Análisis de Star Wars: Squadrons – Luke, usa las VR

Nos ponemos el casco del Imperio y los Rebeldes para arrasar en lo nuevo de EA Motive.

De Project Maverick a Star Wars: Squadrons. No exagero si digo que he perdido la cuenta de todo el tiempo que los fans de Star Wars hemos tenido que esperar para recibir un nuevo juego de naves basado en su universo. Si la memoria no me falla, el último realmente bueno fue Rogue Squadron II: Rogue Leader (Rebel Strike llegó después, y ese introducía batallas a pie).

¿Cuánto ha pasado desde eso? ¡18 años! Casi dos décadas hemos estado esperando una apuesta con acierto, porque intentos han habido, pero no tan buenos como nos hubiera gustado. Por suerte, EA Motive se lio la manta a la cabeza y por fin lo ha traído. Porque sí, aun con sus carencias, Star Wars: Squadrons es el juego de naves que llevábamos tanto tiempo esperando.

No tanto por los contenidos, sino más bien por la experiencia. Una que mezcla la acción directa de la “saga” Rogue lanzada en N64 y GameCube con la simulación y la táctica de los clasiquísimos X-Wing, Tie Fighter y su secuela multijugador, X-Wing vs Tie Fighter. Pero estoy cogiendo demasiada carrerilla, y todavía no quiero lanzarme al hiperespacio. Voy a contaros todo lo que he vivio en estos días a caballo entre el nuevo Imperio y una alianza Rebelde que empieza a erigirse como Nueva República. Todo, en este análisis de Star Wars: Squadrons.

Ponte el casco, pero no uses la Fuerza

Star Wars: Squadrons no lleva a ambos lados de un conflicto intergaláctico. Con nuestros dos avatares creados al comienzo de la partida, iremos alternando partes de la historia pilotando junto al Imperio o junto a la alianza Rebelde tras los eventos del Episodio VI: El Retorno del Jedi. Un continuo viaje entre facciones que ayuda a ver dos perspectivas de una misma guerra.

Esa es la premisa de la narrativa, pero lo realmente interesante en este juego está dentro de su multijugador online. Uno que tiene una genial base y al que le sientan como un guante unas mecánicas de juego muy bien estructuradas y diseñadas; pero al que le ocurre lo mismo que le ocurría al editor de personaje: va bastante escaso de opciones.

De hecho, ese es el gran “mal” que tiene este título. Antes de dar pie a confusiones, voy a dejarlo muy claro: pocas veces he disfrutado tanto con un juego de batallas espaciales, y mucho menos he disfrutado tanto como lo he hecho con la inmersión que llega a ofrecer este título (sobre todo por su compatibilidad con VR). Pero, al mismo tiempo, resulta un poco frustrante ver que se ha limitado a jugar con poco. Es una buena base sobre la que se podría haber construido muchísimo más.

Batallas espaciales de Star Wars, desde dentro

Es difícil ofrecer una experiencia de batallas espaciales que sea capaz de transmitir realismo, o al menos sentirse creíble, pero a la vez ser accesible. Por eso mismo, resulta impresionante lo bien que EA Motive ha trasladado ese cóctel al juego.

Analisis Star Wars Squadrons 01
Tus compañeros de escuadrón pueden ser tan interesantes como aburridos

Sus mecánicas son totalmente accesibles, pero a la vez tremendamente profundas. Para empezar, porque ofrece toda una amalgama de naves que, a su vez, pueden modificarse al gusto. Puedes preparar tu Ala-X con un buen cañón láser a larga distancia o, si lo prefieres, aprovechar su velocidad para cambiar la ofensiva para centrarte más en atacar al enemigo desde cerca. Preparar un Tie Bombardero para que arrase las grandes naves enemigas, y un sinfín de cosas.

Eso es solo una parte, porque luego están el manejo y los controles. La respuesta, simplemente, es sensacional. Cada nave traslada sus cualidades y defectos tanto al control como a las opciones, y a la vez responde perfectamente a cada input. Pero es justo ahí donde tenemos que detenernos para hablar de esa dupla accesibilidad-profundidad.

Un gesto tan sencillo como levantar o bajar el stick izquierdo para dar más o menos velocidad a la nave, en lugar de usar un gatillo como si fuera el pedal de un coche. Ese movimiento deja claro que esto no es una experiencia arcade y que se busca dar algo más de realismo al gameplay (si es que se puede ser realista con batallas de naves en el espacio).

Analisis Star Wars Squadrons 02
Vas a tener que cargarte más de uno como este

Y lo hace muy bien, porque ese es tan solo el primer paso hacia unas mecánicas que van desde dirigir energía a escudos, motores o cañones hasta concentrar escudos en diferentes partes de la nave, gestionar el motor para conseguir un mayor impulso de velocidad o hasta derrapar con una sencilla combinación de botones.

Te da todas las herramientas para que exprimas al máximo el potencial de cada nave, y lo hace con una maestría absoluta. Solo un par de misiones necesitas para sentirte como un piloto más, para llevar a cabo toda clase de piruetas con las que quitarte enemigos de la cola, emboscarlos o compenetrarte con tu equipo. Es una delicia.

Pensado para la Realidad Virtual

Puede que desde EA hayan dejado claro que Star Wars: Squadrons es un juego que, además, integra la compatibilidad con los headset VR; pero, si dijeran que es un juego pensado para jugar en VR, sinceramente nadie lo dudaría.

Analisis Star Wars Squadrons 03
El interior de las naves tiene un enorme nivel de detalle

Todo en él está construido para poder jugar al completo con el casco puesto, en nuestro caso, con unas PSVR que sumergen, pero sin tanta resolución como nos gustaría. La estructura de la historia y, por supuesto, el desarrollo de los combates. Todo está diseñado para jugarlo en realidad virtual.

Algo muy positivo para la inmersión durante las batallas en el espacio. De hecho, hace tanto y tan bien en ese sentido, que jugar después en un televisor de forma tradicional sabe a poco. Una vez te pones las gafas, no te la quieres quitar. Salvo que te marees, cosa que nos pasó en la primera toma de contacto.

A pesar de esto, también es algo negativo, sobre todo de cara a la campaña principal. El paso entre misiones se reduce a estar en diferentes hangares hablando con compañeros de escuadrón o de facción con charlas bastante anodinas; informes de misión para explicarte qué hacer en tu próximo envite por el espacio, y poco más.

Analisis Star Wars Squadrons 04
Puedes configurar el juego para que no haya HUD, solo los indicadores de tu nave.

Las charlas con los demás NPC pueden ser interesantes para captar algún que otro detalle, pero también son monólogos que, en la mayoría de ocasiones, sirven para poco. Es una pena que a nivel de historia no sea nada del otro mundo, y que estas secciones entre batallas se limiten a mirar a tu alrededor e ir de una sala a otra “teletransportándote”, porque al final lo que quieres es que esto pase rápido para lanzarte al espacio a reventar Alas X o cazas Tie.

Buena base, poco contenido

Muchas voces aplaudieron que EA negara que Star Wars: Squadrons fuera un juego como servicio. Motive decidió erradicar cualquier micropago y contenido adicional para centrarse en ofrecer esta experiencia base que nos hemos encontrado todos con el juego final.

Una buena idea sobre el papel, pero no tan buena sobre la práctica. La campaña se puede superar fácilmente en unas 8 horas, y luego está un multijugador online que tiene dos modos de juego: Refriega, un TDM 5 contra 5 en el que gana quien llegue antes a 30 bajas enemigas; y Batalla de Flotas, combate por equipos en el que hay que subir la moral para ir cumpliendo objetivos y destruir la gran nave rival, el lado más estratégico.

Analisis Star Wars Squadrons 05
Vivir esto en primera persona da pie a momentos espectaculares

Dos modalidades con 6 mapas y un buen puñado de naves que no dan malos números, pero que a la larga se vuelven escasos. Tengo que insistir, porque la experiencia de juego me parece soberbia, sobre todo en VR, pero todo el contenido se vuelve escaso. La campaña, vista con perspectiva, se puede considerar como una especie de tutorial gigantesco para prepararte de cara al multijugador.

Y sí, el multijugador tiene toneladas de opciones de personalización para las naves, incluso para decorar el interior de las cabinas. Es muy divertido gracias a unas mecánicas que funcionan desde el momento en el que te metes en la cabina, es inmersivo hasta el punto de verte moviendo la cabeza para no perder el rastro a ese caza que tienes en el punto de mira. Todo el esqueleto es bueno, pero necesita más piel encima.

Star Wars Squadrons – Una nueva esperanza

Analisis Star Wars Squadrons 06
Se buscan pilotos

Con todo, y aunque se hace un poco corto en contenidos, Star Wars: Squadrons es un muy buen juego de naves y una mejor experiencia VR. Solo hace falta probarlo una vez con un headset de realidad virtual para no querer jugarlo de otra forma nunca más, a pesar de que la primera experiencia pueda ser algo complicada por la sensación de velocidad y movimiento.

Unas mecánicas que fusionan de forma casi perfecta el estilo arcade con la simulación, un concepto que funciona y que sabe dar a cada nave un toque único. Un conjunto de aciertos que solo tiene un error, la falta de más contenidos. Resulta curioso, pero, el concepto de juego como servicio le habría venido de perlas.

Es una nueva esperanza para esta parte del universo Star Wars, para una que copa muchas horas en la gran pantalla pero que, curiosamente, no ha copado tantas en los videojuegos. Si Star Wars: Squadrons es un primer paso para algo más grande, ahí estaré el primero para aplaudirlo.

Juan Antonio Fonseca Serrano

Saltando sobre tortugas en los suburbios de Midgar, con una guadaña cerca del corazón, desde finales de los 80. Juego a lo que puedo, junto letras sobre lo que me apasiona y siempre tengo un ojo en las redes.
Cerrar