Análisis de Rocket Arena – Volando voy, volando vengo, vengo

Fire Strike Games se estrena en EA Originals con un TPS de lo más explosivo y divertido.

¿Qué podría salir de una mezcla entre Super Smash Bros., Quake III Arena y Overwatch? Probablemente nadie, jamás, habría pensado en un cóctel así, pero a Final Strike Games se le encendió esa bombilla para crear el concepto de Rocket Arena. Un Shooter en tercera persona por equipos en el que la miga no está en matar, sino en mandar volando por los aires a los enemigos.

Con un estudio compuesto por veteranos de algunos de los FPS y títulos de PC más famosos de los últimos años, este videojuego cambia la seriedad por el desenfado y añade tintes de caos, precisión, agilidad y poderes. Un concepto que bebe de los Hero Shooters actuales, pero que da un giro de tuerca con una premisa sencilla en la superficie, aunque con una enorme profundidad. Lo hemos jugado a fondo, y te lo vamos a contar todo en este análisis de Rocket Arena.

Un cohete para reventarlos a todos

La idea principal de Rocket Arena es una con la que cualquiera puede estar familiarizado. Combates online de 3 contra 3 en los que cada jugador puede escoger un personaje de entre los 10 que hay disponibles, cada uno con una serie de mecánicas únicas de las que ya hablaremos. En una arena dinámica, con elementos con los que interactuar y en los que aparecen determinados objetos, el objetivo principal es mandar por los aires al enemigo llenando su barra de vida a tiro limpio. Pero es justo aquí cuando empiezan las principales diferencias.

Para empezar, en lugar de restar vida, lo que debemos hacer es llenar su medidor (un concepto que sonará a los más Smashers de la sala); para terminar, cada personaje tiene un arma única, que siempre es un lanzacohetes. Ahora bien, cada personaje a elegir cuenta con un tipo de lanzacohetes diferentes, al que suelen acompañar una habilidad especial y un disparo secundario, ambos con un tiempo de cooldown variable.

Con esto, y con el botón de esquiva para poder eludir algunos proyectiles pulsando en el momento adecuado, Rocket Arena ya se desmarca muchísimo de cualquier FPS o TPS que puedas encontrar actualmente. Su fórmula es muy común, de hecho, hasta rescata conceptos como el Rocket Jump en el suelo o, si algún veterano de los Shooter Arena los recuerda, los Rocket Wall Jump. El movimiento es una de las grandes claves de este juego, al que acompaña no solo la capacidad para apuntar, sino también para predecir la posición del rival para atinar con los proyectiles. Un cóctel principal que, sinceramente, nos ha encantado.

Cohete por aquí, cohete por allá, y varios modos de juego en los que estallar

Aunque de lanzamiento se nota que Rocket Arena está pensado para crecer con el paso del tiempo, los modos que hay disponibles ofrecen una variedad bastante buena. Acoso y Derribo, Rocketball, Pepinazo y Caza del Tesoro son los cuatro modos de juego disponibles actualmente. El primero es un Team Deathmatch con todas las de la ley, en el que gana el primer equipo que llegue a una cantidad determinada de «derribos» o tenga más al acabar el tiempo. Ese es el único modelo tradicional, porque el resto son ideas que, si bien no reinventan la rueda, mantienen ese aire fresco del juego.

Rocket Arena Analisis 01
Acostúmbrate a verlo todo desde el cielo, porque al principio volarás mucho por los aires

Rocketball consiste en coger un balón que aparece en el escenario y colarlo en la portería del equipo rival, divertido aunque con un comportamiento algo azaroso para la pelota; Pepinazo es algo similar a la captura de zonas, pero con un cohete que impacta en el lugar a conquistar, aniquilando a todos los que haya antes de caer. Por último, Caza del Tesoro es un fuerte recordatorio a los plataformas clásicos, con un cofre del tesoro que deben mantener los miembros de un equipo para que aparezcan monedas que recoger (con una melodía muy al estilo Super Mario Bros. cuando aparecen, todo sea dicho).

Son cuatro modalidades PvP que se pueden desarrollar en un total de 10 escenarios distintos, muy variados y genialmente diseñados, aunque no válidos para todos los modos de juego disponibles. A ellas hay que sumar un modo PvE llamado Guerra Robocohete que, si bien parecía interesante al comienzo, es bastante fácil y soso. Fire Strike Games ha confirmado que lo ampliará y mejorará con el tiempo; pero, actualmente, este modo «hordas» no funciona como debería. Aunque, claro, la auténtica «chicha» de este juego está en el cara a cara contra otros jugadores online.

Habilidad, progresión y… pase de batalla

Teniendo las raíces que tiene, Rocket Arena es un juego que lo deja todo en la habilidad y la coordinación con el resto de compañeros de equipo. El jugar con unos proyectiles que necesitan cierto recorrido hasta impactar en el rival es algo que cambia muchísimo la filosofía de disparo en cada partida, y que requiere cierta adaptación que al principio puede ser un poco frustrante. Además de eso, también hay que añadir las habilidades especiales y la unicidad de cada personaje, que va mucho más allá de un diseño a veces más o menos inspirado, pero con unas animaciones excelsas. Encontrar el PJ que se amolde a cada uno es fundamental para empezar a disfrutar este juego.

Rocket Arena Analisis 02
Jardines del Esplendor es uno de los mapas que más encontrarás en tus partidas

Ahora bien, esa es la base de la que parte el resto. Aunque sea un Shooter en tercera persona, cuenta con un sistema de progresión por niveles con el que conseguir Cachivaches, unos modificadores que se pueden asignar al personaje para modificar su velocidad, acelerar su respawn y un largo etcétera de aspectos. Aquí se añade otra capa de mecánicas adicional, ya que cada jugador puede construir su propia build una vez ha avanzado bastante con uno o varios personajes. ¿Algo necesario? Quizá no lo fuera, ya que la premisa básica es muy sólida; pero será interesante ver cómo evoluciona este aspecto que tanto mira al meta-game.

Y sí, a pesar de ser un juego de pago, cuenta con un pase de batalla, pero no hay que rasgarse las vestiduras por ello, porque es algo que no influye en las ventajas/desventajas para el jugador. Se limita a ofrecer mejoras cosméticas para cada personaje, incluso para los estandartes que nos representan en las salas de espera y durante la partida. No va más allá, combinando el uso de dinero real con una moneda in-game para desbloquear recompensas.

Un Shooter tan ligero como profundo, y con estilo

Como TPS, Rocket Arena es más sólido y serio de lo que parece a simple vista. Bien es cierto que la introducción de objetos en el campo de batalla, como bombas o aceleradores para el personaje, pueden darle un toque de aleatoriedad que le hace perder la seriedad; sin embargo, la profundidad y unicidad de cada personaje, sumados a esa necesidad de «cambiar de mentalidad» para asumir unas mecánicas que giran en torno a los cohetes y a lanzar a los enemigos por los aires en lugar de reducirlos a cenizas, hacen que ofrezca un giro de tuerca como pocas veces hemos visto en el género.

Rocket Arena Analisis 03
¡A coger monedas en la Caza del Tesoro!

Es divertido, accesible y a veces bastante caótico; pero siempre invita a repetir una y otra vez. Cabe decir también que luce y se oye bastante bien, de hecho algunas melodías son realmente buenas y terminan de envolverte en la ambientación del mapa en el que juegas. Pocos títulos del género se vuelcan tanto con esto, pero Rocket Arena lo hace, y eso hace que gane todavía más enteros. Lo audiovisual acompaña a lo jugable con bastante acierto, otro punto a su favor.

Aun así, sí que debemos decir que algunos diseños de personajes no están tan inspirados como nos gustaría. Cada uno tiene su estilo y deja muy claro el rol que puede asumir en combate, pero les falta un toque algo más especial para la apariencia cartoon que tienen. Eso sí, desde ya, nos declaramos fans de Zik, el pequeño pterodáctilo que acompaña a Boone, y que es capaz de lanzar vórtices de viento para dañar a los enemigos. Hay muy buenas ideas en los personajes, insistimos, pero les falta esa guinda, ese remate final, para convertirlos en algo con más carisma.

Rocket Arena es un Shooter realmente sorprendente

Rocket Arena Analisis 04
«¡Uuh!, ¡aah! Las chicas son guerreras…»

Rocket Arena ha sido una sorpresa, y la demostración de que las apariencias engañan. Su fórmula hace que sirva tanto para quienes nunca se han acercado al género como para los que buscan algo más desenfadado, pero también tiene la enjundia suficiente como para ser atractivo a ojos de los que quieren un Shooter profundo y exigente. Desenfadado, simpático, caótico y explosivamente divertido, puede que haya llegado algo falto en contenidos, y que algún modo no funcione también como los otros; pero este es su primer paso en un camino que puede ser verdaderamente bueno.

Ideal para partidas rápidas y con un juego cruzado que no hace más que enriquecer su ecosistema. Si en tu cabeza la tecla 5 es la del lanzacohetes, debes probar esta premisa que llega bajo el sello de EA Originals, porque vas a llevarte una muy grata sorpresa.

▪ Fecha de lanzamiento: 14/07/2020

Juan Antonio Fonseca Serrano

Saltando sobre tortugas en los suburbios de Midgar, con una guadaña cerca del corazón, desde finales de los 80. Juego a lo que puedo, junto letras sobre lo que me apasiona y siempre tengo un ojo en las redes.
Cerrar