Análisis de Skyrim: Anniversary Edition – Voces de dragón para regresar a Tamriel

El Dovahkiin vuelve a Skyrim por navidad.

Han pasado diez largos años desde que pudimos embarcarnos por primera vez en las épicas aventuras de The Elder Scrolls V: Skyrim. En aquel momento, fue un título que, sin ser revolucionario (ni necesitarlo), supo aplicar los ingredientes de cierta manera para dar como resultado una obra maestra que, ya en aquel momento, se alzó como juego de culto. Y no es para menos, ya que en 2011 pocos títulos habían logrado emular de tal manera una fantasía medieval en un RPG de mundo abierto lleno de matices.

Probablemente queda poca gente que no conozca un título como Skyrim, puesto que pocos juegos han calado tan hondo en los últimos diez años. Por ese motivo, también mencionaremos cómo funciona el juego en términos actuales, viéndolo desde unos estándares que han cambiado mucho desde el 2011. Eso sí, podemos adelantar que, incluso a finales de 2021, habiendo cumplido diez años, esta quinta entrega de The Elder Scrolls no ha envejecido nada mal, ya que, a nivel visual, las remasterizaciones y parches han dado un pequeño empujón a su apartado gráfico, y sus mecánicas, aunque se notan algo antiguas, siguen siendo muy fáciles de manejar y recordar.

Además, The Elder Scrolls V: Skyrim – Anniversary Edition añade una serie de elementos que hacen especialmente interesantes las versiones para consola. Disponible tanto para PC como para PlayStation o Xbox, esta versión nos permitirá tener cosas como todos los DLC’s del juego, el acceso a mods de la comunidad, o incluso tiempos de carga prácticamente inexistentes en consolas Next-Gen, junto a muchas otras cosas. Desde luego, esta edición es la excusa perfecta para regresar a las tierras más frías de todo Tamriel.

Vuelta a las frías tierras de Skyrim

Despertamos en un carruaje lleno de prisioneros hasta que nos bajan en Helgen. Uno de los inicios más icónicos de la historia de los videojuegos que nos supone algo claro: a Skyrim siempre se vuelve. Un mapa de más de 10 kilómetros cuadrados por delante con bosques, lagos, ríos, montañas, bandidos, comerciantes y, por supuesto, dragones. Desde el principio, la historia del juego gira en el regreso de los dragones, los cuales se creían extintos tras llevar siglos desaparecidos, y nuestro objetivo será llegar hasta el fondo del asunto mientras nos acompaña la perfección hecha banda sonora.

Desde el principio del juego habrá miles de eventos de por medio, aunque hablaremos de ello más adelante para centrarnos primero en su entorno. Skyrim, el lugar en el que tienen lugar los acontecimientos del juego, es la más helada y escarpada de las provincias de Tamriel. Un entorno montañoso y frío en el que, eso sí, nos encontraremos entornos y ecosistemas más diversos de lo que puede aparentar. Teniendo en cuenta que, gráficamente, se nota que el título tiene diez años a pesar de la remasterización visual, los escenarios del juego son muy atractivos y nos permiten sentirnos inmersos con mucha facilidad. Lo único malo es que ciertos bugs se detectan ahora más fácilmente que antes, como nuestro caballo con cualidades de cabra montesa en superficies muy verticales.

Podríamos distinguir claramente tres tipos de mapa en el juego en cuanto a jugabilidad. Por una parte, contamos con el mundo abierto de Skyrim, el cual nos permite movernos a placer. Por otra parte, tenemos las ciudades amuralladas, entornos mayoritariamente seguros en los que tendremos más posibilidades de interactuar con personajes. Por último, nos encontramos las cuevas, fuertes y mazmorras, sitios llenos de amenazas, ya sea bandidos, trampas o muertos vivientes, pero en los que podremos encontrar grandes tesoros. Se trata de un esquema muy manido por parte de Bethesda y que, por ejemplo, también podemos encontrar en la saga Fallout, aunque se pueden tomar la libertad de replicarlo porque funciona verdaderamente bien y hace el juego bastante intuitivo, incluso diez años después.

Gráficos de Skyrim
Se aprecian mejoras en texturas e iluminación, pero de Skyrim no podemos esperar un portento gráfico

Libertad máxima para tomar nuestro camino

Existen muchos matices para definir un mundo abierto; probablemente en el caso de Skyrim sea un tanto complejo definirlo de esa manera, pero en este caso tomaremos la libertad de hacerlo porque el entorno es capaz de funcionar como una entidad en sí, aunque gran parte de las misiones tengan lugar fuera de los mundos abiertos y ciertas áreas muestren una gran diferencia de nivel actuando como barrera. Antes mencionamos que Skyrim no fue revolucionario en ese aspecto, que son muchos los juegos que nos dan libertad plena para movernos a nuestras anchas por el escenario, pero, sin embargo, pocos juegos resultan tan inmersivos que nos hagan pasar horas y horas sin apenas darnos cuenta.

Siendo honestos, en unas 25 horas podemos pasarnos la trama principal del juego. Siendo realistas, es difícil hacerlo en menos de 100 horas porque tendremos multitud de territorios por descubrir, misiones secundarias que lograr, e incluso acciones mundanas que realizar. Porque sí, podemos ir a todo trapo a determinar el futuro de Skyrim. Sin embargo, ¿qué gracia tendría eso si no nos paramos primero a disfrutar de estas tierras? Al final, pasar tiempo ayudando a los ciudadanos y pueblerinos, comprar y amueblar nuestra propia casa, o incluso recoger coles y patatas para sacar unas monedas forma parte de la experiencia que Skyrim nos quiere brindar. De hecho, entre los añadidos de esta edición aparece la pesca con caña.

Y es que las posibilidades llegan muy lejos. Podemos elegir compañeros para la aventura o movernos solos, podemos comprar un caballo que nos haga más veloces las travesías por Skyrim, podemos influir en el triángulo amoroso entre vecinos de un pueblo, y hasta podemos adoptar niños huérfanos si tenemos recursos para hacernos cargo. De hecho, probablemente hay pocos juegos en los que podamos jugar al pilla-pilla con nuestra hija adoptiva por el día y luchemos contra dragones y vampiros por la noche.

Cauce Boscoso en Skyrim
En poblados y ciudades podremos hablar con sus habitantes y a veces nos encomendarán misiones

Clases y armas para todo tipo de juego

Cuando nos bajan del carro de prisioneros en Helgen, lo primero que hacemos es elegir la raza de nuestro personaje, algo importante para determinar la build que más nos interese. Podemos ser un estridente nórdico que resiste el frío, un fuerte orco con destrezas de artesanía, un elfo oscuro con grandes cualidades mágicas, y muchas otras razas. Además, nuestra raza también provocará ligeros cambios en el comportamiento de los PNJ, siendo siempre más desconfiados cuando nuestra raza no coincida con la suya.

De igual manera, también podemos encontrar una gran variedad de armas y armaduras que se adaptarán a nuestro estilo de juego. Si nos interesan las cruentas batallas de fuerza bruta, podemos optar por armaduras pesadas, armas a dos manos, o una espada y escudo que nos ofrezca un equilibrio de ataque y defensa. Si nos interesa la magia, podemos centrarnos en conseguir diversos hechizos y llevar alguna que otra arma ligera, como una daga. Si nos interesa ser un arquero sigiloso (algo bastante prolífico, de hecho), podremos asesinar a nuestras víctimas antes de que darse cuenta de que están siendo atacadas. ¿Y una build combinada? ¡Adelante! Podemos ser lo que queramos, como por ejemplo, un guerrero con cualidades de magia curativa.

El progreso de niveles puede que sea uno de los aspectos más sobresalientes de Skyrim, algo que todavía se conserva estupendamente. Cada cualidad tiene un contador de niveles particular, y conforme vayamos subiéndolas de nivel, desbloquearemos la posibilidad de adquirir habilidades que nos fortalezcan cualidades específicas. Por ejemplo, si somos especialistas en armas a una mano, desbloquearemos mejoras relacionada con estas armas, como aumentar el daño base de un ataque. Este método nos permite ir subiendo de nivel con una adaptabilidad máxima, ya que las mejoras desbloqueadas son las que más útiles nos serán para nuestro método de juego.

Moverse a caballo en Skyrim es ideal para ahorrar tiempo y evitar peligros
Moverse a caballo en Skyrim es ideal para ahorrar tiempo y evitar peligros

¿Qué añadidos trae Anniversary Edition?

Muchas personas ya conocen de sobra todos estos aspectos que hacen de Skyrim un título tan especial. Por ello, ya toca ir al meollo de la cuestión. ¿Qué tiene esta edición para que pueda motivarnos a comprarla? Pues depende de las prioridades de cada uno. Verdaderamente, no se trata de ardientes novedades, especialmente para las personas asiduas de PC, pero para jugadoras y jugadores de consola supone la edición más completa que se puede conseguir, teniendo además un parche Next-Gen que prácticamente fulmina las pantallas de carga.

Como es de esperar, la Anniversary Edition de Skyrim trae todos los DLC’s que salieron del juego, incluyendo Dragonborn, Dawnguard y Heartfire, y el modo de creadores que nos brinda acceso a los mods de la comunidad. De hecho, este Creation Club trae cientos de dólares de contenido incluidos en el pack, junto a cientos de armas, misiones, y elementos inéditos como la pesca, un divertido pasatiempo con el que obtener peces para cocinar.

Ahora, si hay algo verdaderamente valioso, aunque no sea nuevo, es el modo supervivencia que el título incluye de forma nativa. Este modo se caracteriza por una serie de aspectos que hacen que nuestra inmersión en Skyrim se eleve al máximo exponente. Entre otras cosas, tendremos bloqueado el viaje rápido, para subir niveles tendremos que dormir, tendremos que mantenernos alimentados para no pasar hambre, el frío extremo nos quitará gradualmente puntos de salud, y hasta acumularemos fatiga si no descansamos adecuadamente. Para quien busque un reto superior, aquí tiene su modo ideal.

Dragón en Skyrim
Los dragones serán una de las mayores amenazas que podemos encontrar en Skyrim

¡Por Skyrim!

The Elder Scrolls V: Skyrim – Anniversary Edition es la excusa perfecta para volver a las tierras de Tamriel. Con tiempos de carga mínimos en Next Gen, la posibilidad de añadir mods, los añadidos como el Modo Supervivencia para mayores retos… todos estos elementos, unidos en una materia prima que ya era suprema, nos obligan a recomendar a cualquier fan de Skyrim a que pruebe esta edición, especialmente en una PS5 o en una Xbox Series X. Quizá estos añadidos no sean tan atractivos para jugadores de PC, pero esta versión, que presumiblemente será la definitiva (al menos durante un tiempo), es perfecta para quienes amen la saga y para quienes deseen entrar por primera vez en las heladas tierras de Skyrim, incluso en PC.

Diez años después de su estreno, Skyrim es una obra de culto. Eso sí, con el paso del tiempo, los defectos son más fáciles de detectar, ya que no todos los elementos del juego han envejecido por igual. De todos modos, sigue siendo un título tan disfrutable a día de hoy como lo fue hace una década. El «Fus Ro Dah» no ha perdido fuerza, y aún retumba con fuerza en nuestros corazones.

Daniel García

Graduado en Periodismo, lleva con consolas entre sus manos desde antes de aprender a leer. Su primer contacto fue con una Game Boy Color y un Pikachu de compañero junto a Mario, Link o Wario. Ahora es un jugador versátil que un día te habla de FIFA o Assassin's, y al otro día sobre Hidetaka Miyazaki, No Man's Sky o del JRPG que le pidas.
Cerrar