Análisis de Riders Republic – Adrenalina y deportes extremos en la naturaleza

Un adictivo cóctel de deportes con unos espectaculares parajes naturales.

Los videojuegos de deportes, generalmente, suelen ir muy acotados a intereses muy concretos y conservadores. Título de fútbol anual, título de NBA anual, y así con distintas disciplinas que llevan muchos años sin dar un golpe fuerte en la mesa, o ni siquiera se atreven a mostrar algo que se note diferente. Hasta ahora, ya que Riders Republic, el más reciente título de Ubisoft, coge un poco de muchas partes para crear un atractivo cóctel de deportes extremos, adrenalina y mundo abierto que no dejará indiferente a nadie.

Sí, Riders Republic es un juego atractivo, divertido y, sobre todo, muy adictivo. Es posible que no aproveche el cien por cien de sus posibilidades, pero todo lo que nos ofrece tiene detrás un trabajo bastante bien pulido. Se nota que, siendo un título intergeneracional, no saca toda la potencia disponible en la Next-Gen, pero los tiempos de carga casi nulos y las carreras multitudinarias con más de 60 personas demuestran las posibilidades de las nuevas consolas. De hecho, hemos realizado el análisis en una PlayStation 5 y la experiencia ha sido verdaderamente deliciosa gracias a la vibración háptica, aunque no aprovecha otros elementos inmersivos como los gatillos adaptativos. Además, siendo un título que aspira a tener un servicio prolongado, asegura como mínimo un año de actualizaciones de contenido.

En cuanto al juego en sí, Riders Republic puede abrumarnos un poco al principio, pero en cuanto nos acostumbramos a estos pintorescos parajes, nos moveremos como pez en el agua entre carreras, exploración libre y acrobacias. Puede que las carreras tengan un ritmo frenético, pero fuera de los circuitos, podemos tomarnos la vida al ritmo que nos apetezca. A continuación, desgranaremos todos los aspectos que son importantes de mencionar. Tal y como mencionamos, este análisis ha sido realizado en PS5, pero este juego también está disponible para PS4, PC, Xbox Series X, Xbos One y Google Stadia. ¡Allá vamos!

Bienvenidos al paraíso del deporte extremo

Riders Republic nos sorprende desde los primeros instantes del juego dándonos una espectacular demostración de las pruebas a las que tendremos que enfrentarnos cuando ya estemos preparados para correr. Desde estos primeros contactos con los controles del juego, ya podremos apreciar que el escenario de Riders Republic, un páramo de muchos kilómetros cuadrados, posee un relieve variado, accidentado y en el que encontraremos diversas referencias a reclamos turísticos de varios parques naturales de Estados Unidos. Desde luego, es difícil imaginar un mejor sitio para practicar deportes extremos al aire libre.

Un punto importante de todo el mapa será Riders Ridge, un lugar que hace las veces de punto de encuentro y lobby de distintas funciones. Este sitio será el primero que visitamos nada más empezar la historia, aunque los personajes del juego son un poco pesados y nos darán una somnífera charla inicial que aburrirá a los jugadores más sedientos de acción. En Riders Ridge también podremos comprar objetos, a hacer un poco el gamberro mientras esperamos a una carrera online, o incluso a relajarse manejando a los patrocinadores y la tienda de ropa.

En Riders Republic comenzaremos con un equipamiento básico hasta que progresemos

Cinco categorías, un objetivo

Tenemos una interesante selección de disciplinas deportivas en Riders Republic. El juego las divide en cinco categorías, pero luego todas ellas tienen distintas subcategorías que amplían sobremanera el abanico de posibilidades. Podremos elegir entre carreras de bicis, acrobacias de bicis, carreras de esquí, acrobacias de esquí, y pruebas aéreas correspondientes a salto base y carreras de cohetes, aunque van unidas en una categoría. En cuanto a los controles, cabe destacar que no es nada complicado familiarizarse con ellos, ya que son bastante arcade para facilitar que cualquier persona disfrute de este título.

Todas estas pruebas las iremos desbloqueando durante nuestras primeras horas de juego, conforme vayamos consiguiendo estrellas. Estas estrellas suelen marcar nuestro nivel general, serán visibles por otros usuarios y nos servirán para determinar el nivel de experiencia que tiene cada jugador. Luego, por otra parte, también tenemos un nivel de experiencia en cada categoría por separado, aunque solo lo podremos ver nosotros; subir de nivel en estas disciplinas nos hará ir desbloqueando nuevas carreras, así como los Big Events, donde tenemos opción a conseguir más estrellas a cambio de un mayor reto, y los Boss Events, los cuales nos permitirán experimentar las carreras masivas de hasta 64 jugadores, bots en este caso. También son destacables los locos retos de los Shackdaddy Bandits, que nos harán competir con cachivaches de lo más surrealistas, dando también un toque gamberro a las competiciones en general.

Cabe destacar un hecho importante: no hace falta ser un as para jugar a Riders Republic. De hecho, contamos con cuatro modos de dificultad que podemos ajustar antes de empezar cada competición. De este modo, podremos familiarizarnos con los controles en la dificultad estándar, cambiarlo a «profesional» si nos sentimos más cómodos y queremos más retos, subirlo a «experto» cuando tengamos un equipamiento y una destreza elevadas, y subirlo a «élite» cuando queramos los desafíos más extremos. Sin embargo, si queremos jugar siempre en «estándar», somos totalmente libres de hacerlo. En Riders Republic podremos jugar como queramos.

Riders Republic rezuma libertad y podemos pasar el tiempo como queramos

De igual modo, también encontraremos una configuración que nos hace más fácil la realización de trucos en el aire. Riders Republic quiere que la experiencia sea accesible para todo tipo de jugadores, y por ello podemos mantener activa la opción de aterrizaje automático, algo que nos reducirá mucho el número de caídas tras hacer acrobacias. Sin embargo, si contamos con las ganas y la destreza necesaria, podremos optar por el aterrizaje manual, más arriesgado pero que nos dará más puntos por acrobacia.

En Riders Republic también cabe el relax

Anteriormente mencionamos que este título nos permite jugar como queramos. Pues bien, esto lo podemos llevar realmente al mayor exponente posible. De hecho, no tenemos por qué estar compitiendo constantemente en carreras y competiciones de puntos; si nos apetece, podemos pasar horas muertas explorando las decenas de kilómetros que tenemos a nuestra disposición. De hecho, tenemos una categoría extra de exploración con la que podremos utilizar una moto de nieve para escalar montes nevados, volar con el paramotor, o incluso elementos del Pase de Temporada como esquíes cohete o bici cohete (que no sirven para las carreras, salvo excepción).

Durante nuestra exploración por el mundo abierto, además, nos encontraremos múltiples elementos que nos incentivarán a seguir moviéndonos por todo el mapa, como la búsqueda de hasta 500 globos coleccionables, visitar lugares importantes del paraje natural con referencias a sitios reales de Estados Unidos, encontrar reliquias que podremos usar como cachivaches o realizar pruebas contrarreloj que nos supondrán un gran reto. Resulta muy gratificante poder optar por la exploración libre y que haya tantas cosas que hagan imposible el aburrimiento. Además, la amplia selección musical, con distintas radios para escoger el género que más nos guste, permitirá personalizarnos la banda sonora a nuestro gusto. Así, o bien podemos ir a tope con temas de Wiz Khalifa o The Offspring, o tomarnos un viaje relajante escuchando a grandes artistas de la música clásica como Bach o Beethoven.

Sin embargo, puede haber ocasiones en las que solo queramos perdernos entre los paisajes más pintorescos de Riders Republic. Ubisoft ha pensado en eso, y por esa razón, antes de empezar la partida, nos da opción a seleccionar el «modo zen», donde podremos movernos por el mapa del juego sin retos, ni carreras, ni coleccionables ni jugadores a nuestro alrededor. Estaremos solos, con nosotros mismos, disfrutando de unos paisajes geniales, tal y como Ubisoft nos acostumbra en sus mundos abiertos.

Personaliza al máximo tu aspecto y equipamiento

Cumplir los objetivos diarios de los patrocinadores nos hará desbloquear premios y equipamientos de calidad

A más de una persona le chirriará este aspecto del juego, y con razón, pero el camino actual de las microtransacciones es ya imparable. Dentro de los menús del juego tendremos una amplia selección de prendas de ropa y gestos que se actualiza periódicamente. Podremos conseguir pagando la moneda virtual del juego o con dinero real, disponible en varios lotes diferentes. Lo feo es que siempre hay algunas prendas que únicamente se pueden conseguir con dinero contante y sonante. Sin embargo, si hay algo positivo, es que esta monetización se queda únicamente para las skins, descartando el modelo «pay to win» de pagar por mejores bicicletas, esquíes, etc.

En cuanto a los aspectos disponibles, entre los objetos adquiribles por moneda virtual también encontramos elementos muy atractivos. Durante estos días de Halloween ha habido disponibles skins de esta temática, hay conjuntos de ropa y máscaras de lo más gamberras, y gestos super épicos como hacer un Kamehameha. Además, los patrocinadores también nos harán desbloquear skins si cumplimos con sus retos diarios, junto a otras recompensas como monedas o equipamiento de carrera.

Pero eso no significa que no podamos conseguir equipamiento. Conforme avancemos en nuestra partida y echemos más competiciones, nuestra experiencia en las disciplinas irá subiendo de nivel. Cuando esto sucede, recibiremos como recompensa nuevos equipamientos de mejores características. En cada una de las categorías podemos subir hasta el nivel 30, y para ello, os podemos asegurar que hacen falta muchísimas competiciones.

También hay hueco para la creatividad

Además, Riders Republic no son solo los elementos del mapa y circuitos que el juego nos otorga: también tendremos las herramientas para crear nuestras propias rutas de carrera. Por algo se llama «Republic». De hecho en la pestaña de «Comunidad» tendremos a nuestra disposición miles de trazos creados por usuarios, los cuales pueden ser votados para mejorar su visibilidad. Podremos crear circuitos de un modo bastante intuitivo: hacemos una ruta cualquiera en el modo «exploración», le damos al modo crear, y encontraremos en el mapa de este modo el trazo que acabamos de realizar, pudiendo guardarlo y registrarlo para que lo recorran otros jugadores.

Riders Republic beta abierta

Un juego con unos parajes tan espectaculares no podía irse sin su modo foto. en él, podremos realizar ajustes de diversos tipos, como modificar el tiempo atmosférico, la hora del día para la posición del sol, añadir filtros de color, e incluso elementos como niebla o desenfoque. Además, podremos subir la foto dentro del juego para que la comunidad pueda disfrutar de la imagen y dar likes.

Multijugador para los amantes de los retos

El multijugador es uno de los mayores atractivos de Riders Republic. De hecho, en cuanto nos conectemos al juego, nos encontraremos un montón de personas a nuestro alrededor pululando por el mapa de manera simultánea, algo que llena de vida y actividad el entorno. Aunque, eso sí, la magia tiene lugar en el competitivo online y en las carreras masivas. Y es que la IA de Riders Republic está muy lograda, porque sus cuatro dificultades están genialmente trabajadas, y que los contrincantes sean bots de otros usuarios nos da impresión de siempre estar compitiendo multijugador, pero jugar con gente real siempre es más divertido.

Las carreras masivas, uno de los principales atractivos del juego, nos permitirán competir en carreras de hasta 64 personas con el motor de colisiones activado. Estos certámenes, que suelen estar separados en tres mangas, suelen combinar distintas categorías en el tramo. Por ejemplo, podemos empezar en un tramo de descenso en bicicleta, cambiaremos a carrera aérea con los propulsores, y terminaremos la manga corriendo en nieve profunda. Resulta bastante espectacular y divertido, especialmente si activamos la cámara en primera persona, aunque en estas carreras en línea influye mucho la calidad del equipamiento que hayamos desbloqueado. Quienes tengan mejor bicicleta, esquíes o cohete ganarán con más facilidad, y quizá Ubisoft debería plantear una opción para tener carreras más igualadas.

Por otro lado, también tenemos las disciplinas competitivas, que consisten en carreras contra todos de 12 personas, donde solo hay un ganador, o batallas de trucos, en las que nos emparejarán en un equipo, y ganará el que más puntos haga con sus acrobacias en el aire. Los dos modos de juego funcionan muy bien en la práctica e iremos subiendo divisiones con nuestras victorias, aunque a veces cuesta encontrar jugadores en estos dos modos. Quizá pueda entenderse porque, en los primeros días, lo inteligente es pasarse las carreras de un jugador para subir de nivel y mejorar el equipamiento, pero también debe influir la sobrecarga inicial de información y carreras, que nos puede hacer incluso olvidar que existe este modo competitivo.

Disfruta a tu rollo de Riders Republic

Tal y como hemos dicho, Riders Republic ofrece unas posibilidades inmensas para no aburrirse nunca. Todos los modos de juego y opciones disponibles nos pueden hacer disfrutar durante decenas o incluso cientos de horas, gracias a sus opciones de multijugador competitivo. Eso sí, si hubiera que sacar una pega, estaría en que el comienzo, cuando nos llueven las opciones de golpe, puede abrumarnos y hacer que nos perdamos cosas importantes. De hecho, el planteamiento del multijugador dentro del juego necesitaría algún retoque para incentivar más el tráfico hacia la parte competitiva, ya que la mayor parte de los jugadores se van siempre a las carreras en masa.

De todos modos, hay pocos peros que decir sobre este título. Ubisoft ha sabido coger elementos de anteriores títulos deportivos para hacer un cóctel delicioso y accesible. Riders Republic es una aventura llena de adrenalina y deportes extremos, pero lo ha sabido llevar al gran público con controles arcade sencillos, pero eficaces. También funciona genial su mapa, y ninguna de las categorías deportivas cojea frente a otras. Quizá estaría bien que fuesen añadiendo nuevos deportes o alguna disciplina acuática, ya que el mapa tiene espacio de sobra para realizar cambios pertinentes en la orografía. Sabemos que, por ejemplo, llegarán bicicletas BMX a lo largo de 2022 junto a nuevos trazados y, si el juego funciona bien, sería genial que entrasen más cosas nuevas.

Daniel García

Graduado en Periodismo, lleva con consolas entre sus manos desde antes de aprender a leer. Su primer contacto fue con una Game Boy Color y un Pikachu de compañero junto a Mario, Link o Wario. Ahora es un jugador versátil que un día te habla de FIFA o Assassin's, y al otro día sobre Hidetaka Miyazaki, No Man's Sky o del JRPG que le pidas.
Cerrar