ha introducido la nueva saga de Resident Evil, protagonizada por Ethan Winters, han servido para que Capcom se adentrase en territorio desconocido y experimentase con un tipo de gameplay nuevo, con enemigos y tramas alejados de Umbrella y los personajes de las 6 primeras entregas, aunque con ciertos lazos que Resident Evil Village se ha atrevido a acabar de cerrar. Si bien en la narrativa de Resident Evil Village podemos poner muchas pegas, la experiencia jugable resulta excelente y la inmersión en un mundo de terror y supervivencia no podría ser mejor.

Al fin y al cabo, lo que le pedimos a un Resident Evil es que nos lo haga pasar mal, que nos asuste, que nos de ansiedad, que nos recompense luego con grandes armas y que nos sirva para acabar de la forma más desagradable posible con nuestros enemigos, algo que Resident Evil Village cumple de sobras.

Daniel Villagrasa

Xboxer para unos, sonyer para otros, pero no veas lo que me gusta disfrutar de ambas plataformas. Jugando desde que tengo memoria y aprovechando a la mínima para deciros lo mucho que quiero a Hideo Kojima.
Cerrar