Análisis de Spelunky 2: jugar, morir, repetir

Derek Yu y el equipo de Mossmouth demuestran que segundas partes sí pueden ser buenas.

Más de 10 años separan el lanzamiento de Spelunky 2 con el de la primera entrega, también diseñada por Derek Yu y que, cosechando críticas muy positivas, se convirtió en un referente del género roguelike (y roguelite).

Después de tanto tiempo es lógico preguntarse si realmente necesitábamos una segunda parte y si es mejor que su predecesor. Y la respuesta rápida es sí, Spelunky 2 es (casi) imprescindible.

La historia, herencia de padre a hija

Pero comencemos por el principio. No es ni de lejos lo más importante del juego, pero el simple hecho de que Mossmouth —el equipo detrás de Spelunky— haya conectado ambas entregas con una línea argumental simple pero efectiva se merece la mención.

Si en el primer título manejábamos a un aventurero con parecido a Indiana Jones, en esta segunda entrega entre controlamos a Ana Spelunky, la protagonista de esta nueva historia e hija de ese aventurero.

¿El motivo? Tras ver cada noche la cara de Olmec (el main boss del primer juego) en la Luna, los padres de Ana deciden construir una nave espacial con la ayuda de Colin —otro personaje— y realizar una expedición a la Luna. Tras ver que sus padres no regresaban, Ana Spelunky es la última esperanza de sus padres, que decide ir a la Luna para investigar lo sucedido.

Y aunque esta pequeña historia sea suficiente para contextualizar la secuela, sobra decir que no es necesario jugar al primero para disfrutar por completo de Spelunky 2.

El mundo Volcana tiene lava con físicas realistas.
El mundo Volcana tiene lava con físicas realistas.

Sí, Spelunky 2 es muy difícil

Tanto si entras al mundo de Derek Yu y compañía por primera vez, como si eres un explorador nato y conseguiste el tesoro de Olmec en el primero; el desafío está presente desde el primer minuto. Spelunky 2 es muy difícil, más que el primero. De hecho, si hay algo que puedo decir con seguridad es que Spelunky 2 es más de todo.

Mundos más grandes, más enemigos o NPCs, más accesorios, más desafíos, más muertes… y más increíble. Spelunky ya era perfecto en la parte jugable, por lo que apenas hay cambios en ese apartado.

Las mecánicas se mantienen y el estilo de juego, la esencia del gameplay de Spelunky 2 es igual al primero: tenemos que avanzar por las pantallas yendo del punto A al B y recogiendo botín por el camino. A su vez, ese botín se transforma en el dinero que nos permitirá realizar compras de objetos o ayudantes en las tiendas. Sobre el papel suena fácil, pero ese camino está abarrotado de trampas mortales y enemigos como murciélagos, arañas, abejas, ovnis…

Como digo, cuando ya el primero brilla en todo, que sea igual no es malo en absoluto. Si algo funciona, ¿para qué cambiarlo? Solo han tocado lo justo para afinar lo que había que mejorar y renovado un apartado gráfico que hace que Spelunky 2 luzca espectacular. Lo han hecho todo más grande y con más intensidad añadiendo multijugador o desafíos diarios entre otras cosas.

El multijugador es una de las novedades de Spelunky 2,
El multijugador es una de las novedades de Spelunky 2,

Detrás de la “aleatoriedad” hay un diseño excelente

Al estar ante un roguelike de manual todos los niveles se generan de manera procedural. Es decir, cada vez que morimos la pantalla mantiene unos parámetros; pero los caminos a seguir, los enemigos, el loot o la salida es diferente.

Sin embargo, detrás de esa «aleatoriedad» de nivel en la que no sabemos qué se va a generar hay un diseño excelente. A veces se generan niveles aparentemente más sencillos y otros que, nada más empezar, ya están llenos de enemigos.

Pero nada más lejos de la realidad, los niveles son todos difíciles y la sencillez está en nuestra cabeza. No es que esa pantalla sea más fácil, es que los enemigos o las trampas que han salido se nos dan mejor que las otras.

Cada partida de Spelunky 2, incluso después de haber llegado al final, es un aprendizaje continuo. La serpiente puede parecer prácticamente inofensiva, pero un despiste puede llevar a que su picadura desencadene una serie de catástrofes y acabemos muertos, incluso teniendo 6 corazones.

La satisfacción por pasar a otro mundo es la misma en cada partida porque es un juego justo. Pone a nuestra disposición todo lo necesario para superar cada pantalla, ya sea herramientas o el poder construir atajos a distintos niveles o mundos. Spelunky 2 aprieta, pero no ahoga.

Mundo jungla de Spelunk 2
La jungla de Spelunky 2 es uno de los mundos donde hay que andar con pies de plomo.

Spelunky 2 es tan divertido que no te puedes enfadar

Al igual que en la primera entrega, las situaciones que se generan son tan exasperantes como graciosas y al final no te puedes enfadar con Spelunky 2. Somos responsables de nuestros fallos y sabemos que la culpa de morir es nuestra, porque claramente el juego no tiene fallos.

Suena increíble que un juego tan difícil en el que puedes morir en menos de 30 segundos sea divertido, pero lo es. Spelunky 2 es de esos juegos que atrapan y se vuelven adictivos. Y cuando un juego tan bueno te seduce es lógico que en nuestra cabeza retumbe «una partida más» cada vez que morimos.

▪ Fecha de lanzamiento: 15/09/2020

Álex Pazos

Comunicador audiovisual centrado en videojuegos. No sé si subo o si bajo, depende. Mi primera consola fue la Mega Drive, que alimentó mi pasión por los videojuegos día tras día. Los detalles son tan importantes como una buena historia. Fortis Fortuna Adiuvat.
Cerrar