Análisis de Shooty Fruity – Macedonia de frutas

Aquellos que disfrutaran realizando alguno de los empleos que ponía a disposición del jugador Simulator Job se sentirán inmediatamente atraídos por Shooty Fruity que, desarrollado por los chicos de nDreams y Near Light, nos sumerge en un supermercado muy particular en el que deberemos ejercer de cajero. Afortunadamente, nuestra labor no se reducirá a pasar productos por el lector y a cobrar a los clientes.

Un enemigo muy singular, la fruta, tratará de ponernos las cosas muy difíciles. Este videojuego, que ya puede adquirirse en su versión digital tanto en PC como en PlayStation 4, fusiona nuestra habilidad como trabajadores de una gran superficie con lo mejor del género shooter. Mientras abordamos nuestra tarea tendremos que defendernos de naranjas, melones, frambuesas y otros seres frutiles que no dejarán de incordiarnos durante toda la jornada.

Si quieres conocer todos los detalles de Shooty Fruity no te pierdas en análisis que hemos redactado tras sumegirnos en la edición compatible con PlayStation VR, pese a que el juego puede disfrutarse también con Oculus Rift y HTC Vive si dispones de ordenador y no de la consola de actual generación de Sony-. ¿Preparado para adentrarte en una auténtica guerra campal contra la fruta más peligrosas a la que te hayas enfrentado jamás?

Partiendo de la semilla que había sembrado Job Simulator y apostando sin miramientos por el género shooter más desenfadado, nDreams y Near Light nos presentan una llamativa propuesta para la realidad virtual que han titulado Shooty Fruity. Una vez se haya puesto el casco de PlayStation VR, el jugador se convertirá en un trabajador de supermercado que, desde la sala de empleados habituales en las grandes superficies, deberá gestionar la forma en que lleva a cabo su jornada laboral.

Dada la importancia de saber empuñar un arma, los responsables del supermercado podrán a nuestra disposición un salón de tiro en el que podemos practicar hasta sentirnos cómodos con las armas de partida: una escopeta y una sencilla pistola que, conforme le demos uso, quedarán inservibles. Por ese motivo, y de forma continuada, veremos cómo constantemente pasan ante nosotros nuevas armas con las que afinar nuestra puntería.

Lo mismo ocurrirá cuando decidamos dar el salto al supermercado y comenzar nuestro turno. Antes de sentarnos en nuestra silla se nos proporcionarán una serie de objetivos que deberemos cumplir antes de que concluya el tiempo para recibir el mayor número de recompensas. No obstante, una vez comencemos a ejercer de cajeros se no atenderemos a ninguno de estos condicionantes y simplemente trataremos de completar nuestro trabajo de la mejor manera posible.

La tarea principal del jugador es la de ir cogiendo los productos que se acerquen a su posición a través de una cinta transportadora para pasarlos por el lector de código de barras y después depositarlos nuevamente en la cinta que devolverá el producto al cliente, siempre invisible en Shooty Fruity, donde el jugador solo podrá ver sus manos además de a las frutas que osen acabar con la paz del supermercado. Ese es precisamente el obstáculo que nos impedirá ser altamente eficientes en nuestra labor.

Mientras tratamos de gestionar de forma óptima los productos que caen en nuestras manos veremos cómo el local se va llenando de frutas malignas que irán acercándose paulatinamente hasta la caja para saltar sobre nosotros y hacernos el máximo daño. Por ese motivo será indispensable combinar la tarea de cajero con la de tirador. Mediante un raíl elevado se nos irán proporcionando armas que deberemos coger para defender nuestra posición y también disparar a objetivos estáticos como carteles.

De la perfecta combinación de ambas tareas dependerá el éxito de la jornada laboral y, por tanto, nuestra continuidad en el juego. Conforme vayamos superando cada uno de los retos irán apareciendo nuevas misiones en el tablón del supermercado, que podremos afrontar en cualquier orden. Del mismo modo, el jugador obtendrá puntos que harán el papel de moneda para comprar nuevas armas con las que reventar a los seres frutiles que amenacen nuestro lugar de trabajo.

En la sala de empleados hay disponible también una máquina expendedora que, en lugar de chocolatinas o paquetes de chicles, pondrá a nuestra disposición armamento de todo tipo. Metralletas, revólveres e incluso granadas que no solo podremos lanzar con las manos sino con la boca gracias al sistema de detección del caso de realidad virtual. No obstante, las principales mecánicas deben ejecutarse con un complemento tan necesario en PlayStation VR como PlayStation Move.

Ambos controladores se convertirán en nuestras manos y, por tanto, en los mejores aliados para ejecutar todas las tareas que nos proponga Shooty Fruity. En este sentido, es necesario confirmar que el uso de este dispositivo no solo es recomendable sino obligatorio dado que, aunque el usuario no dispusiera de él, no podrá acceder al videojuego con el tradicional Dualshock 4. De esta manera, se evidencia nuevamente la necesidad de hacerse con Move para afrontar con garantías cada vez más juegos del catálogo de realidad virtual de Sony.

No podemos concluir este repaso por las características más destacadas del título sin hacer referencia a su llamativo apartado gráfico, que a través de un uso muy acertado del color y de su innegable estilo cartoon nos sumerge en una experiencia visual tan sorprendente como satisfactoria. Por otra parte, el audio de Shooty Fruity se presenta únicamente en inglés pese a que la interfaz se encuentra, eso sí, en perfecto castellano con el objetivo de que cualquier jugador pueda seguir la acción sin mayor inconveniente.

Javier Castillo

JUGABILIDAD: La combinación entre las tareas de cajero de supermercado y tirador experto resulta francamente entretenida desde los primeros compases de juego. Aunque a largo plazo podría resultar demasiado simple o repetitiva, lo cierto es que la introducción de nuevas armas y objetivos logra extender la diversión durante horas y horas. 

GRÁFICOS: El apartado visual de Shooty Fruity hace uso, como ya viéramos en títulos como Job Simulator, de un estilo cartoon que siente perfectamente a esta propuesta, en la que el uso del color es fundamental en la representación de las frutas a las que debemos derrotar durante nuestra jornada laboral.

SONIDO: Pese a estar amenizado con una siempre presente banda sonora, no podemos obviar el hecho de que la distribuidora no haya considerado incluir el doblaje al castellano. Afortunadamente, aquellos que no manejen fluidamente el idioma podrán seguir las instrucciones básicas a través de la interfaz, que sí ha sido traducida a nuestro idioma.

DURACIÓN: El videojuego de nDreams y Near Light podrá mantenernos entretenidos durante horas gracias a un sistema de progresión que nos invitará a seguir jugando para conseguir nuevas armas y equipamiento para misiones sucesivas. Dada la ausencia de historia, Shooty Fruity es además totalmente rejugable.

CONCLUSIÓN: El catálogo de PlayStation VR continúa nutriéndose no solo de propuestas narrativas como Stifled, que analizamos el pasado mes de noviembre, sino de juegos tan divertidos y faltos de complejos como Shooty Fruity. Los amantes de la realidad virtual hallarán, simple y llanamente, un entretenimiento sin pretensiones que aprovecha a la perfección las posibilidades de PlayStation Move para enfrentarnos a un ejército de frutas malignas. Si el objetivo es entretenerse, ¿se podría pedir más?

 

Publicaciones relacionadas

Cerrar